Las mejores combinaciones en blanco y negro

7 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Para ganar un ambiente alternativo y sutil en el hogar, el blanco y el negro son los colores con los que generar un contraste distintivo a lo que habitualmente se utiliza en decoración.

Es posible que al decorar nuestro hogar mostremos una clara tendencia a escoger tonalidades vivas que nos alegren la vista. Además, solemos relacionarlas con otros colores con el fin de entablar una buena sintonía. Por eso, te mostramos las mejores combinaciones en blanco y negro.

Estos colores son utilizados como soporte y contraste, ya que son adecuados para alcanzar una estética interesante y bien estudiada; en otras palabras, un diálogo cromático coherente. No obstante, debemos plantearnos si entre ellos puede haber sintonía.

Seguramente estarás pensando que sí es posible; de hecho, tendrás en la cabeza numerosos ejemplos de decoración en los que ambos colores ofrecen una unión con apariencia estética aceptable e interesante.

Combinaciones en blanco y negro: decoración de pared

Papel de pared en blanco y negro.
Papel de pared / westwing.es

¿De qué manera podemos plantear una decoración en blanco y negro sobre la pared? Además de colgar fotografías o cuadros con estas tonalidades, también puede trabajarse sobre el propio muro de forma directa.

Una solución muy interesante sería la aplicación de bandas verticales u horizontales en alternancia. No conviene que estén en toda la habitación, sino que se sitúen únicamente en un muro que pueda destacar en el espacio. Por ejemplo, donde se vaya a situar la televisión o tras el cabecero de la cama en el dormitorio.

Otra posibilidad es que se utilicen a modo de campos de color; es decir, un muro en negro y el resto en blanco. Es una manera de que no domine únicamente una tonalidad sobre toda la habitación. La finalidad es que haya cierto contraste.

Son colores muy diferentes pero con carácter neutral.

Una manera sutil de resaltar el sofá

Sofá blanco con cojines negros.

El sofá es un recurso en el que puede trabajarse fácilmente la combinación del blanco y el negro. No deja de ser un mueble que adquiere el principal protagonismo de la habitación. Por eso, lo conveniente es que haya distinción entre tonalidades.

  • Probablemente, queda mejor un sofá blanco con cojines negros que al revés. Es mucho mejor que exista un soporte claro para que contraste con pequeños recursos oscuros. Es una manera de conseguir una estética más armoniosa.
  • Otra posibilidad es tener un sofá blanco y una manta por encima que sea de color negro. De esta manera, se rompe la dinámica para que no haya un dominio absoluto del blanco.
  • También existe la opción de tener estampados por encima que muestren un contenido en particular: puntos, líneas, cuadrados, etc. El sofá adquirirá una relevancia muy peculiar en el lugar.

Alfombra con motivos de cebra

Alfombra de cebra.

Los motivos de cebra son curiosos y exclusivos; le dan un toque más exótico y atractivo al espacio. Un ejemplo en particular podría ser la alfombra con estos motivos. En el fondo, no dejan de ser líneas negras asimétricas que ofrecen movimiento y dinamismo sobre un fondo blanco.

La textura puede ser aterciopelada o simulando la piel auténtica de la cebra. Existen muchas posibilidades, lo interesante está en posicionarla en un lugar importante de la casa: bajo la mesa central del salón, en el dormitorio, en la entrada de casa, etc.

Combinaciones en blanco y negro: la sutileza de un suelo ajedrezado

Suelo ajedrezado para la cocina.
Suelo / fotos.habitissimo.es

Ya hemos mencionado anteriormente el concepto de alternancia. En este caso, resulta evidente la disposición continua de cuadrados negros y blanco, simulando un tablero de ajedrez.

Esta sutileza ofrece una estética completamente innovadora y elegante, llevando el concepto de alternancia sobre la decoración de la casa, ya que no deja de ser un atrevimiento. El contraste que se producirá sobre el espacio es bastante contundente.

El ajedrezado es una composición renovadora que genera un ambiente diferente.

La simplificación cromática del baño

Baño de granito.

Normalmente, estamos acostumbrados a la utilización de colores vivos en los baños. No obstante, el blanco es un color que está presente de forma generalizada en este espacio. Prácticamente es la tonalidad más empleada a nivel mundial.

¿Cómo pueden combinarse? Por supuesto, los sanitarios deben ser en blanco; debemos potenciar la sensación de higiene. Pero, por otro lado, podemos producir contraste a través de cerámica negra que esté por las paredes y el suelo.

Esto no quiere decir que domine al completo el negro. Simplemente, se está produciendo un diálogo en el que se encuentra ese carácter alternativo cargado, a su vez, de seriedad. De esta manera, se llega a un estado de sencillez y funcionalidad cromática.

Hoppen, Stephanie: El color de tu casa, Océano Ambar, 2008.