Problemas de humedad en paredes: cómo solucionarlo

Daniela Castro · 7 noviembre, 2018
La humedad en paredes no solo deteriora la pintura y la estructura, sino que puede incidir en la aparición de alergias y enfermedades. Descubre cómo solucionar este problema.

Los problemas de humedad en paredes pueden generar dolores de cabeza por varias razones. En primer lugar, son la razón por la cual se deteriora la pintura; por otro lado, ocasionan antiestéticas manchas de moho y olores desagradables que afectan la calidad del aire.

Si bien solo se presentan en determinadas áreas de la casa, es imprescindible descubrir de dónde provienen. Cuando no se toman medidas para solucionarlo, pueden llegar a afectar significativamente las estructuras y, además, pasan a ser un detonante de alergias y enfermedades.

¿Por qué se produce la humedad en paredes? ¿Qué se debe hacer para eliminarla? Sabemos que es una situación muy común en los hogares. Por eso, a continuación, queremos repasar sus causas principales y algunos métodos para eliminar o paliar sus efectos.

Causas de la humedad en paredes

La mayoría de las personas cree que la humedad en paredes proviene siempre del exterior. No obstante, esta no es la única razón. Existen dos tipos de humedad que deben ser tenidas en cuenta al momento de intentar solucionar este problema: por filtración y por condensación.

Humedad en las paredes.

1. Humedad por filtración

La humedad por filtración suele venir desde el exterior, pero también puede tener su origen en el corazón de la casa. La más frecuente es la que proviene de fuera, normalmente por la presencia de grietas en las paredes o problemas en la cubierta.

Sin un debido tratamiento, este tipo de humedad puede afectar de forma significativa la estructura de la casa, llegando a poner en riesgo la integridad física de quienes la habitan. De hecho, además de deteriorar las paredes, daña los pisos y techos.

2. Humedad por condensación

Este tipo de humedad es bastante frecuente en los hogares, sobre todo cuando la estructura de la casa es antigua. Muchos la ignoran o no la entienden, porque piensan que los problemas de moho y humedad solo tienen su origen en problemas exteriores.

Se origina cuando el vapor del agua que se produce en el interior de las habitaciones entra en contacto con superficies frías. Al condensarse, forma unas pequeñas gotas de agua que se filtran sobre las estructuras, formando unas manchas de color oscuro.

El vapor que produce esta forma de humedad suele darse con regularidad en la cocina o el baño. Sin embargo, también puede darse en patios y jardines con mucha vegetación, siempre en áreas como paredes y techos.

¿Cómo solucionar los problemas de humedad en paredes?

Para solucionar los problemas de humedad en paredes por filtración es necesario reparar los elementos constructivos que presentan grietas o deterioro. Aunque hay pinturas y productos que lo minimizan, estos no suelen ser suficientes para eliminarlo completamente.

Veamos a continuación otras recomendaciones para hacerle frente al problema de humedad en el hogar:

Emplear equipos para controlar la humedad

Deshumidificador.

No hace falta ver las señales de humedad para empezar a actuar contra este problema. Uno de los métodos efectivos para evitarla es la instalación de sensores de humedad, los cuales pueden integrarse en conjunto con un sistema de aire acondicionado.

Estos elementos funcionan con una tecnología que detecta la humedad cuando sus niveles suben. Asimismo, puede contar con un deshumidificador que se activa cuando los niveles de humedad sobrepasan lo soportable.

Asegurar la ventilación

Abrir las puertas y ventanas es una forma sencilla de combatir la humedad en paredes, sobre todo cuando se produce por condensación. Estas simples acciones son una forma natural de ventilación que, entre otras cosas, permita la entrada de la luz del sol, la cual ayudará a evaporar el exceso de agua.

Instalar aislamientos

Los aislamientos son ideales para evitar que la humedad del exterior afecte la estructura interna de la casa. También están recomendados para evitar la pérdida de aire seco o caliente del aire acondicionado, manteniendo una temperatura regular en el interior para evitar la condensación.

Hay muchos materiales aislantes en el mercado para aplicar sobre las paredes. De hecho, algunos no requieren instalación y pueden aplicarse en el exterior de la casa. Otras opciones incluyen tapetes, alfombras o latas.

Usar un revestimiento adecuado

Aquellas casas problemáticas debido a la humedad requieren una mejor elección para su revestimiento. Así pues, además de usar tan solo una mano de pintura, habrá que asegurarse que contenga propiedades para evitar la humedad. De igual forma, también se le puede poner bases de cerámica para mejores resultados.

Reparar los daños en paredes

Reparar los daños en pared.

Como ya lo mencionamos, la clave para evitar la reaparición de las manchas de humedad es reparar las paredes que presentan grietas o daños. Entonces, lo primero que hay que hacer es revestir y cubrir las paredes exteriores e interiores que presentan cualquier señal de deterioro.

Es importante inspeccionarlas de forma regular, remplazando aquel material que luce acabado. También resulta conveniente impermeabilizar los muros interiores como medida preventiva contra este problema.

Acabar con las fugas

¡Ojo! En muchos casos, los problemas de humedad en paredes surgen por fugas en las tuberías. Si una de estas se estalla, la humedad se puede esparcir a lo largo de las paredes. En estos casos es primordial contratar a un experto para que solucione la fuga con el material adecuado.

¿Tienes este problema en tu casa? Procura identificar la causa y determina cuál es el mejor método para solucionarlo. Si tienes dudas, consulta a un experto.