La vuelta renovada del estilo victoriano

Sonia Budner · 25 noviembre, 2018
Sin duda alguna podemos decir que este estilo es solo para los más atrevidos, aquellos que piensan que más es más.

En los últimos años el estilo victoriano ha vuelto a introducirse en la decoración de nuestras casas. Lo ves en los accesorios en forma de piña, en el carácter de una mesa auxiliar, en los grandes colores llamativos del arte victoriano y que ahora adornan de nuevo las paredes de las casas.

Se está convirtiendo en tendencia porque nos gustan las historias del pasado con ese espíritu Downton Abbey. Nostalgia en pequeños detalles.

La decoración victoriana en el diseño de interiores incluye gran cantidad de detalles neogóticos, barrocos, clásicos e isabelinos. Es una decoración opulenta llena de detalles ornamentales.

Muchos estilos, incluyendo contemporáneo, vintage y clásico contemporáneo, complementan magistralmente las características victorianas. Veamos cómo el estilo victoriano está volviendo a nuestros hogares.

Los elementos característicos

Dormitorio y cabecero de estilo victoriano

Nos estamos enamorando nuevamente de la solidez de los viejos muebles victorianos. Se produjo una gran cantidad de muebles durante el período victoriano y es fácil obtener artículos en tiendas y mercados de muebles. Los mercados de antigüedades y las casas de subastas tienen una buena oferta de sofás y sillas de madera tallada.

A menudo se puede encontrar una cómoda o un cofre victoriano a muy buen precio. Este tipo de piezas antiguas añadirán personalidad y darán carácter a nuestra decoración.

Las chimeneas profusamente decoradas, los revestimientos, los rieles, los azulejos, las vidrieras y los zócalos. En la decoración de estilo victoriano actual utilizamos todos estos elementos pero los equilibramos manteniendo el resto de nuestra decoración más discreta.

El estilo victoriano actual utiliza antigüedades o productos hechos a mano en lugar de diseños producidos en masa.

Las excentricidades

Ningún interior de inspiración victoriana estaría completo sin un par de caprichos exóticos. Como los muchos objetos decorativos de la época en forma de una piña victoriana icónica que se convirtió en un símbolo de estatus popular en dicha época, ya que solo unos pocos ricos podían pagarlos.

Esta locura por la piña dio como resultado muchos objetos decorativos para el hogar relacionados con ella, siendo populares hoy en día.

Sillones victorianos.

Integrando el estilo victoriano en tu hogar

La característica principal en el estilo victoriano en decoración de interiores es que mezcla muchas épocas de la historia. Los diseñadores de muebles a menudo se inspiran en períodos históricos anteriores. Esta tendencia fue particularmente fuerte durante la época victoriana.

Parecía que hubiese una manía por los motivos y siluetas que reflejaban específicamente la civilización egipcia. Gustaban especialmente los muebles Empire, que a su vez estaban inspirados en la antigua Grecia y Roma, y que contaban con piezas tan exquisitas como las mesas monopodium, las sillas klismo y muebles con motivos de liras y cariátides.

El estilo vitoriano adoptó también inspiración en el rococó y en el renacimiento. Maravillosos muebles hechos en nogal, caoba o palisandro, las mesas, las sillas y los sofás tienen patas de cabriole y suelen presentar tallas naturalistas de frutas, flores y hojas. Los frentes de los aparadores a menudo tienen forma de serpentina y las esquinas son redondeadas.

Se da profusión de guirnaldas de hojas o frutos tallados en la decoración de los cajones. Las patas eran torneadas y acanaladas, los remates y crestas muy tallados, encimeras de mármol, arcos y motivos de rosetas . Muchas piezas están decoradas con incrustaciones de marquetería, monturas de bronce o incisiones en negro y oro.

Los colores del estilo victoriano

Dormitorio estilo victoriano

Este estilo es amante de los tonos oscuros, ya sea en paredes o tapicerías. Sin duda las protagonistas son las telas con diseños botánicos. Las telas  de inspiración victoriana llenan las estancias con tonos bronce, marrones, rojos oscuros, granates y verdes que dan un aire sobrio a las cortinas, las alfombras, los cojines y el capitoné de sillas y sofás.

Y mucho dorado. Un color que enriquece especialmente este estilo decorativo, aunque la clave es saber combinarlos para que no agobien visualmente.

Podemos recuperar este sabor a estilo victoriano en el siglo XXI si tapizamos los muebles con telas inspiradas en la época que los convertirá en la pieza perfecta para un salón o un dormitorio. El estilo victoriano en decoración es ideal para personalidades románticas, pero seguras y decididas.

Los acabados son muy importantes en el estilo victoriano y se encuentran abundantes elementos de pasamanería, borlas y flecos. Es un estilo para valientes, pero los resultados suelen ser espectaculares. Esa es la filosofía victoriana del “más es más”.