¿Cómo es vivir en una buhardilla?

Sofía Sangrador · 2 mayo, 2018
¿Te gustaría vivir en una buhardilla? Cada vez están más de moda. Conoce aquí algunas de sus características, ventajas e inconvenientes, además de algunas formas para amueblarlas y decorarlas.

Como ya habrás visto, vivir en una buhardilla está dentro de las tendencias actuales. Sin duda, este tipo de espacios ha pasado de ser un lugar para las clases más bajas a ser una vivienda de moda.

Actualmente, podemos encontrar buhardillas bastante más caras que los pisos inferiores de ese mismo portal. Viendo esto queda clara la importancia adquirida por este tipo de espacios. Además de calcular los metros cuadrados, debes tener en cuenta el hecho de que al tratarse de una buhardilla, el precio aumenta sin remedio, independientemente de la ubicación.

Hemos llegado a un punto en que resulta más caro el metro cuadrado de una buhardilla que de un piso.

Son espacios muy demandados: la demanda supera con creces a la oferta.

Además, las encontramos de tamaños muy variados: para parejas, personas que viven solas, familias… Por esto, no tendrás problemas, hay buhardillas adaptadas a todas las necesidades.

Como verás en el siguiente apartado, vivir en una buhardilla no trae solo ventajas. Pensamos que es importante que conozcas también los aspectos negativos de esto, aunque muchos de ellos tienen solución.

Buhardilla de madera.

Ventajas e inconvenientes de vivir en una buhardilla

En primer lugar, hay que decir que estos espacios reciben mucha luz natural, por lo que serán muy acogedores. Es evidente que la mayoría de gente busca un espacio luminoso y cálido, suele ser un requisito importante a la hora de emprender la búsqueda de nueva vivienda. Aún así, debes colocar cortinas o estores, para evitar que el exceso de luz dañe cuadros o fotografías.

Buhardilla para salón blanco.

Por otro lado, una de las principales desventajas de vivir en una buhardilla es la usual falta de aislamiento térmico. Afortunadamente, es un problema al que cada vez se presta más atención. Además, los avances dentro de este campo han sufrido una importante evolución, por lo que muchas buhardillas ya están igual de aisladas que los demás pisos.

Obviamente, para ello hay que dar importancia al revestimiento de los techos y tejados (para evitar humedades o goteras) y a los materiales de las puertas y ventanas. Asimismo, se conseguirá un mayor ahorro energético, ya que no derrocharás tanto en calefacción.

Si el aislamiento es bueno, la buhardilla no será demasiado fría en invierno ni demasiado calurosa en verano: se mantendrá una temperatura intermedia.

En muchas ocasiones las buhardillas tienen una terraza, algo maravilloso, aunque sin duda hará que aumente su precio. De esta forma, podrás decorar con plantas y algunos muebles para crear un rincón bonito, aunque siempre en función del espacio disponible.

Terraza de la buhardilla.

No olvides algo muy importante: el ascensor. Ya no es solo subir los muebles y cajas durante la mudanza, es subir las bolsas de la compra, las maletas al volver de los viajes… Sin ninguna duda, es algo muy a tener en cuenta.

Asimismo, una preocupación sufrida por todos es si los techos serán muy bajos o si habrá suficiente espacio. Pues bien: en primer lugar, muchos techos no son tan bajos como tú crees. Además, puedes encargar muebles a medida, para aprovechar al máximo la altura disponible.

Como mínimo, los techos deberían medir alrededor de 1,5 metros.

Algunas maneras de decorar y amueblar tu buhardilla

Por último, queremos darte algunas ideas o consejos decorativos que puedes tener en cuenta para lograr una vivienda bonita y acogedora.

Es importante que sepas aprovechar los huecos y las alturas. Todo esto te resultará más sencillo si encargas muebles a medida. También puedes usar mesitas, muebles modulares, carritos auxiliares etc.

Para complementar y ampliar el espacio de almacenamiento, puedes comprar cajas y cestas de distintos tamaños. Podrás colocarlas sobre estanterías, muebles, debajo de la cama, en armarios… Las encontrarás de muchas medidas, así que no habrá ningún problema para que encajen en los lugares en los que has pensado.

VIgas de madera para buhardilla.

Piensa que las ventanas (aunque no necesariamente todas) se encuentran inclinadas. De ahí viene la importancia de colocar también lámparas en el techo, para que todo el espacio reciba luz. Es recomendable colocar el escritorio debajo de una ventana, para aprovechar más la luz natural.

Por otro lado es fundamental que tengas en cuenta las alturas al construir el baño y la cocina. ¿Por qué? Porque hay muebles y accesorios que necesitan obligatoriamente ser colocados en un espacio con altura. Por ejemplo: la ducha en el baño o la nevera en la cocina, aunque es cierto que en el caso de las neveras hay algunas más bajitas, si bien no son tan funcionales ni prácticas.

Si es posible, deja las vigas del techo vistas, el resultado es muy bonito. Además, puedes pintarlas del color que más te atraiga, no tienes porqué dejar su color natural. Ya no serán elementos puramente estructurales, sino también decorativos.

Entonces, ¿merece la pena vivir en una buhardilla?

Como ves, la mayoría de los problemas que conlleva vivir en una buhardilla tienen solución. En muchos casos, lo más importante es buscar una distribución y estructuración adecuada y muy planificada.

Vivir en una buhardilla.

Por tanto, no hay nada grave que te impida vivir bien en una buhardilla. Solo debes tener en cuenta la localización, presupuesto… es decir, factores externos.

Además, ya para finalizar, piensa que luego puedes decorar todo a tu gusto, aportando tu toque personal. El resultado final puede ser muy bonito, siempre práctico y ordenado.