7 tips para decorar tu casa al estilo inglés

Yamila Papa · 30 junio, 2018
El estilo inglés es elegante, sofisticado y muy particular. ¡Todo el mundo lo reconoce! Puedes disfrutarlo en tu casa y ser la envidia de cualquier palacio, castillo o salón británico.

¿Qué se nos viene a la mente cuando decimos estilo inglés? ¡Sin duda un palacio o castillo donde tomar el té en la tarde! Flores, tazas de porcelana, sillas de terciopelo con bordes curvos y mucha elegancia. En este artículo te damos 7 tips para que tu casa sea la envidia del Buckingham Palace.

¿Cómo decorar en estilo inglés?

La decoración en estilo inglés es clásica, elegante y muy sofisticada. ¿Eso es lo que quieres para tu hogar? ¡Entonces debes tener en cuenta algunas claves más que importantes! Ya sea que deseas lograr una decoración urbana como campestre (cottage en británico), presta atención a lo siguiente:

1. Coloca papel tapiz

El empapelado es uno de los imprescindibles en este estilo, pero atención porque el diseño ha de ser con estampados floreados alegres, pero que le impriman un toque serio al ambiente, como la sala. Otras alternativas son a rayas en tonos oscuros para la habitación o la cocina. Incluso se puede optar por diversas texturas y estampados.

Papel de pared negro.

2. Elige muebles de madera

Es otro de los elementos que no puede faltar en una decoración al mejor estilo inglés. Los muebles han de ser de maderas claras, trabajadas de manera artesanal para que parezcan lo más antiguos posible.

En el comedor opta por mesas largas para varios comensales, en la cocina no te olvides de alguna alacena o armario para poner los objetos ‘a la vista’ y en la habitación, una cama con dosel. Para la sala, una mesilla auxiliar donde colocar la vajilla y tazas para el té. ¡Cada ambiente tendrá su encanto!

3. En la sala, una chimenea

No todos los hogares actuales tienen espacio para colocar una bonita chimenea, pero en el caso de que dispongas de él… ¡No dudes en instalar este must del estilo inglés! En la decoración británica incluso es el eje del ambiente y en los alrededores se colocan el sofá, las mesas o las sillas.

4. Para el techo, mejor lámparas de araña

La iluminación en una estancia nos puede servir para resaltar un lugar específico, pero también para crear un ambiente adecuado. En el caso del estilo inglés, los techos están ‘vestidos’ con lámparas de araña, esas que se ven en los palacios y castillos o en salones destacados.

Shabby chic origen.

También puedes colocar lámparas que imiten candelabros (con bombillas en vez de velas) y algunas piezas que incluyan cristal. En cuanto a colores: dorado, blanco y plateado le aportan más elegancia.

5. Compra un sofá chesterfield

Tu salón inglés no será tal si no tiene un clásico sofá con respaldo abotonado. Los tradicionales están decorados con cuero y tienen bordes redondeados y patas muy trabajadas. Los sofá Chesterfield actuales vienen con cojines de terciopelo o con telas estampadas en flores. Ten cuidado en este último caso de que no saturen el ambiente si escoges un papel tapiz floreado.

Otra opción son los Chester puff, unos bancos pequeños que sirven para apoyar los pies cuando estamos recostados en el sofá. ¡Perfectos para mirar la televisión!

6. Pon flores por doquier

Una sala, un comedor, una cocina o una habitación sin grandes jarrones repletos de flores no pueden ser considerados ingleses. Pero también esta característica se puede obtener en otros sitios. Además de los ya mencionados papeles de pared y sofás… ¡En cojines, alfombras y cortinas!

Qué es el estilo shabby chic.

Y un dato de color que quizás te interese: las estancias inglesas decidían poner tantas flores para poder soportar los crudos, largos y tristes inviernos. En primavera y verano podían disfrutar de sus bellos y famosos jardines coloridos, de donde además tomaban flores para decorar el interior y perfumar con sus diversos aromas.

7. No te olvides de los detalles

Para que el estilo inglés quede perfecto, elige cuadros decorativos para las paredes (por ejemplo con fotografías antiguas), dispón una bandeja con tazas y platos de porcelana (listos para la hora del té), instala espejos de estilo clásico que combinen con las patas de los sofás o sillas (y que además creen la ilusión de que el ambiente es más grande) y elige lámparas de pie para los laterales de la chimenea.

Las alfombras también pueden ser de mucha utilidad para crear el ambiente adecuado, los cojines de terciopelo encima del sofá quedan perfectos y las cortinas bien largas hasta el suelo que contrasten con las demás telas le dan un toque clásico y elegante al mismo tiempo.