Preciosas casas de estilo cottage inglés

Sonia Budner · 7 febrero, 2019
Los elementos arquitectónicos del estilo cottage inglés están pensados de tal manera que desde el exterior pueda intuirse el interior. De esta manera, las preciosas fachadas de los cottage ingleses son toda una invitación que insinuan un interior cálido y confortable.

El origen de las maravillosas casas de estilo cottage inglés se remonta muy atrás en el tiempo, cuando las comunidades agrícolas le dieron vida a la campiña inglesa. Son casas que conservan una agreste reminiscencia a siglos pasados. Uno de los estilos arquitectónicos que más calidez y encanto aporta. Calidez que el cemento y el acero no pueden brindar del mismo modo.

Es por esto, quizás, que este estilo proporcione casas visualmente muy agradables, llenas de tradición, con su preciosa construcción en madera y ladrillo natural. Sus complicados tejados, los pequeños porches rústicos frontales y sus amplias ventanas que marcan un estilo único.

Fue a finales del siglo XIX, en plena época victoriana, cuando los arquitectos retomaron las bases de las antiguas tradiciones de la construcción. Volvió a popularizarse este estilo tan rico conocido como old english, y que tiene como icono el magnífico cottage inglés.

La vuelta del cottage inglés

Casas cottage.

Fueron los arquitectos Richard Norman Shaw y George Devey, alrededor de 1870, los que retomaron este estilo inspirado en las casas de los agricultores ingleses. Competían directamente con el estilo arquitectónico de moda entonces, un renovado estilo Tudor que rememoraba el estilo medieval inglés.

En comparación, estas casas de estilo cottage son más pequeñas y acogedoras. Sus elementos arquitectónicos están pensados de tal manera que desde el exterior pueda intuirse el interior. Así, las preciosas fachadas de los cottage ingleses son toda una invitación que insinúan un interior cálido y confortable.

Características de la cabaña inglesa

Casas cottage originales.

Las características más destacadas en este estilo son varias, y juntas hacen del exterior de las casas verdaderas postales de cuento. Son casas de dos alturas. Sus techos son en pendiente, cruzados y de inclinación media a abrupta. Sus tejas son recortadas y cruzadas.  Ocasionalmente se deja ver un tejado de paja. En realidad es una composición enrollada en un borde para simular paja. El revestimiento original era de estuco, teja y lapeado.

Más actualizado, encontramos revestimientos exteriores en piedra o entramado de madera decorativa. Las chimeneas son enormes, de piedra o ladrillo decorativo, a menudo ubicadas en la parte delantera de la casa. Comúnmente decoradas con macetas adornadas. Las puertas del cottage inglés son arqueadas o semicirculares y llevan incorporadas herrajes ornamentados.

También es característico el dosel en el frontal de la casa, una entrada cerrada con un tejado tipo cats lide. Un tipo de tejado que continúa por debajo de la altura de los aleros principales y le permite tener una mayor profundidad de construcción sin aumentar la altura.

Las ventanas del cottage inglés son grandes, altas y generalmente abatibles. Son casas asimétricas que se distribuyen en acogedoras habitaciones de forma irregular. El medio encofrado decorativo es común en el hastial y el segundo piso.

Un estilo poético

Estilo poético de las casas cottage.

En 1928, en el Builder’s Home Catalog, había añadido la siguiente descripción de este estilo:

“El elevado y evanescente espíritu de la arquitectura gótica parece tener poco que ver con los edificios domésticos. Y en la actualidad es imposible encontrar características tan sobresalientes como los techos altos abovedados, los contrafuertes delicados y los vitrales reales sin un castillo medieval. Lo miramos de una manera más amplia si recordamos los deseos de libertad de flotar, ya que el romance en sí mismo es el núcleo de la arquitectura gótica, podemos encontrar alguna expresión doméstica de él en este tipo de casas”.

Pequeños cofres de tesoros

Exterior de la casas cottage.

El exterior de las casas de estilo cottage inglés es una expresión de su interior. Lo primero que se diseña es la planta, y por muy compleja que pueda resultar, el exterior se hace con el propósito de revelar lo que encierra. Es quizás el estilo más flexible de todos. Se sacrifica la simetría, pero se mantiene el equilibrio mediante sus elementos arquitectónicos.

El resultado final del cottage inglés es una bella composición de formas bien proporcionadas. Sus paredes exteriores son diferentes unas con otras, y están llenas de detalles ornamentales fantásticos. Es el estilo perfecto para quien quiera proyectar su propia personalidad.

El revival moderno de este estilo se hizo popular en Estados Unidos desde 1915 hasta 1940. Es un estilo arquitectónico capaz de crear, desde una pequeña y modesta casa de tan solo una buhardilla, hasta una gran mansión. Sigue siendo tremendamente popular y aún influye en la arquitectura británica y estadounidense de nuestros días.

Imitando la vida en el campo

Casas cottage en el campo.

Ya sabes lo que dicen: nunca tienes una segunda oportunidad para causar una primera impresión. Y esta es una de las premisas de este estilo arquitectónico que cubre sus fachadas con multitud de elementos de la naturaleza. Desde las rosas trepadoras, hasta las glicinas, estas casas resultan del todo inspiradoras y muestran que los pequeños toques de creatividad pueden marcar la diferencia.