Caprichos sorprendentes para la decoración del hogar

30 mayo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Aquellos recursos decorativos que empleamos para salirnos de la norma y los tradicionalismos los denominamos caprichos estéticos.

Hay personas que tienen gustos muy peculiares, y eso queda reflejado en el hogar, ya sea a través de adornos, de colores o, simplemente, con el uso del mobiliario. Por eso, vamos a hacer un recorrido a través de algunos caprichos sorprendentes para la decoración del hogar.

En numerosas ocasiones solemos utilizar el siguiente dicho: ‘para gusto los colores’. Es una manera de referirnos a aquellos gustos peculiares que suelen tener determinadas personas y que pueden resultarnos un tanto curiosos a la par que extraños.

En el mundo de la decoración es bastante habitual encontrarse con todo tipo de recursos que, además de ornamentar, también ofrecen una estética que puede llegar a ser sublime, original y extravagante. Es preciso que vayamos viendo casos concretos para que obtengamos una visión general de algunos caprichos personales interesantes.

Recarga de policromía en la decoración del hogar

Policromía para interiores.

Uno de los caprichos más comunes en el mundo del interiorismo es la recarga que se hace de colores. No guardan una estética definida entre ellos y generan impacto visual, básicamente por haber diversidad de tonos y no establecerse un tema dominante.

Hay personas a las que les gusta romper el costumbrismo estético de utilizar un tono general y otros que produzcan el contraste. No les importa saturar en exceso con colores y que no exista una sintonía entre ellos.

De esta manera, estamos hablando de un capricho un tanto peculiar, ya que estamos saturando nuestra vista. Incluso, se llega al punto de confrontación estética entre los elementos decorativos simplemente por el uso de colores que no son complementarios.

Mobiliario irregular para el salón

Estanterías de colores en la decoración.
Cortesía de: Acuarela Mueble Juvenil.

La irregularidad puede llegar a ser estéticamente bella cuando no hay un exceso de su uso en un interior. Sin embargo, cuando lo empleamos de manera más abundante, puede generarse tensión ambiental y cierta extravagancia. Veamos algunos ejemplos:

  • Estanterías dispuestas de manera aleatoria en las paredes: a distintas alturas y sin establecerse un orden concreto. Esto podríamos denominarlo como «decoración casual»; es decir, un tipo de organización completamente incoherente.
  • Muebles con formatos en diagonal o con curvas: esta tipología genera cierto desconcierto y ausencia de estabilidad. Es básicamente una sensación que percibimos, ya que no se emplean líneas horizontales que nos proporcionen estabilidad.
  • Cuando la vanguardia prima por encima de lo tradicional, se emplean muebles de distintos formatos y colores, ya sean con líneas curvas o de baja altura, donde se combinan materiales como el metal y la madera y en los que se contrastan colores que no tienen que ver entre sí.

Los recursos irregulares son para gustos muy peculiares.

El uso de vidrieras en la decoración del hogar

Vidrieras para estanterías.
Vidrieras / encuentros-de-arte.blogspot.com

Es posible que en alguna ocasión hayas acudido a una casa o a un espacio público donde se han utilizado vidrieras para la decoración. En realidad, son un recurso muy atractivo por el color y la estética que ofrecen, pero, sin duda alguna, atraen por el efecto de luces que generan en el interior.

Su utilización no es algo común, pero sí que se han consolidado como un capricho decorativo. Generalmente, se utilizan en espacios de tránsito donde no vas a permanecer durante largos períodos de tiempo: pasillos, baños, bodegas, buhardillas, muebles, etc.

La estética que nos transmiten es de paz y relajación. No obstante, esto dependerá del tipo de temática que le apliquemos y los colores que queramos. Será el condicionante que provoque la percepción de unas sensaciones u otras.

Contacto directo con el exterior mediante grandes ventanales

Vantanal desde el que se ve naturaleza

El uso de grandes ventanales favorece la entrada de luz y permite abrir el interior hacia fuera de forma drástica y contundente.

En el fondo, estamos hablando de un capricho que puede resultar interesante y diferente, ya que normalmente estamos acostumbrados a las ventanas pequeñas.

¿Qué peculiaridad tienen los grandes vanos? Dependiendo de dónde se localicen, pueden hacer que se pierda privacidad, ya que no es lo mismo que estén situados en dirección hacia una calle a que estén hacia un jardín o espacio privado.

Evidentemente, estamos hablando de un recurso que posibilita la entrada de abundante luz natural. Esto, además de proporcionar un ahorro económico considerable en la factura de la luz, favorece nuestro estado de ánimo y ayuda a que se realce en mayor medida la decoración interior y que puedan crecer mejor las plantas.

  • Gilliat, Mary: Curso de interiorismo, Blume, 2005.