Ideas para integrar tu vivienda con el paisaje

27 junio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por arquitecto Renato Alonso Ampuero Rodríguez
Históricamente, la arquitectura ha sido utilizada para protegernos del entorno. Por esta razón, arquitectura y entorno han estado relacionados siempre, influyendo uno sobre el otro y viceversa.

Integrar tu vivienda con el paisaje muchas veces resulta una tarea complicada. Muestra de esto es que no todas las viviendas logran integrarse de manera exitosa con su entorno.

Este tema es recurrente en la arquitectura y en el diseño de interiores. Desde hace varias décadas ha sido uno de los mayores condicionantes a la hora de diseñar.

Esto se empieza a notar, por ejemplo, en la carta de Atenas, documento importante del movimiento moderno. En esta se plasma la preocupación por que la arquitectura sea respetuosa con su entorno. Pero esta preocupación ha resurgido en años recientes en lugares de todo el planeta.

Integrar tu vivienda con el paisaje circundante ha añadido nuevas variantes en el diseño de la vivienda y su interior. En esta nueva forma de entender el proyecto, la escala territorial adopta un lugar importante.

Esto quiere decir que el éxito o el fracaso del proyecto impactará sobre el lugar donde se construirá. El impacto puede ser de forma negativa, generando más problemas al entorno; pero, por el contrario, puede ser un impacto positivo, y con esto corregir problemas del entorno.

Para obtener una respuesta adecuada frente al entorno de la vivienda, debemos entender la estrecha relación entre las actividades humanas y el paisaje mediante diversas estrategias que implican, principalmente, el análisis y el entendimiento del entorno.

Es así que han aparecido nuevos conceptos, como concebir el exterior como una extensión de la propia vivienda. Es posible habitar el exterior, asumiendo este una existencia interior. A continuación, te brindamos algunas ideas de cómo lograr que tu vivienda se integre con el paisaje y la naturaleza que la rodea.

Las cristaleras de gran formato son siempre una excelente alternativa, pues no solo dejan pasar la luz natural, sino que el paisaje se introduce en la estancia.

Mimetizar el interior con el exterior para integrar tu vivienda con el paisaje

Casa con un paisaje exterior.

Esto se puede lograr a través del empleo de un pavimento continuo, el cual atraviesa la fachada y se funde con el exterior. Esta idea de mimetización puede lograrse, por ejemplo, en salones y comedores.

La idea central es que tanto el interior como el exterior se fundan en un determinado momento. El interior será una extensión del exterior, como si fueran el mismo espacio.

El diseño interior estará compuesto por objetos que se camuflen y mimeticen con el exterior, consiguiendo con esto que el interior sea la parte cubierta del exterior. Este tipo de ideas tienen una mejor aplicación en viviendas ubicadas en bosques y lugares naturales.

Sin elementos de división para integrar tu vivienda con el paisaje

Ventanales al exterior.

Los espacios preferidos para este tipo de ideas son los sociales: comedor, cocina o salón. Estos se abren, por ejemplo, a un jardín o a un bosque en la parcela y forman parte de este.

Este tipo de espacios no son concebidos para estar limitados por los típicos muros. Por el contrario, fluyen hacia el exterior a través de grandes vanos. Las barreras físicas se funden y el paisaje puede ser habitado.

El paisaje como cuadro de pared

Casa con un ventanal.

Los cuadros de paisajes, muchas veces abstractos, decoran nuestras paredes en distintos espacios de las viviendas. Pero podemos renovar el concepto de cuadro con paisaje y hacerlo más realista, enmarcando el paisaje que rodea nuestra vivienda.

Para obtener este resultado solo basta con abrir un vano en la dirección exacta y disfrutaremos de un cuadro que cambiará continuamente. Esta ventana al exterior nos servirá para asomarnos al mundo y ver la realidad que vive ante nosotros.

Espacios limitados por el paisaje

Entorno de la casa.

Si tenemos el privilegio de tener una vivienda en un bosque o junto a un lago, esta idea quedará perfecta. Los muros del salón se diluyen y se tornan transparentes, dejando al paisaje como protagonista del espacio.

Este se convierte en los muros del espacio, dejando apreciar el paisaje en todo su esplendor. Podemos disfrutar del paisaje y de la vida exterior desde esta estancia.

Generar escenarios de la vida urbana e integrar tu vivienda con el paisaje

Exterior urbano.

Cuando tenemos una casa o un piso en el centro de la ciudad, podemos tener la suerte de que se encuentre frente a una plaza. Con un emplazamiento así de excepcional, tenemos la opción de abrir nuestras ventanas o puertas y nuestra mirada al exterior.

La ciudad se convierte en la escenografía de fondo de nuestra vida diaria. Tu espacio se convierte en protagonista de una gran obra urbana. Entonces, podemos asegurar que integrar tu vivienda con el paisaje no se trata de competir con este, sino de dialogar con el entorno.

Para lograr esto deberemos también respetar las pendientes del terreno, vegetación, corrientes de agua, maximizando las vistas y protegiendo la casa de la meteorología adversa. ¡Ese es el secreto!