Errores más comunes a la hora de pintar las paredes

Arantza Martín · 12 marzo, 2019
¿A quién no le ha tocado pintar alguna estancia o la casa entera de su casa mínimo una vez? Te traemos todos los consejos necesarios para que lo puedas hacer con éxito.

Pintar las paredes no es una tarea sencilla en una casa, pero muchas veces, por el elevado precio al contratar a un pintor experto decidimos hacerlo nosotros mismos, aunque el resultado no vaya a ser exactamente el mismo.

Si nunca has pintado las paredes de tu casa y estás decidido a hacerlo, a continuación te dejamos una serie de aspectos que debes tener en cuenta para no caer en los errores más frecuentes a la hora de pintar las paredes.

1. Reúne todos los utensilios necesarios

Pintar en familia las paredes de tu hogar.

El primer paso antes de comenzar a pintar cualquier habitación de la casa es reunir todos los objetos que vamos a necesitar para pintar las paredes. Se tiende a pensar que los únicos elementos necesarios son tan solo un bote de pintura y un pincel, pero esto no es cierto.

Además de estos dos objetos, también necesitarás otro tipo de herramientas y materiales. Un rodillo, sábanas y plástico para cubrir lo que no queremos manchar de pintura, una rasqueta para eliminar las posibles manchas de pintura, o la cinta de carrocero son también elementos imprescindibles.

2. Revisa el estado de las paredes

Pintar pared.

Aunque parezca un hecho poco práctico, porque después se le aplicará pintura encima, es importante hacerlo. Esta revisión se realiza para preparar las paredes a la pintura.

En ocasiones, las paredes tienen polvo, manchas o grietas. Todos estos inconvenientes deben ser solucionados en esta etapa a través de la limpieza con detergente suave o mediante su reparado.

3. Protege y cubre los muebles y el suelo

Cubrir los muebles antes de pintar.

Proteger todo lo que esté dentro de la habitación que vamos a pintar es primordial. Este hecho evitará después manchas en lugares que no querríamos haber tenido.

Debemos proteger de la pintura tanto el suelo, utilizando para ello un plástico transparente que lo cubra todo, como los muebles de la habitación. La mejor opción es sacar los muebles de esa habitación mientras que pintáis las paredes si tenéis la posibilidad de trasladarlos a otro espacio.

Si por el contrario no tenéis esta posibilidad, lo mejor es colocar todos los muebles en el centro de la habitación, dejando así todas las paredes libres y evitando el contacto con la pintura lo menos posible. Para proteger los muebles podéis utilizar el mismo plástico que para el suelo, o también una sábana que ya no vayáis a utilizar.

4. Elección de materiales y mejor época para pintar las paredes

Técnica para pintar.

Todas las herramientas y los materiales de los que hablábamos anteriormente deben ser de buena calidad. Si utilizamos materiales buenos, el acabado será también excelente. En cambio, si por un pequeño ahorro económico utilizamos materiales de peor calidad, el resultado final puede no ser bueno y dar más trabajo del necesario.

Además de escoger unos buenos materiales, también se debe tener en cuenta la época del año, o más concretamente los días que vamos a utilizar para pintar las paredes. Debemos evitar días extremos, es decir, aquellos en los que haga mucho calor, mucho frío o que haya humedad. La humedad da problemas a la hora de secar la pintura y el acabado no será el mismo.

Por ello, como recomendación, os aconsejamos que utilicéis días con un tiempo seco y templado. Además, es conveniente pintar siempre con las ventanas de la habitación abiertas, para que la pintura seque más rápidamente y se evite también la concentración del olor fuerte de esta.

5. Pintar las paredes con varias capas

Madre e hijo pintando una pared de casa.

En muchas ocasiones, una sola capa de pintura no es suficiente para que el acabado de la pared quede bien. Por eso es necesario una o varias capas más de pintura encima. El problema viene cuando tendemos a dar esa segunda capa sin que la primera esté seca del todo.

Es muy importante dejar que cada capa de pintura se seque completamente para dar la siguiente, ya que el resultado no será el mismo si no realizamos esta acción. Si es necesario, pinta la pared en varios días. De esta manera te asegurarás que la pintura está totalmente seca para aplicar la siguiente capa.