Greenery: una tendencia que continúa

28 enero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la técnico en Decoración de Interiores 3D Sonia Budner
¿Conoces esta tendencia decorativa? Probablemente, por su nombre original no sepas de qué estamos hablando, pero en cuanto leas nuestro post lo sabrás.

Hace un par de años se nos llenaron los interiores de las casas con tonos verdes. Un color que resulta bastante intimidatorio en decoración por la dificultad que entraña mezclar varias tonalidades del mismo verde, hasta que apareció el greenery.

Una tendencia que enfatiza este color y anima a utilizarlo sin complejos. Requiere de algunos trucos que merece la pena conocer, de eso nos encargamos hoy.

Esta tendencia de color fue protagonista el 2017, pero se ha quedado, y parece que va a ser por bastante tiempo. Porque no hay nada más sereno, relajante y fresco que la gama de verdes en la decoración de interiores. Aporta una maravillosa experiencia de conexión con la naturaleza y es una manera exquisita de llevarla al interior de nuestras casas.

El greenery no es solo un color o un estilo de decoración. Se ha convertido en todo un movimiento artístico que está teniendo su reflejo en la planificación urbana y la arquitectura.

En realidad, el greenery es un estilo de vida. Y es que el verde es el color de los nuevos comienzos. Un tono que oxigena y revitaliza, un toque de naturaleza en tus espacios vitales que aportará equilibrio y tranquilidad a tu vida diaria.

Como introducir el greenery en tu casa

Madera greenery.

En realidad, el greenery es el nombre dado por la casa Pantone a un tono de verde particular. Es un verde amarillento muy vital y que fue el color del año escogido por esta firma para el 2017.

Pero al ser una tendencia que continúa, pueden usarse diferentes tonos de verde para conjuntar con este y crear la misma sensación de naturaleza dentro de casa. Sobre todo, en los espacios de inspiración bohemia.

Hay muchas formas, y empezaremos por las más sencillas. La más básica, aunque no menos importante, es las plantas. Es la manera más rápida y natural de llenar tus espacios de naturaleza.

Puedes elegir plantas exuberantes y verdes. No te limites a la terraza o el jardín. Las plantas en el interior de la casa aportan ese toque greenery que intentamos conseguir.

Otra forma sencilla es introducir el color verde en los accesorios decorativos. Unos cojines, una alfombra, alguna pantalla de lámpara o pequeñas piezas de mobiliario. En el dormitorio, es la ropa de cama la que añade fácilmente el toque greenery.

Y es un lugar perfecto, porque los verdes consiguen espacios donde resulta fácil relajarse y descansar. En espacios como el salón o la sala de estar conviene cederle el protagonismo verde a alguna pieza importante, como el sofá o una gran butaca.

El equilibrio y la armonía

Salón verde pistacho.

Hay una regla universal en la decoración de interiores para conseguir el equilibrio entre tonos. Es una regla muy sencilla de recordar y también de aplicar.

Utilizar el color principal en un 60 %, con un 30 % del color secundario elegido y un 10 % del color del acento o de pequeños detalles. La regla del 60-30-10 garantiza la armonía de color en cualquier tipo de decoración. También es aplicable para crear espacios greenery sin lugar a errores.

El primer porcentaje, el 60 %, es el que debería aplicarse en la mayoría de las paredes, suelo o el techo. El 30 % del color secundario sería el elegido para los muebles y algunas paredes.

El 10 % del color del acento se consigue con los complementos textiles y accesorios decorativos, y debe elegirse en un color que resalte sobre los otros. Esta regla es la que se aplica para dar profundidad a las estancias en decoración. No es necesario que se aplique el porcentaje exacto, aunque es conveniente ajustarse a él lo más posible.

Combinaciones de color para acertar con el greenery

Combinar greenery con otros colores.

Por difícil que nos parezca, en decoración de interiores hay algunos tonos que combinan especialmente con él. Para combinarlo con el rosa cuarzo o blush, el éxito radica en que el color dominante sea el rosa, y se utilice el greenery como color de acento, es decir, en un 10 %.

Otra combinación fantástica es con el blanco, el gris o los colores cremas. Estos tonos neutros van especialmente bien con el greenery, especialmente en los baños y en las cocinas. En este caso, también se utiliza el greenery como color de acento.

Y finalmente, la combinación de greenery con azules y verdes oscuros. Esta combinación es perfecta para crear espacios sobrios y sugerentes. En este caso, el color de acento serían los tonos oscuros. ¿Qué te ha parecido? ¿Te atreves a llevar el verde al interior de tu casa?