¿Cuáles son las desventajas de los suelos de tarima flotante?

Sofía Sangrador · 16 marzo, 2018
¿No sabes qué suelo colocar en tu casa? Quizás te plantees escoger suelos de tarima flotante, ya que tienen muchas ventajas. Sin embargo, también es necesario que conozcas sus inconvenientes.

A la hora de escoger un suelo para una habitación o para una casa entera, es necesario conocer tanto los pros como los contras de cada opción. Por eso, a lo largo del siguiente artículo te dejamos las desventajas de los suelos de tarima flotante, para que conozcas también el peor lado. Sin duda es una de las opciones más barajadas, junto a los suelos laminados y al parqué. 

En muchas ocasiones resulta un poco difícil distinguir entre ellos, por eso, es importante saber distinguir las características de uno y otro. Además, piensa que es normal estar un poco perdido a la hora de buscar y escoger un suelo para tu casa.

Tengamos en cuenta que la tarima flotante ha sido una auténtica revolución en el mundo del diseño de interiores. Sin duda, actualmente se podría decir que es la opción más escogida en los hogares. Queda muy bien en aquellas casas en las que se quiere conseguir una tendencia natural.

¿Por qué? Bien, en primer lugar porque puede instalarse sobre cualquier tipo de pavimento (siempre que esté nivelado) sin realizar obras. Además, encontramos distintas variantes, todas ellas bastante fáciles de reparar. Por último, no olvidemos que resisten bien las altas temperaturas.

A pesar de ello, no son todo ventajas: las tarimas flotantes no son una excepción, también presentan algunos inconvenientes. Te los dejamos a lo largo del siguiente artículo.

Generan ruidos

Aunque parezca una bobada sin importancia, es algo que puede llegar a resultar muy molesto. Cuando se pisa, se escucha una especie de sonido hueco. Esto ocurre especialmente cuando se lleva zapatos de tacón, que pueden llegar a dejar marca sobre el suelo.

Lo único positivo es que se puede amortiguar parcialmente el ruido. ¿Cómo? Mediante el uso de materiales de amortiguación en el recubrimiento inferior. Un ejemplo de ello sería el corcho. Obviamente seguirá habiendo ruido, pero más rebajado.

Tarima flotante de pino natural.
Tarima de pino natural / floter.com

Además, si la superficie escogida no está nivelada del todo, es más fácil que se produzcan más ruidos. No es algo que se pueda tomar a la ligera, realmente esto puede acabar siendo algo incómodo. Si has pisado sobre parqué (más silencioso), notarás más aún la diferencia.

Poca resistencia a la humedad

Como consecuencia, hay que tener mucho cuidado para no derramar líquidos. Por eso, no debemos lavarlo con demasiada frecuencia y, cuando lo hagamos, no debemos usar mucha agua.

Es muy importante que las juntas de la tarima estén bien selladas. Así, será más difícil que le afecte la acción de la humedad.

Sin ninguna duda, este tipo de suelo queda muy bien en cualquier zona de la casa, incluyendo baños y cocinas. El problema es que ambos son espacios más expuestos al derramamiento de líquidos.

Y no solo eso, hay que pensar en el estado de las tuberías, ya que si hubiera algún atasco u obstrucción, esto afectaría irremediablemente al suelo. Lo mismo ocurre si tenemos plantas en casa: debemos tener cuidado al regarlas, para que no traspase la humedad.

Tarima flotante efecto parqué resistente al agua.
Tarima flotante resistente al agua / floter.com

Si el agua consiguiera traspasar esa barrera, es fácil que surjan grietas, deformaciones, abombamientos o roturas. Si por ejemplo hay cambios bruscos en el clima, esto también afectará al material.

Por tanto, hay que prestar atención a este aspecto, para prevenir futuros problemas, ya que es algo engorroso tener que cambiar las piezas después. Cada vez hay más modelos tratados especialmente contra la humedad.

Fácil formación de brechas o fisuras

Obviamente, esto dependerá un poco de la calidad del material, que a su vez dependerá total o parcialmente del precio.

Aún así, con el paso del tiempo es normal que se formen brechas entre las juntas. Otro problema es que estas juntas se ensucian bastante rápido. 

La solución que te planteamos es que escojas juntas que encajen con un “clic”. De esta manera, será más difícil que queden migas u otros restos entre las juntas. Además, este sistema del “clic” es muy sencillo, por lo que no deberías tener ningún problema a la hora de colocar por ti mismo.

Tarima flotante de roble marrón oscuro.
Tarima de roble / floter.com

Para que las juntas estén lo más unidas posible, el suelo debe estar bien nivelado. En el caso contrario, es necesario comprar y aplicar algún tipo de pasta niveladora. El problema es que también hay que tener en cuenta la posible dilatación debida a los cambios de humedad o de temperatura. Por ello, hay que dejar algunos milímetros libres entre la tarima y la pared, para que haya espacio en caso de que la tarima aumente el volumen.

 

Por tanto, no olvides que es importante conocer los pros y contras de todo, en este caso, las desventajas de los suelos de tarima flotante.