Vidrieras para darle un toque de color a los muebles

14 febrero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
La mejor manera de darle vida a un mueble es aportándole color mediante vidrieras. Dinamizan el ambiente y ofrecen elegancia estética.

¿Quién había dicho que las vidrieras se destinan únicamente para las ventanas? En realidad, son un producto muy polivalente, contribuyendo en la decoración y ofreciendo una estética original. En este artículo, te mostramos la manera de trabajar las vidrieras para darle un toque de color a los muebles.

Muchas veces, el propio mobiliario de nuestro hogar queda deslucido por ausencia de tonalidades o por no llegar a ser un recurso sutil, es decir, que podría aportar más de lo que realmente es. De hecho, no llega a tener el colorido con el que poder colaborar en la decoración de un espacio en concreto.

Las vidrieras pueden ayudar a que los muebles contengan ese atractivo singular que tanto deseamos. Son capaces de darle un toque de color y carácter al espacio. No cabe duda de que pueden convertirse en un atractivo por su apariencia artesanal.

Tipologías para los muebles

Vidriera de colores intensos con motivos naturales del estilo Art and Crafts

Cuando hablamos de dibujo y pintura, parece que lo asociamos básicamente a las tareas que se realizan sobre papel o lienzo. Sin embargo, a la hora de ejecutar una vidriera, también podemos aplicar los mismos procedimientos, pero en este caso sobre un vidrio.

Por un lado, podemos encontrar las vidrieras sin color, donde se evidencia claramente la apariencia del cristal pero con representaciones sobre la superficie. Esta tipología destaca por sobresalir el dibujo por encima del propio soporte.

Por otro lado, las vidrieras de colores en las que pueden combinarse varios, o simplemente que sean monocromáticas. Incluso, a través de las representaciones hechas en la superficie se pueden aplicar colores que permitan destacar las formas y mostrar una estética apacible.

El arte no tiene límites, y también podemos encontrarlo a través de las vidrieras.

¿Cómo se hacen?

Vidriera de colores.

Antes de ver algunos ejemplos de muebles, debemos aprender cómo se hace un vitral y qué pasos se deben seguir para poder llevar a cabo la ejecución de forma rápida y sencilla.

  • Lo primero de todo es hacer un dibujo sobre un papel amplio del tipo de representación y forma que queramos que tenga la vidriera. Será a tamaño real y servirá de molde, es decir, es el boceto que servirá de soporte para poder realizar correctamente el vitral.
  • Una vez que tenemos los moldes hechos, podemos realizar los dibujos pertinentes sobre el vidrio. Después, simplemente hay que cortar cada una de las formas con un cortador de vidrio especial.
  • Para enlazar los vidrios es necesario que utilicemos el plomo. De esta manera, quedarán bien unidos, conformándose una estructura sin ningún tipo de separación y configurándose un único bloque.

Estantería para el salón

Vidrieras para estanterías.
Vidrieras / encuentros-de-arte.blogspot.com

Las estanterías de madera con puertas pueden ser el recurso perfecto sobre el que trabajar las vidrieras. Por norma general, traen consigo un cristal transparente para mostrar lo que hay en el interior, pero ¿por qué darle un toque de color a este mueble?

  • Quita los cristales que tenga en las puertas y cámbialos por unas vidrieras. Estas pueden ser hechas por ti mismo. De esta manera, puedes combinar los colores como más te guste para que se adapte al estilo del salón.
  • Posiblemente no se aprecien los objetos del interior. Sin embargo, le darás al salón un aspecto mucho más interesante, convirtiendo este mueble en un referente decorativo que atraerá todas las miradas.
  • El estilo que se consiga estará próximo al de las vidrieras modernistas que se solían hacer en el siglo XIX. En este período se valoraba más el trabajo artesanal por encima de cualquier labor hecha con maquinaria.

Una lámpara muy vistosa

Lámpara Tiffany.

Por supuesto, no puede faltar el elemento sobre el que más se han trabajado los vitrales a lo largo de la historia: la lámpara. Aunque puede servirte de inspiración el modelo de Tiffany, tú mismo puedes hacer la tuya de manera particular y con los colores que desees.

De nuevo, puede hacerse con vidrios sin color, pero sin lugar a dudas, las que son polícromas son mucho más estéticas, de tal manera que ofrecerán una iluminación muy particular por difuminar tonalidades diversas por el espacio.

La mesilla con puertas

Vidriera loro.
Vidriera loro / i.pinimg.com

De la misma manera que la estantería, una mesilla puede ser otro recurso sobre el que disponer una vidriera en la puerta. Estaríamos hablando de un formato más reducido, pero que puede aportarle color al dormitorio o el baño.

Siempre que tengamos muebles con puertas abiertas con cristal, este puede quitarse y colocar una vidriera. Es la mejor manera de dinamizar el ambiente y ofrecer elegancia estética.

Rodríguez Vega, Julián: Manual del carpintero de muebles y edificios, Enciclopedia Hispano-Americana, París, 1858.