Una casa a prueba de mascotas

Mónica Heras Berigüete · 13 marzo, 2019
Si has decidido vivir con un amigo de 4 patas, te damos algunos consejos para que tu casa esté a prueba de mascotas.

¿Has decidido ampliar tu familia con un miembro del reino animal? Para empezar esta maravillosa aventura con el pie derecho, necesitas una casa a prueba de mascotas. Esto evitará futuros problemas para ti, pero también protegerá a tu mascota de posibles accidentes.

Antes de comprar un cachorro, recuerda que en el mundo hay miles de gatos y perros abandonados que buscan una nueva oportunidad, y aunque es hermoso tener un bebé en casa, puede ser una experiencia muy enriquecedora adoptar a un animal más grande. ¡Te lo agradecerá con toneladas de amor incondicional! Sea cuál sea la decisión que hayas tomado, te damos algunos consejos para que esta nueva etapa en tu vida sea todo un éxito.

Tu casa segura para mascotas

La seguridad de tu mascota

Seguridad de tu mascota.

Antes de proteger tu casa debes proteger a ese nuevo y tierno animalito que acaba de llegar. Esto es más delicado en el caso de un cachorro, porque es igual que un niño pequeño que no tiene idea del peligro. Así que por su propio bien, tienes que mantener fuera de su alcance lo siguiente:

Productos tóxicos

Asegúrate de que todas las medicinas, productos de limpieza e, incluso, alimentos que no son buenos para los animales (como el pan y el chocolate) queden lejos de su alcance.

Lugares peligrosos

Los balcones, estanques o piscinas pueden poner en peligro la vida de tu mascota. Puedes utilizar rejillas para taparlos o impedirle el acceso a tu perro o gato.

Ahora sí… casa a prueba de mascotas

Juguetes para tu mascota.

Una vez que tienes la seguridad de que el nuevo integrante de la familia no corre peligro, llegó el momento de proteger tu casa. Recuerda que los cachorros son especialistas en destruir, sobre todo cuando les salen los dientes. Así que darle una segunda oportunidad a un animal abandonado es una gran idea.

Para proteger tu casa, básicamente aleja todos los objetos delicados que sean importantes para ti… no olvides los zapatos. Otras buenas ideas son ponerle fundas a los sofás, sobre todo si se trata de un gato, y comprar juguetes para mascota. De esta manera, tendrá con que entretenerse antes de hincar el diente a lo primero que se le ponga enfrente.

El día de la llegada

Cama para gatos.

No quieres tener solo una casa a prueba de mascotas, sino una casa acogedora para el nuevo integrante. Para ayudarle a sentirse en su propia casa desde el día uno te recomendamos:

  • Prepararle un espacio para dormir. Ellos también necesitan una camita. Puedes reutilizar un viejo mueble para tus mascotas, o colchones y cojines que ya no uses. La alternativa es comprar una cama especial para mascotas. A los gatos, por ejemplo, les gustan los lugares pequeños y acolchonados.
  • Los perros son distintos, y suelen preferir espacios más grandes y abiertos. Claro que, para muchos, ¡el mejor lugar sea la cama principal! Hay un montón de firmas de decoración que han incorporado una línea especial para mascotas, como en Maison du Monde o en IKEA.
  • Y si eres un manitas, aquí te dejamos un artículo en el que te decimos paso a paso cómo fabricar una caseta para tu perro. Ofrécele agua y comida. Ten preparados sus platos. Es preferible saber qué comía antes de llegar a tu casa e intentar seguir con el mismo alimento.
  • Si decides cambiar de marca de croquetas, se recomienda hacerlo de manera gradual. Al principio mezcladas con las anteriores, y poco a poco vete aumentando la proporción de la marca deseada.

¡Una casa a prueba de mascotas es una casa sin pulgas!

Perro en el veterinario.

Lo último que quieres es acabar con una casa infestada de pulgas o parásitos. En cuando tu nuevo amigo llegue a casa, debes bañarlo con un jabón antipulgas y llevarlo al veterinario para que lo desparasiten y le pongan las vacunas necesarias.

También existen tratamientos específicos para prevenir la aparición de pulgas que vienen en forma de ampollas y son muy recomendados. ¡Duran hasta tres meses!

¡Esperamos que estos consejos te sirvan y tengas por delante una vida llena del amor incondicional que solo los animales saben dar!