Ventana de PVC: ¿cuáles son las ventajas para el aislamiento?

Yamila Papa · 26 abril, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la arquitecta de interiores Raquel Sánchez el 26 abril, 2019
Una ventana de PVC es aislante acústico y térmico, amable con el medio ambiente, de gran durabilidad y resistente. Por eso, cada vez más personas la eligen para las aberturas de sus hogares u oficinas.

Si vas a construir tu casa o quieres remodelarla añadiendo nuevas aberturas, seguramente te preguntes qué tipo de ventana es la más conveniente en cuanto a aislamiento se refiere. Las ventanas de PVC son las mejores del mercado hoy en día.

Por ello, en el siguiente artículo te contaremos todo lo que debes saber sobre la ventana de PVC, sus principales características y sus ventajas para diferentes ambientes del hogar.

Características de una ventana de PVC

Ventana con persianas.

Poner una ventana de PVC (policloruro de vinilo) tiene bastantes ventajas, pero antes de hablar de ellas es bueno conocer sus principales características.

Como primera medida, saber que estas ventanas son de doble o triple acristalamiento y que sus marcos están recubiertos de un material plástico (de ahí su nombre). Pero si bien puedes pensar que lo plástico no es duradero ni de calidad, esto no es así.

A diferencia de otros materiales, como la madera, el PVC es muy resistente, dura y no se deforma con el tiempo. Además, es muy fácil de limpiar y no necesita volver a pintarse. Combina a la perfección con los estilos modernos de decoración, ya que suelen ser de color blanco.

¿Cuáles son las ventajas de una ventana de PVC?

En los últimos años ha aumentado notablemente la venta de ventanas de este material. Esto se debe a que se trata de aberturas con muchas ventajas que merecen la pena destacar:

1. Son amigables con el medio ambiente

Ventanas para aislar del ruido.

Aunque existen teorías que afirman que su producción no es ecológica, lo cierto es que las ventanas de PVC son respetuosas con el medio ambiente, ya que durante su creación no se desprenden sustancias tóxicas, como puede pasar con el aluminio, por ejemplo.

Y como son tan duraderas (casi de por vida), el consumo de plástico es ínfimo en relación a su uso. Además, cumplen con las normativas actuales en cuanto a eficiencia energética se refiere.

2. Las ventanas de PVC son excelentes aislantes

Ventana con aislamiento acústico.

Las ventanas de PVC tienen la particularidad de que aíslan los ambientes, tanto del ruido como de la temperatura. En el primer caso, no nos molestarán los sonidos del exterior, y en el segundo, evitará que entre el frío o el calor de la calle.

Al impedir que la temperatura externa entre a la vivienda, nos ahorramos una buena cantidad de dinero (y recursos) en calefacción y refrigeración de los ambientes. ¡Lo verás reflejado en las facturas de luz o gas mes a mes!

3. Son seguras

Seguridad de las ventanas PVC.

Las ventanas de madera son más fáciles de romper que las de PVC. Esto es importante para nuestra seguridad hogareña, ya sea para prevenir entradas de ladrones, como para reducir accidentes.

4. Las ventanas de PVC no necesitan mantenimiento

Interior de una ventana PVC.

Se dice que una ventana de PVC dura por lo menos 50 años. Si pensamos en tanto tiempo, quizás creamos que debemos pintarlas o hacerle algún tipo de mantenimiento debido al uso. Sin embargo, esto no es así, ya que simplemente requieren de limpieza periódica, como cualquier otro mueble u objeto.

5. Se limpian sin problemas

Limpiar ventana.

Las ventanas de madera deben ser limpiadas con elementos especiales para no dañar el material, lo mismo sucede con las aberturas de aluminio. Pero en el caso de las ventanas de PVC, es tan simple como pasarles un paño mojado con agua y jabón o detergente. ¡No precisan ningún limpiador específico!

6. Las ventanas de PVC son versátiles

Apertura de ventana.

Las ventanas de PVC tradicionales son de color blanco, pero también se las puede pintar en otros tonos, como por ejemplo, acabado de madera o ladrillo. Así podemos combinar con el estilo de cada ambiente.

Además, es posible elegir el sistema de apertura de la ventana (para los costados, hacia arriba, hacia abajo, etc.) para adaptarse a cualquier necesidad y permitir, así, la entrada de luz natural en cada ambiente.

Por supuesto que también hay desventajas de una ventana de PVC. Entre ellas podemos destacar que el precio suele ser más elevado en comparación con otros materiales, sobre todo si elegimos añadirle un doble o un triple vidrio, y que requiere de una instalación correcta para evitar problemas de filtración, ya que el plástico repele el agua (que puede entrar en la vivienda).

Si tienes pensado colocar una ventana de PVC en tu casa, consulta con un experto para que realmente puedas disfrutar de todos sus beneficios por más tiempo. Para cuestiones de aislamiento, no hay material mejor… ¡No dudes en elegirlo para tus ventanas!