Ambientación para zonas comunes

13 febrero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Habitualmente, compartimos espacios públicos con otra gente. Ya sea en nuestro portal o en la oficina, estos lugares también son dignos de ser decorados y ambientados adecuadamente.

Ya sea en tu hogar, en un portal, en un hotel o en un espacio público, es imprescindible que se aplique un tipo de ambientación para zonas comunes. Se considera el preámbulo de lo que se puede encontrar después en el interior, es decir, es la primera toma de contacto con la decoración de un lugar.

En el fondo, a todos nos gusta sentirnos cómodos en cualquier lugar, incluso en una sala de espera. Esa sensación de confort se consigue a través de la decoración, pudiendo ser más funcional o más engalanada, pero considerándose, básicamente, como un principio fundamental para hacernos sentir bien.

En este sentido, no cabe duda de que las zonas comunes deben ser trabajadas, es la mejor manera de que la gente pueda obtener una buena impresión. La mayoría de las veces se infravalora todo esto, pero en realidad juegan un papel muy importante.

¿Cómo decorar el portal de una vivienda?

Portal de vivienda.

La decoración de un portal puede ser más o menos elaborada. Muchas veces, depende del estatus del edificio, o de la preocupación que presten los inquilinos hacia este asunto, pero, sin lugar a dudas, merece la pena tener bien ambientado el portal.

No hay nada mejor como llegar a casa y sentirnos cómodos nada más entrar por la puerta, es como si nos independizásemos de la calle, y nos introdujésemos en nuestro espacio privado.

Por un lado, podría decorarse de manera funcional, aplicando únicamente decoración muraria a través de pintura o de mármoles (superficies desnudas) e iluminación funcional.

En cambio, queda otra opción que es la de decorar aplicando recursos sobre las paredes: espejos, cuadros… También pueden situarse esculturas sobre peanas, jarrones o copas. Pero si queremos decorar de manera más sutil, las alfombras y las plantas son elementos indispensables.

El aspecto de la zona común dice mucho de la gente que habita allí.

Zonas comunes de un hotel

Colores del hall de un hotel.

Cuando nos hospedamos en un hotel, nos gusta que haya un ambiente agradable en las zonas comunes, desde el hall de entrada, hasta la propia habitación. Para ello, tendremos que pasar por distintos espacios que estarán acondicionados con decencia y profesionalidad.

  • Siempre hay una sala de distribución de los pasillos y las habitaciones. Además, suele coincidir con la salida del ascensor. Es ahí donde hay que cuidar la estética, y ambientar de tal manera que sea confortable.
  • Las alfombras deben ser un recurso imprescindible: acolchan el suelo y aportan color.
  • Tampoco pueden faltar muebles en los laterales que sustenten objetos decorativos, cuadros o espejos.
  • Si el hotel es de lujo, no dudes en colocar una lámpara central y colores glamurosos: algunos ejemplos son el dorado y el plateado.
  • La música también puede ser un punto importante sobre el que trabajar. Ambientar el hotel con un hilo musical ayuda a crear un buen clima en general.

Lo mejor para la oficina

Mampara de cristal.

Por otro lado, no debemos olvidar que si trabajamos en una oficina, las estancias que se encuentran de cara al público son muy importantes de cuidar. Es la mejor manera de reflejar la profesionalidad de la empresa.

  • Si se quiere aplicar funcionalidad, utiliza únicamente muebles de oficina. En cambio, si quieres darle un toque más interesante, trata de utilizar colores de pared más vistosos, cuadros que aporten contenidos diversos y una iluminación cálida agradable.
  • A su vez, interesa que se proporcione la mayor comodidad posible a los clientes, por eso, es importante que se coloquen los asientos más cómodos posibles: butacas, sillas acolchadas, etc.
  • Ambienta el espacio con aromas y plantas, es la mejor manera de que haya frescura y se transmitan buenas sensaciones.

Cuidando los detalles es la mejor manera de conseguir el éxito.

¿Y en una clínica?

Distribución de una clínica médica.

Ya sea una clínica dental, de fisioterapia o de cualquier otro tipo, es importante que antes de pasar a un espacio más privado, el público tenga una primera toma de contacto con la estancia de entrada y de espera.

Normalmente, hay una zona para la recepción donde se debe buscar la funcionalidad, pero con ciertos toques decorativos que aporten ese carácter más original. Lo mismo se puede aplicar en la sala de espera: hay que hacer sentir a los clientes como si estuviesen en su propia casa.

Aunque no lo parezca, cuidando bien cada estancia se puede conseguir el agrado de la gente y, por consiguiente, obtener mayores ganancias, ya que repetirán en tu negocio con total seguridad.