Pisos de estudiantes: consejos para no ensuciar

Francisco · 26 septiembre, 2018
Los pisos de estudiantes pueden llegar a estar muy descuidados. Si eres estudiante, sigue los siguientes consejos para no caer en la monotonía y gestionar bien la limpieza del hogar.

En la edad adulta nos agrada llegar a casa y tenerla en condiciones, limpia y reluciente. Sin embargo, cuando uno es estudiante y compartes piso, no es de la misma manera. Abordaremos a continuación el tema de los pisos de estudiantes: consejos para no ensuciar.

Seas estudiante o tengas un familiar que lo sea, no queda más remedio que alquilar una habitación y convivir con otras personas. Evidentemente, cada uno tiene sus costumbres, unos pueden ser más limpios y otros no tanto.

Este hecho provoca numerosos enfrentamientos. La convivencia es muy difícil, sobre todo si residen varias personas en una casa. No obstante, puede haber solución consensuada si se dialoga y se trata de marcar unas normas desde un principio.

Conocer a tus compañeros de piso

En muchas ocasiones, un estudiante llega por primera vez a una ciudad nueva y tiene que alquilar una habitación. Por norma general, los nuevos compañeros de piso no van a ser gente conocida; por tanto, es importante comenzar a conocerlos personalmente.

Piso de estudiantes compartido.

  • Mantén una comunicación fluida desde el primer día, tratando de entablar diálogo e interesarte por su vida personal, con el fin conocer su contexto familiar, social y personal.
  • Hay una clara diferencia entre una persona que es veterana compartiendo piso o si es un estudiante novel que acaba de comenzar una nueva etapa. Este último suele tener las costumbres de su casa y desconoce el funcionamiento de un piso compartido.
  • La clave de que haya una buena relación en el piso es que haya buen ambiente, que se respire paz y tranquilidad, que no haya enfrentamientos y se consiga la colaboración. Por eso, las buenas relaciones con los compañeros es fundamental.

– Sin concordia no puede existir ni un estado bien gobernado ni una casa bien administrada.-

-Jenofonte-

Establecer las normas de limpieza en pisos de estudiantes

Desde un principio, y tras haberse establecido la comunicación entre los inquilinos, es necesario dejar claras las normas de convivencia y, por consiguiente, las de limpieza.

Es probable que a alguno de los compañeros de piso no se le ocurran en un primer momento; de este modo, hay que hacerles ver la necesidad de tener una casa limpia. Todo es cuestión de madurez; por eso, da el paso y conciénciales de esta necesidad.

Limpiar en pisos compartidos.

Para establecer estas normas, se debe hacer una reunión entre todos los residentes del piso y que haya un acuerdo entre todos, subrayando la palabra compromiso. Cada uno ha de cumplir su palabra y realizar las tareas cada semana.

Régimen de limpieza: ¿de qué manera?

Una vez que todas las partes están de acuerdo en mantener unas normas de convivencia y limpieza, hay que proceder al régimen de limpieza. Sigue los siguientes consejos:

  • A diario deben hacerse funciones de limpieza simples, es decir, tener el salón recogido, el baño sin suciedad, recoger al momento aquello que se ha caído, etc.
  • Hacer un reparto de tareas semanalmente entre los compañeros: uno que se encargue del salón y pasillo, otro de la cocina y otro del baño. Si hay más inquilinos pueden subdividirse aún más las tareas.
  • Bien es cierto que el baño o la cocina requieren más de un repaso semanal. En este caso, cada uno debe ayudar con el mantenimiento diario, pero en profundidad sí puede hacerse una vez a la semana.
  • Es importante que en cualquier espacio de la casa se utilicen el aspirador, la escoba y la fregona; así, se consigue una buena limpieza.
  • Colocar el régimen de limpieza y las normas en un papel en el frigorífico o salón. De esta manera, podrán verlo diariamente y, así, que no haya olvidos.

Si uno de los compañeros no limpia, hay que hablarlo, siempre bajo argumentos de peso y sin que se sienta atacado; solo de esta manera se puede conseguir un buen ambiente en el piso.

Régimen de limpieza.

Las habitaciones individuales

El gran problema que surge en un piso es el cuarto personal. Esta es una zona privada donde cada uno gestiona la limpieza como quiere, hecho que provoca grandes trifulcas.

En la mayoría de las ocasiones, no se limpian semanalmente, lo cual genera acumulación de polvo, pelusas y mal olor. De hecho, muy pocos abren la ventana por la mañana para ventilar la habitación.

Si se detecta este problema, es necesario gestionarlo con talante. Hay que hacerles ver que, aunque sea un espacio privado, se debe mantener una limpieza semanal, ya que forma también parte de la casa.

– Convive en paz y te sentirás como en tu propia casa.-