El terrazo ha vuelto, y te va a encantar

Mónica Heras Berigüete · 6 febrero, 2019
Así es el nuevo terrazo, una tendencia que llega transformada, colorida y llena de textura. Nosotros hemos caído rendidos a sus pies.

Hay tendencias que pensamos que jamás volverán, las desterramos de nuestros guardarropas -cuando se trata de ropa-, o las recordamos decorando las casas de las abuelas si hablamos de decoración. Decimos: “¿en qué momento se les ocurrió usar el terrazo como elemento decorativo?” Pero ¿sabes? Todo vuelve y suele hacerlo reinventado, mejorado y por la puerta grande.

Terrazo: del odio al amor hay un paso

Baldosas de terrazo.

Lo creas o no, el terrazo no nació en casa de tu abuela, su uso se remonta a la Venecia del siglo XV, cuando se aprovechaban los guijarros que sobraban del mármol y los unían con arcilla para pavimentar. Con el tiempo, en lugar de arcilla, se comenzó a utilizar cemento como material aglomerante, y de ahí que su uso se extendiera, por su resistencia, durabilidad y precio.

Su uso se popularizó allá por los años 70 y el primer boom de la construcción, donde necesitaban materiales baratos y que pudieran ponerse de una forma rápida.

Tanto lo vimos, que su fama cayó en picado de la mano del gotelé y la moqueta, y todos juramos que jamás entraría en nuestros hogares. Sin embargo, el terrazo ha vuelto y no como una de esas tendencias a las que a fuerza de verlas terminas por aceptar, sino en su versión más bonita, colorida y adaptable.

¿Cómo se hace el terrazo?

Piedra para hacer terrazo.

En las canteras siempre se rompen bloques de piedra que ya no pueden ser utilizados, pero que siguen siendo materia prima de calidad. Lo que hacen es triturarlo y mezclarlo con cemento, dándole la apariencia que cada piedra tenga, aunque también se puede teñir por medio de distintos procedimientos.

Después fabrican las baldosas y, aunque su uso ha sido prioritariamente en pavimentos, en este segundo aire también hemos visto su característico diseño en textiles, papel pintado, vajillas o incluso en encimeras de baños y cocinas o muebles.

Pon un poco de terrazo en tu vida

1. Textiles

Cojines de terrazo.
Cojines / rderoom.es

Su diseño ha sido fácilmente emulado y llevado a las imprentas, por lo que lo verás en todo tipo de superficies. Nos encanta el efecto que se logra alternando cojines de print terrazo, con otros de estampados florales y lisos.

2. Vajillas

Vajilla de terrazo.
Vajilla / marieclaire.fr

También ha llegado a la mesa en forma de platos y vasos, y la verdad es que nos encanta. Las tendencias, en lo que a cerámica se refiere, cada vez son más personales y encuentras un montón de propuestas artesanales así de originales.

3. El suelo

Suelo de terrazo.
Suelo 7 rderoom.es

Su uso típico como pavimento también se ha reinventado, obvio. Lo encontrarás en un montón de colores y diseños, pero lo mejor son los acabados y las texturas que nos ofrecen.

4. En las paredes

Pared de terrazo.
Pared / rderoom.es

Mira, las paredes se llenan de pequeñas formas de color y todo gracias al papel pintado y a la creatividad que ponen en sus diseños. Esto la convierte en una propuesta temporal y fácil de cambiar cuando te canse.

5. Objetos decorativos

Objetos de oficina de terrazo.
Objetos de oficina / fabricadeimaginacion.com/

Desde macetas, jarrones o material de oficina como el que ves aquí. La tendencia ha invadido cada rincón de nuestras vidas… ¿Quién lo iba a decir?

6. En restaurantes

Mesa de restaurante de terrazo.
Mesa / elledecoration.ru

Las mesas de algunos restaurantes también le han hecho un guiño al terrazo, creando ambientes modernos y muy alejados del estilo rancio al que lo asociábamos.

7. En las encimeras

Encimera de terrazo.
Encimera / eclectictrends.com

En las cocinas nos encanta especialmente. Los fabricantes de cocina han podido imprimir este estampado sobre sus materiales más resistentes, creando espacios alegres y originales.

8. En el baño

Baño de terrazo.
Baño de terrazo / hola.com

Los azulejos ya vienen en distintos tamaños y colores, de esta forma pueden ser los protagonistas de la pared principal de tu cuarto de baño, o adornar tan solo un pequeño espacio que necesite acaparar miradas. Ya lo has visto, nunca digas de ese agua no beberé y hazle un hueco a esta tendencia que llega directamente del pasado.