Descubre la decoración surrealista

Maite Córdova · 14 octubre, 2018
A pesar de que no es muy común ver la influencia del arte surrealista en ciertos ámbitos, como la decoración, lo cierto es que sí existe. 

Quienes gustan de los giros poco convencionales, las sorpresas y los retos, de seguro encontrarán muy interesante la decoración surrealista. Se trata de un estilo único que refleja, de un modo muy singular, el gusto por los muebles de concepto y, por supuesto, los accesorios extravagantes.

Recordemos que el surrealismo fue todo un movimiento artístico que surgió a partir del dadaísmo, a principios del siglo XX. En dicho movimiento, se destacaba la idea de que la verdad no se encuentra en lo evidente, sino más allá de los límites de la lógica, en el inconsciente.

Por ende, se entiende que los objetos no tienen por qué tener una única interpretación. De hecho, la imaginación es capaz de tomarlo, transformarlo y enriquecerlo, despojándolo así de su prosaísmo.

La decoración surrealista se inspira, en gran parte, de esta idea y en el gusto por los grandes cambios, la revolución. ¿El resultado? Una estética distinta, inusual, pero ciertamente, maravillosa para muchas personas.

A continuación, te comentaremos en detalle cuáles son las características de la decoración surrealista y cómo conseguir que funcione, de formas muy simples, en el hogar.

Decoración surrealista.

Características de la decoración surrealista

  • Los elementos pueden combinarse para crear una ilusión óptica en el espacio.
  • Los diseños de los muebles no se ajustan a lo convencional, ni siquiera en términos de materiales. Por ejemplo, en lugar de los típicos chaise longues, se pueden encontrar alfombras persas dispuestas sobre una estructura de metal, a modo de silla.
  • En cuanto a los accesorios, mientras más curiosos, mejor. Cabe destacar que las esculturas y las piezas de arte contemporáneo, en general, son muy bien recibidas.
  • La decoración surrealista admite la inclusión de objetos antiguos, ya que no presta atención al concepto de tiempo lineal que se suele tener ni al orden, en este sentido.
  • A primera vista, los muebles con diseños surrealistas causan extrañeza y no necesariamente promueven la idea de comodidad y funcionalidad. No obstante, sí son confortables e, incluso, muy versátiles porque puede llegar a combinar varias funciones.

El hecho de deconstruir y aproximarse a lo fantástico y abstracto, resulta muy divertido en el mundo de la decoración.

Ideas surrealistas para decorar

No es necesario contar con muebles de concepto ni tener un gran presupuesto para lograr una decoración con este estilo. Tampoco es necesario recargar el espacio con objetos, sino intentar ‘sorprender’ a la vista mediante ciertos detalles: color, formas, texturas, etcétera.

Salón surrealista.
Salón surrealista / pinterest.es

Con algunos objetos muy comunes, se pueden conseguir resultados muy originales y llamativos. Te damos algunas ideas:

  • Puedes adquirir varios globos terráqueos, del mismo tamaño, y cubrir el techo de un dormitorio con ellos.
  • Cuelga y luce tu alfombra preferida en una pared, a modo de tapiz, en lugar de en el suelo.
  • Introduce accesorios en lugares inesperados. Por ejemplo, puedes colocar un reloj de pared, con un diseño diferente, en el baño.
  • Si tienes souvenirs varios, como un zueco o una bota, aprovéchalos y distribúyelos en lugares donde llamen la atención
  • Busca un papel pintado con un diseño diferente. Los diseños con rayas en blanco y negro son una buena opción, ya que pueden ayudar a crear una ilusión óptica y aportar dinamismo.
  • Un objeto de uso común, como puede ser una lámpara de pie, puede ayudar a conseguir una decoración con un aire surrealista en el salón si su tamaño es exageradamente grande.
  • Otra idea para dormitorios muy fácil de aplicar consiste en decorar el suelo como si fuese el techo. Por ejemplo, coloca las estrellas que brillan en la oscuridad en el suelo en lugar del techo.
  • Decora toda una pared con relojes. Pueden ser iguales o de diferentes modelos.
Relojes de pared con péndulo.

¿Dónde se puede encontrar?

En la película Beetlejuice (1988), se puede apreciar un ejemplo de decoración surrealista en la casa de Lydia, la joven protagonista. Destacan, sobre todo, las grandes esculturas con formas inusuales y, un aspecto aparentemente monstruoso, en conjunto con una paleta de colores de alto contraste.

Y si bien la decoración surrealista consigue generar interés en el mundo del cine y la televisión, lo cierto es que no se ha convertido en una tendencia destacada en la decoración de interiores en Occidente; a excepción de los más audaces.