Obsesión por la limpieza, ¿cómo evitarlo?

Francisco · 29 septiembre, 2018
¿Te pasas la mayor parte del tiempo limpiando la casa? Es hora de parar y empezar a disfrutar de la casa y de tu vida desde otro punto de vista.

¿Eres una persona maniática y deseas que todo esté perfecto?, ¿te focalizas demasiado en que tu hogar esté impecable? Es probable que tengas obsesión por la limpieza, ¿cómo evitarlo? Te mostramos algunos consejos que pueden ayudarte.

Bien es cierto que una casa limpia nos hace sentir mejor y nos proporciona confort; sin embargo, algunas personas se exceden y se lo toman como una rutina de trabajo, ya que si no cumplen cada día con un régimen de limpieza no se sienten bien.

No es necesario hacer todos los días la limpieza de la casa en profundidad y dejarla impoluta. No obstante, numerosas personas deciden que cada día hay que hacer la casa de arriba a abajo, lo que les conlleva varias horas de esfuerzo.

La obsesión, ¿es un trastorno?

La obsesión puede llegar a considerarse un problema mental cuando llega a niveles muy elevados en los que la persona decide actuar de manera compulsiva, concentrándose en exceso en algo y tratando de obtener un resultado aunque le suponga un tiempo largo.

Limpieza de tu casa a diario.

En el caso de la limpieza, puede llegar a ser un factor detonante del trastorno obsesivo por dejar las cosas perfectas cada día. Así, en el caso de que no se consigan hacer, esa persona siente que no ha cumplido el deber y arrastra sentimiento de culpa.

Puede llegar a ser difícil de tratar y no tiene por qué focalizarse únicamente con la limpieza, también se trasporta a otros aspectos de su vida. Muchos llegan a situarse dentro del problema del trastorno obsesivo-compulsivo.

¿Cómo evitar esta obsesión por limpiar?

Que un día no se limpie la casa no pasa nada; de hecho, apenas se habrá ensuciado. Es importante mantener unas rutinas de limpieza, pero siempre y cuando no caigan en la obsesión. ¿Cómo puede evitarse?

  • Realiza cada día una tarea simple de limpieza, como por ejemplo pasar el aspirador, otro día limpias el polvo, otro friegas bien la cocina, etc. De este modo, se mantiene la casa limpia y no se cae en manías.
  • Siempre que se manche algo, recógelo y límpialo; de esta manera, se mantiene todo limpio y sin suciedad. Lo que no se debe de hacer es caer en la dejadez y después estar horas limpiando de manera intensiva.
  • Si te entran las ganas de profundizar en la higiene, hay que ponerse un límite y no continuar más allá; es decir, se puede limpiar todos los días un rato, pero no dedicarle horas y horas.

– La limpieza es necesaria, pero siempre bajo unos límites que no deben sobrepasarse.-

Familia limpiando.

Calendario de limpieza

Una manera eficiente de tratar este problema es haciendo un calendario de limpieza, en el que puedan establecerse las tareas que se van a realizar durante todo un mes. Se recomienda dedicarle al menos 45 minutos a adecentar la casa al día.

  • Semanalmente, se puede disponer en cada día una tarea diferente, así se cumple con toda la casa y no se cae en una rutina obsesiva de cumplir con todas las partes de la casa.
  • A su vez, pueden hacerse los baños al menos 3 veces a la semana, con el fin de que queden bien desinfectados, ya que es el espacio de la casa que más se ensucia junto con la cocina, que diariamente debe estar bien recogida.
  • Otras tareas como pasar el aspirador o limpiar el polvo, no son de carácter obligatorio ni tiene que ser una actividad diaria. Una vez a la semana puede estar muy bien.
  • En el caso de las estanterías, rincones y otros espacios de difícil acceso, pueden limpiarse una vez por semana sin ningún problema.
Limpiar en pisos compartidos.

– Lo principal es mantener un hábito y no rutinas obsesivas.-

Focaliza tu vida en el ocio y el trabajo

Principalmente, la vida de las personas gira en torno al trabajo y el ocio, pero cuando pasan mucho tiempo en casa y no hacen otras actividades fuera de ella, puede aparecer la obsesión por tener todo perfecto dentro de la vivienda, ya que es ahí donde mayor tiempo se pasa.

Es importante tener una vida activa fuera de casa. La mente lo agradecerá y se disfrutará más del hogar y su decoración. En cambio, pasar la mayor parte de tiempo sin salir hace que nuestra mente convierta la limpieza en un trabajo.

A. Jenike, Michael; Bae, Lee; E. Minichiello, William: Trastornos obsesivos-compulsivos, Harcourt, 2001.