Cómo decorar espacios pequeños sin cometer errores

A veces, cuando nos ponemos manos a la obra para decorar un espacio pequeño, es normal "desesperarnos" un poco, parece que en solo 50 m2 es imposible colocar todo lo que nos gustaría. Quítate estas ideas de la cabeza: solo es necesario tener una buena organización.

Se podría decir que decorar espacios pequeños es todo un arte. De primeras, al ver tan poco espacio, parece imposible que podamos colocar todo sin que el resultado final sea agobiante. En realidad, solo es necesario tener un poco de planificación.

Piensa una cosa: hay veces que vemos pisos o casas realmente grandes y, sin embargo, provocan sensación de abigarramiento, de horror vacui, de desorden. Sin embargo, en ocasiones vemos la misma cantidad de objetos, muebles… en un espacio mucho más pequeño y no sentimos esa sensación de agobio.

Por eso, no olvidemos que muchas veces el problema no es la falta de espacio, sino de buena organización. A continuación te dejamos algunas ideas para que las tengas en cuenta a la hora de ponerte a decorar espacios pequeños.

“Menos es más”

Esta debería ser tu máxima. En el caso de espacios pequeños, no importa tanto el tamaño como el número.

Sin ninguna duda, es preferible tener pocos muebles. Si el espacio que quieres decorar tiene una forma un poco irregular podrías encargar los muebles a medida, para aprovechar cada centímetro libre, incluso aquellos con los que creemos que no se puede hacer nada. Siempre se les puede dar uso, aunque no lo parezca.

Además, no estaría de más optar por muebles multifunción, como los sofá cama, cama nido, mesitas  y carritos auxiliares… En IKEA son expertos en esto.

Muebles a medida.

Aunque lo primero que te venga a la cabeza es que será mejor que los muebles sean pequeños, desecha esta idea cuanto antes. Aunque debes poner pocos muebles, estos deben ser grandes. Piensa que en espacios pequeños nunca está de más tener espacio de almacenamiento. 

Para todo esto puedes seguir las pautas establecidas en la decoración minimalista. Es la mejor de manera de conseguir espacios diáfanos y ordenados. Aunque puede quedar bien en cualquier vivienda, es recomendable al 100% en aquellas que son más pequeñitas.

Eliminando barreras para decorar espacios pequeños

Si nuestro piso, casa o apartamento es pequeño, lo más normal es que todas sus estancias también lo sean. Por eso, en ocasiones se toma la decisión de eliminar barreras. Sin duda, es una buena manera de redistribuir los espacios, como por ejemplo cuando tiramos algunos tabiques para hacer de dos habitaciones una más grande.

Esto es lo que sucede por ejemplo con las cocinas abiertas, también conocidas como cocinas americanas. Son aquellas que se encuentran abiertas al salón. Si tanto la cocina como el salón eran pequeños, ahora se puede conseguir mayor sensación de amplitud. Para ello es muy importante mantener la continuidad visual, por ejemplo escogiendo las mimas baldosas en el suelo de ambos lugares.

El ejemplo más paradigmático de espacio abierto es la vivienda tipo loft. Está todo en una misma estancia, solo el baño está separado del resto. Aunque sean viviendas a veces pequeñas, pueden parecer más grandes.

Al abrir los espacios, además de aumentar la sensación de amplitud, también se suele potenciar más la luz natural. De esto os hablamos en el siguiente apartado.

Decoración de un loft con espacios diáfanos.

La importancia de una buena iluminación

Muchas veces, encontramos estancias que, además de ser muy pequeñas, no tienen ninguna ventana. Esto puede producir en nosotros sensación de claustrofobia.

Por eso, es muy importante potenciar toda la luz natural que haya, por poca que sea. Una manera de que llegue la luz a lugares sin ventanas es tirar algunos tabiques.

Aparte de esto, te recomendamos que escojas cortinas poco tupidas, para que no tamicen mucho la luz. Otra opción es colocar paneles de cristal para dividir zonas de la casa, por ejemplo el salón del dormitorio. Así, lograrás la separación en ambientes y no perderás nada de luz. No olvidemos que la luz natural da un toque de alegría único, que hará que estés más cómodo en tu casa.

Aún así, siempre es necesario usar luz artificial, con la que también puedes lograr espacios cálidos y acogedores. En algunos casos puedes regular la intensidad, en función de la actividad que estés realizando. Crearás un ambiente para cada momento.

Dormitorio de un loft.

Aprovechemos cada centímetro disponible

Por último queremos recalcar la idea de que todo es posible con un buen aprovechamiento del espacio. Solo hay que pensar bien cómo distribuirlo todo, teniendo en cuenta espacios a los que a veces no damos uso, como esquinas, zonas altas, terrazas/balcones…

La arquitectura es el arte de gastar el espacio.

-Philip Johnson-

Por ejemplo, si quieres utilizar las zonas en esquina, escoge un sofá esquinero o coloca en esa zona una mesita auxiliar. Siempre se les da algún uso, son muy prácticas.

En cuanto a las zonas altas, es cierto que hay que dejar zonas de las paredes libres, para no crear sensación de agobio, pero hay veces que las descuidamos demasiado. Podemos colocar algún estante suelto o algún mueble colgante. Con ellos podremos almacenar cosas, recuerda que en los lugares pequeños la falta de zonas de almacenamiento es bastante usual.

Otra opción consiste en cerrar nuestra terraza o balcón, si tenemos la suerte de disponer de uno. De esta manera, nuestro salón, cocina, dormitorio… ganará algunos metros y probablemente demos más uso a ese espacio, al que solo prestamos atención en las épocas más cálidas.

Cama esquinera para aprovechar el espacio.

Conclusión

Como has podido ver, la clave está en ganar centímetros de donde parece que no los hay. Incluso puedes quitar puertas batientes para colocar puertas correderas. Así, ganarás como mínimo 1 m2.

Siguiendo estas ideas lograrás tener una casa pequeña pero cálida, ordenada y acogedora. Podrás tener en ella todo lo que quieras, simplemente hace falta orden, lugares de almacenamiento y una buena distribución.

Te puede gustar