4 consejos para elegir de manera correcta las baldosas de la cocina

Sofía Sangrador · 11 julio, 2018
Las baldosas y azulejos tienen mucho peso visual en cualquier espacio. Por eso, es importante elegirlas bien; será la carta de presentación de tu cocina.

En este artículo queremos darte algunas ideas para que las tengas en cuenta a la hora de escoger las baldosas de la cocina. Actualmente, encontramos muchísimas opciones disponibles en el mercado, tanto de baldosas como azulejos. Además, también podemos adquirirlas de manera online.

Ante tanta oferta, es importante tener en cuenta algunos aspectos para adquirir las baldosas más adecuadas para nuestra cocina. Obviamente, cada uno tenemos nuestros gustos pero, aun así, los criterios a tener en cuenta antes de adquirir las baldosas son similares. Por eso, a continuación te dejamos algunos consejos para escoger las baldosas de la cocina.

¿Cuál es el estilo y el tamaño de tu cocina?

Debes tener en cuenta cuál es estilo predominante en tu cocina, para que el estilo de las baldosas se adecue a ello. Como hay tanta variedad de baldosas, no es difícil que encuentres unas acordes a ese estilol. También debes fijarte en los muebles y los electrodomésticos. Si son modelos sencillos, puedes escoger unas baldosas que sean más llamativas para que el resultado final será equilibrado y armónico.

Por otro lado, hay que tener en cuenta las dimensiones de la cocina. Por ejemplo, si es muy pequeña, quedarán mejor baldosas más pequeñas. Sin duda, estas son las que dan más juego a la hora de decorar. 

Y si tienes una cocina abierta, también conocida como cocina americana, tendremos que pensar en el estilo decorativo del salón o comedor, para mantener la continuidad visual. 

¿Qué estética quieres conseguir con ellas?

Es importante tener en cuenta cuál es el resultado final que tienes en mente. No solo nos referimos al estilo, sino a la textura o estética resultante. Para ello, puedes tener en cuenta la posibilidad de baldosas o azulejos con relieve. Puedes combinar baldosas lisas con las de relieve, para que haya algo más de contraste visual y dinamismo.

Además, debes pensar si vas a sacrificar la comodidad por una buena estética. Con esto nos referimos a si prefieres un diseño bonito antes que un diseño práctico. Por ejemplo, si las baldosas son blancas o de colores claros, probablemente tengas que limpiarlas más a menudo, ya que la suciedad será mucho más visible. Tener un suelo brillante lleva siempre cierto tiempo.

Por último, no es lo mismo un resultado final práctico que decorativo. Para ello, te ayudará más colocar baldosas pequeñas (quedarán muy bien las que tienen estampados), que además necesitan más tiempo para ser colocadas.

Cocina con azulejos azules y blancos

Ten en cuenta la calidad de cada material

Es importante pensar en la calidad del material, para que las baldosas tengan la mayor vida útil posible. No tenemos que dejarnos llevar solo por la estética, aunque obviamente, también es importante. En ello influirá también los precios.

Las baldosas de mármol son preciosas; sin embargo, son difíciles de limpiar (no soporta muchos productos químicos) y se rayan fácilmente. En cambio, las baldosas hidráulicas son mucho más resistentes, aunque también son menos elegantes. Eso sí, si son originales, debemos darles una capa impermeable, ya que, al ser porosas, debemos protegerlas del agua, las manchas, etc.

También las encontramos de pizarra, terrazo, cerámica, gres porcelánico… Es importante que conozcas las ventajas e inconvenientes de cada uno de esos tipos.

Piensa cómo quieres colocarlas

Aunque muchas veces vemos cocinas con un mismo tipo de baldosas por todo el espacio, podemos realizar diseños muy bonitos combinándolas.

Si quieres colocarlas siguiendo algún diseño o patrón, deberás calcular bien las dimensiones del espacio a cubrir por cada tipo de baldosas, para que luego no sobren demasiadas. No importa que tengan formas o tamaños diferentes, solo hay que saber encajarlas de la manera correcta.

Además, puedes jugar con los diseños y la colocación de las baldosas para crear ciertos efectos visuales. Por ejemplo, para que el espacio parezca más alargado, puedes colocarlas de manera vertical.

Si quieres un resultado más discreto, puedes colocar una cenefa por todo el perímetro y dejar todo el espacio restante cubierto por un mismo tipo de baldosas. Lo importante es creativo y tener buen gusto.

Como ves, para escoger las baldosas de la cocina lo más importante es tener en cuenta nuestro presupuesto, el espacio a cubrir y la estética final que estamos buscando. Los modelos y diseños posibles son muy amplios, así que eso no será un problema.