¿Reformar tu casa por tu cuenta o contratar a un profesional?

Scarlett Laliberté · 19 marzo, 2019
Reformar tu casa por tu cuenta o contratar a un profesional es una de las dudas que puede surgirte antes de comenzar las obras. Te mostramos cuándo puedes hacerlo por ti mismo, y cuando es más recomendable contratar a una empresa de reformas.

En el momento en el que tomas la determinación de reformar tu casa pueden surgir de pronto algunas dudas inesperadas. Una de las cuestiones más populares es la de decidir si debes realizar la remodelación de tu vivienda por tu cuenta, o si es mejor pedir la ayuda de un profesional del sector.

¿Cuáles son los pros y los contras de cada una de las posibilidades? A continuación analizamos estas variables para que tomes la mejor decisión.

Los objetivos y características de la reforma

Reforma profesional.

Lo primero que se debe recalcar es que ninguna opción es mejor que la otra, y ninguna respuesta es válida para todos los casos. Cada circunstancia se debe analizar de manera independiente, y una de las primeras cosas que debes tener en cuenta es la motivación concreta para reformar tu casa.

Si conoces los objetivos que tienes con la reestructuración, encontrarás la vía apropiada para tu caso. Es muy diferente un cambio en el diseño que un cambio en la estructura.

Una vez planteado esto tendrás claro si necesitas una alteración integral en la estructura de tu casa, o solo mejorar algunas cosas concretas. Este puede ser un excelente punto de partida para determinar la complejidad de las obras o trabajos que se realizarán en la vivienda.

Si el cambio pasa por hacer una obra y tú no tienes ninguna experiencia, ya sabrás por dónde van los tiros. Aunque la respuesta no tiene porque estar tan clara desde el primer momento.

Reformar tu casa sin ayuda de profesionales

Reformas ideales para la casa.

Si tienes alguna experiencia realizando trabajos de bricolaje y se te dan bien las cosas de la casa, es posible que consideres realizar una reforma sin contar con un profesional.

Es aconsejable evaluar las capacidades y experiencias reales de cada persona, no es hora de ponerse valiente cuando se trata de tu vivienda y tu economía. Piensa por un momento: ¿estoy realmente capacitado para ello?

Aventurarse a realizar la reestructuración de tu casa por libre puede ser divertido y aporta un toque personal al resultado. Por otra parte, debes tener en cuenta algunos inconvenientes que surgen a menudo cuando te implicas en estas labores:

  • La dificultad para el control del presupuesto de la reforma de principio a fin. Los profesionales aportan una tarifa global cerrada que evita sorpresas, así que intentar realizar un cálculo de la inversión final puede ser útil.
  • El uso de medidas de control de riesgos para la salud podría ser insuficiente. Es importante obtener información sobre las medidas preventivas antes de iniciar un proceso con químicos o herramientas peligrosas.
  • La duración de la reforma se podría prolongar si tienes que compaginarla con tu trabajo diario o surgen dificultades. Ten esto en cuenta si tienes cierta urgencia por realizar los cambios.

Independientemente de estos puntos a tener en cuenta, es factible realizar una pequeña reforma con éxito y más cómodamente que con un profesional.

Cuando se trata de cambiar puertas, variar la distribución de alguna zona o modificar cuestiones básicas de fontanería las técnicas son abordables por muchos usuarios. En cambio, cuando se tocan partes estructurales o eléctricas podrías correr algo más de riesgo.

Realizar una reforma con la ayuda de un profesional

Planos de una casa para reformar el baño y cambiarlo de sitio.

Cuando el cambio requiere obras un poco más serias, y se van a tocar pilares fundamentales de la casa o tirar paredes será menos arriesgado contratar a un experto. Los profesionales cualificados pueden resultar algo más caros, pero te aportarán la tranquilidad de un resultado eficiente y sin riesgos. En este caso, puede ser prudente dedicar algo de tiempo a encontrar la empresa de reformas más adecuada.

Si decides reformar tu casa con ayuda de profesionales, contarás con algunas fases ordenadas por las que se efectuarán los cambios y las intervenciones pertinentes.

En primer lugar, la empresa de reformas evaluará tu caso y realizará un presupuesto de todo el trabajo. Si es una obra grande, tal vez se requieran algunos trámites, como permisos o licencias. Los profesionales se encargarán de gestionar esta parte.

Después de estos preparativos se efectuarán las obras, generalmente, con la duración estimada en los contactos anteriores. Las obras podrían ser más efectivas y cómodas en este aspecto, ya que un profesional trabajará según lo pactado y ofrecerá un resultado preciso.

Las reformas realizadas por empresas expertas también deben atender a una serie de condiciones de seguridad, por lo que se producen con una mayor tranquilidad.