Decoración con jarras de cerveza

2 enero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Para los amantes de la cerveza, una forma interesante de decorar la casa es mediante el uso de jarras de cerveza. Es una manera diferente de mostrar tu pasión por esta bebida y la estética de los recipientes según su lugar de origen.

La cerveza es una de las bebidas más consumidas del mundo. Dependiendo del país, puede tomarse de una manera u otra, especialmente según el formato del propio recipiente. Te mostramos una manera de hacer decoración con jarras de cerveza.

Viajando se conocen destinos interesantes y costumbres muy peculiares. Es especialmente en el ámbito gastronómico donde mayores diferencias existen entre las culturas del planeta, no solo en los ingredientes que se usan, sino también en la manera de consumir.

Dentro de este campo se encuentra la cerveza, un alimento que es mundialmente conocido. Dependiendo del país se beberá en jarra o en vaso; por tanto, es el recipiente el que puede tener cierto carácter estético y puede cumplir función de adorno.

Las jarras de cerveza no solamente están en los bares

¿Por qué no descontextualizar la cerveza y sacarla de su hábitat? Parece que solamente puede estar en el bar. Sin embargo, también puede tenerse en casa y ser degustada de una forma más sosegada.

Beneficios de la cerveza.

La mejor manera de consumir la cerveza es en una jarra. A diferencia de otras bebidas como el vino, el cual es recomendable beberlo en copa, las jarras de cerámica, barro o vidrio son idóneas para que el producto pueda ser degustado.

Normalmente en el mundo de las hostelería se tienen jarras de vidrio translúcido, pero aquí a lo que nos vamos a referir es a otro tipo de jarras que puedan tener un aporte estético interesante.

Las jarras son de gran tamaño y no pasan desapercibido si se emplean para decoración

Fiel reflejo de tus viajes por el mundo

Mucha gente colecciona jarras de cerveza de todo el mundo. Es una manera de mostrar su paso por distintos países y llevarse un recuerdo de cada uno. ¿Cuáles son las tipologías más interesantes?

  • Una de las más famosas es la jarra que tiene forma troncopiramidal, alargándose el cuello según asciende y cerrándose en la parte superior por una tapa metálica que sirve de protección para la bebida. Es bastante común en Alemania, Suiza, Francia…
  • Otro caso son las jarras que poseen también forma troncopiramidal pero son más achatadas y de cerámica. Pueden tener representaciones figurativas en la superficie. Son bastante comunes en los países del norte de Europa.
  • El cuerno es un caso bastante más peculiar. Hace referencia a la manera en que se bebía antiguamente la cerveza. Hay zonas en que se bebe con cuernos auténticos y otras que hacen jarras de cerámica con esta forma. Son comunes de los países anglosajones y escandinavos.
  • Por supuesto, existen muchas otras variantes; sin embargo, no tienen una procedencia exacta ni tampoco son tan comunes. En realidad, llegan a ser caprichos de diseñadores, como por ejemplo, una jarra con forma de bota, de tipología serpenteante, etc.
Cuerno de cerveza.

¿Dónde colocar las jarras en casa?

Si tu pregunta es: ¿dónde pueden situarse para que cumplan una finalidad decorativa? Debes tener en cuenta que las jarras servirán para demostrar tu gusto por una bebida milenaria; de este modo, los invitados comprenderán que eres un apasionado de este producto:

  • En el caso de que desees que estén a la vista, puedes colocarlas sobre una estantería en altura, ya que si las colocas sobre una mesa no podrán ser vistas adecuadamente. Por eso, conviene que haya que alzar algo la mirada para contemplarlas.
  • Otra posibilidad es que estén dentro de una vitrina de cristal; de este modo, pueden verse perfectamente y, al estar resguardadas, no cogerán polvo. Además, se consolidan como una pieza única que quieres que esté protegida.

Es conveniente que las jarras de cerveza puedan ser vistas desde cualquier punto de la habitación sin que nada las oculte

Espacios más convenientes

El salón es el lugar idóneo, sobre todo por ser un espacio donde puedes emplear las jarras para decorar y mostrar a tus invitados la colección. En el fondo, es el lugar más transitado de la casa.

Otra posibilidad es el comedor (en el caso de que se tenga). Al ser un lugar que se utiliza para una función de consumo alimenticio, puede ser el más conveniente.

Si quieres privatizar más la colección y decorar el dormitorio, también puedes hacerlo, pero hay que ser consciente de que no estarán tan a la vista.