Así es la decoración de una casa alegre

Mónica Heras Berigüete·
Queremos que sonrías y que tu casa sea un hogar alegre. Con estos trucos lo vas a conseguir.
 

Al pensar en alegría, tal vez la decoración de tu hogar no sea lo primero que te venga a la mente. Sin embargo, debes saber que influye, y mucho, en tu estado de ánimo y que existen un montón de ideas y trucos que harán que tengas una casa alegre. Los colores, los materiales, la armonía de estilos… ¿Quieres hacer que tu hogar sonría? 

Los colores de una casa alegre

Colores cálidos.

No es nada nuevo que los colores influyen en nuestras emociones y mucho se ha escrito acerca de la psicología del color.

Conviene que elijas con cautela la paleta cromática con la que vas a decorar tu casa. Ponla en práctica no solo a través de las paredes sino, también, del resto de elementos como alfombras, espejos, cojines, sofás, arte y cada detalle que esté en el espacio. Los colores cálidos y los neutros te darán más sensación de paz.

La naturaleza, un básico de una casa alegre

La magia de las plantas en el hogar es real. Son capaces de alegrar cualquier ambiente al tiempo que limpian y purifican el lugar y, según el Feng Shui, también tienen la capacidad de equilibrar nuestra energía.

 

Además de plantas naturales, añade jarrones con flores de colores alegres y pequeños recipientes con bouquets de olores deliciosos y verás que tu casa, sonríe.

La artesanía es amiga de una casa alegre

Artesanía para una casa alegre

Los detalles artesanales, hechos con mimo, le dan a tu hogar una identidad propia, con alma y corazón. 

Si te gusta viajar o salir a conocer pueblos cercanos al lugar en el que vives, aprovecha para conectar con los artesanos locales y llevar un pedacito de arte contigo. La cerámica, los cestos de mimbre, el trabajo de los vidrieros, la madera… hay tantas propuestas que no sabrás qué elegir.

Una casa alegre en el dormitorio infantil

Decorar una casa con niños.

Cuando hay peques en casa, la decoración de su dormitorio es una oportunidad para dejar volar la imaginación y llenar de cosas divertidas su espacio. 

Hazlos partícipes del orden añadiendo accesorios que se lo pongan fácil como cajas con ruedas o cestos de colores. El papel pintado es una opción ideal para llenar de alegría sus sueños.

¿Otra opción? Deja que sus obras de arte adornen las paredes. Usa sus peluches y los juguetes de madera como parte de la decoración y ofréceles una alfombra colorida para que pasen sus tardes de juego sobre ella.

 

Añade tu toque personal

Escalera de tijera DIY

El DIY está de moda y, además de ayudarnos a calmar el estrés diario, es una forma de añadir a tu decoración cosas originales y hechas por ti, ¿qué más puedes pedir?

Las opciones son infinitas y van a depender de tus gustos. Pueden ir desde fotografías, jarrones, cerámica, muebles reciclados por ti, macetas, una lámpara hecha con botellas… Entra a Pinterest y encontrarás mucha inspiración para tu casa feliz.

Mira hacia la luz

La luz es imprescindible para que el cerebro logre el equilibrio que el organismo necesita. Así que, además de dejar pasar la luz natural, es recomendable orientar los muebles hacia la entrada de luz de tu casa; verás cómo se te dibuja una sonrisa cada mañana.

Los recuerdos llenan de alegría

Collage de todos.

Imprime esas fotos de tu último viaje o la de la cena con tus amigas, esa que cada vez que miras te hace sonreír sin más. Los recuerdos positivos refuerzan el estado de bienestar, así que no dudes en decorar tu casa con todo aquello que te remita a buenos momentos. 

 

Haz del orden tu mejor amigo

Sí, quizás estés cansado de escucharlo pero el orden del espacio ayuda a poner en orden nuestro fuero interno y eso conlleva grandes dosis de felicidad. 

No dudes en hacer un buen repaso a cada una de las zonas de tu casa y buscarle a cada cosa un lugar. Verás lo bien que te sienta.

Tu hogar se ha convertido en una casa alegre en un pís pás.