¿Dónde poner la estantería?

Estefany Hurtado · 7 julio, 2018
Los estantes son un excelente aliado, ya que se pueden usar en muchos lugares de la casa e incluso puedes fabricarlos tu mismo

Uno de los grandes quebraderos de cabeza que podemos tener a la hora de decorar nuestra casa es dónde poner la estantería.

Las estanterías son un elemento multifuncional que no se debe descuidar, ya que al estar, en su mayoría, a la vista, también es decorativa

Las posibilidades que ofrecen las estanterías son ínfimas debido a sus diferentes tipos y a las diferentes opciones para decorarlas.

Además, son una excelente opción para optimizar el espacio, ya que nos permiten almacenar cosas y a la vez tenerlo todo a mano.

También es cierto que no se debe abusar de las estanterías, ya que podemos correr el riesgo de acumular objetos, y polvo, que no hacen bien al conjunto de la decoración.

En el artículo de hoy, hablaremos sobre dónde poner la estantería para que sea funcional y decorativa.

Estanterías para el salón:

Uno de los lugares por excelencia para poner estanterías es en el salón. ¿Por qué? pues porque es uno de los lugares de la casa donde más pasamos tiempo.

En el salón siempre vamos a encontrar algún punto vacío que, por lo general, solemos llenar con alguna planta para rellenar.

Otra opción es colocar una estantería, en ésta puedes colocar libros, portarretratos, recuerdos de tus viajes, etc.

Si te decantas por una estantería independiente, asegúrate que la estantería sea resistente si vas a colocar mucho peso.

Y si, por el contrario, te decides por formar una estantería sólo con baldas ancladas a la pared, asegúrate que éstas estén bien sujetas y niveladas.

Una alternativa que cada vez va ganando más adeptos, es la de hacer una estantería empotrada. Es decir, integrada en la propia pared.

Esta alternativa sólo es válida si en la propia arquitectura del salón tienes un hueco en la pared.

Las estanterías empotradas son geniales si además, utilizas una de las baldas como mesa escritorio. De esta forma, tendrás un pequeño  office en el salón.

Si no necesitas un office, el espacio quedará mejor si no pones baldas hasta el suelo, así, tendrás un sitio para colocar una cesta de mimbre con mantas o periódicos/ revistas.

En la cocina:

Otro lugar donde las estanterías son bastante útiles es en la cocina.

En la cocina un espacio de almacenamiento extra nunca está demás debido al gran volumen de elementos que allí tenemos.

Principalmente existen dos posibilidades para colocar las estanterías. 

Una es de forma visible en la que podemos colocar más objetos decorativos, como un reloj o libros de recetas; la otra es colocar la estantería en la despensa, por ejemplo, para ordenar los alimentos o todo el menaje (ollas, fuentes, etc.)

Una opción bastante vistosa y muy bonita es colocar una estantería en el comedor con la vajilla o con una vajilla que utilicemos en ocasiones especiales.

Es importante recalcar el tema de la seguridad, más en la cocina, un lugar en el que pueden haber elementos hirientes.

Asegúrate en todo momento que la estantería está firme, y que las baldas están bien sujetas.

Te puede interesar: Decoración para amantes de los libros

Estanterías en el baño:

¿Dónde poner la estantería? la respuesta es: ¡en el baño también!

Con el baño, pasa lo mismo que con la cocina: espacio de almacenamiento extra siempre se agradece.

Esta vez, a no ser que tengas un baño muy grande, lo ideal son las estanterías empotradas o las formadas con baldas en la pared.

Aquí es obvio que vienen genial para almacenar toallas, accesorios de ducha. Incluso como pequeña despensa para guardar los productos que aún no hemos empezado.

Combina su función de almacenamiento con la decorativa añadiendo elementos como velas para dinamizar más el espacio.

En las habitaciones:

Las estanterías en las habitaciones, tanto infantiles, juveniles como en las de adultos, son, más que opcionales, necesarias.

Su usos son variados, desde meramente decorativas hasta espacio de almacenamiento de diversos elementos (ropa de cama, libros, etc.)

En esta estancia, cualquier tipo de estantería es perfecta. Sólo tienes que analizar tus necesidades y también las posibilidades que te brinda el espacio.

Un tipo de estantería que funciona muy bien en los dormitorios es la de baldas. Sobre todo si se van a colocar pocos objetos a modo de exposición.

Las estanterías empotradas también vienen muy bien para las habitaciones. Sobre todo si quieres o necesitas tener un pequeño espacio en el que poder trabajar.

Una idea muy original es hacer una estantería empotrada a modo  de cabecero de la cama.

En las habitaciones infantiles, las estanterías de pared tipo expositor son perfectas para los libros favoritos de los niños.

Eso sí, asegúrate que la estantería sea segura si va a estar a la altura del niño.

Si es una estantería independiente, es preferible que se pueda anclar a la pared, así evitaremos que se caiga encima de los niños.

Conclusión:

Como ves, las estanterías son un elemento fácil de incorporar a la decoración de nuestra casa.

Basta tener claro nuestras necesidades, es decir, qué necesitamos almacenar o si lo que queremos colocar es muy pesado o no y las posibilidades que nos da el espacio.

Estos datos son necesarios y suficientes para elegir la estantería adecuada.

La próxima vez que te preguntes dónde poner la estantería, ya sabes… ¡Dónde tú imagines!