4 consejos para elegir tener una cocina monocromática

María Pilar Gimeno Landa · 17 febrero, 2019
Elegir decorar tu cocina de un solo color es algo que está en auge hoy en día. Te contamos todo lo que debes tener en cuenta para tener una cocina de 10.

La cocina monocromática es una de las opciones más demandas en la actualidad. No es de extrañar, ya que el resultado es muy atractivo, dinámico y moderno. Si estás pensando en renovar tu cocina, y te decantas por esta opción, estás en el lugar adecuado.

A continuación te proporcionamos 4 consejos que te serán de ayuda para que el resultado sea muy estético, además de muy cómodo para el día a día. No te precipites y tómate este proceso con calma, ya que es la única forma de lograr el resultado deseado.

1. Tómate tu tiempo en elegir el color

Cocinas modernas y blancas.

Tal y como su nombre indica, la cocina monocromática tiene como principal característica la utilización de un solo color. Es por ello que tienes que tener en cuenta que ese color va a ocupar cada rincón de la cocina y es importante dedicar el tiempo necesario a elegir el color.

Una elección rápida y sin un proceso de reflexión seguramente acabe siendo una cocina que no es de nuestro gusto. Lo más probable es que te canses de ese color, o simplemente te agobie. Todo depende de los gustos de cada persona, pero por lo general, los colores muy llamativos resultan muy atractivos en un primer momento y, posteriormente, acaban resultando demasiado estridentes.

Lo mismo ocurre con los colores oscuros, como el negro o el gris. Es cierto que son colores muy elegantes y sofisticados, pero también pueden causar sensación de agobio u oscuridad. Con esto no queremos decir que no sea aconsejable escoger colores llamativos u oscuros. Tan solo te hacemos ver que una elección rápida tendrá muchas probabilidades de ser una mala opción.

2. Juega con los diferentes tonos

Cocina gris monocromática.

Que solo utilicemos un color para crear nuestra cocina no quiere decir que no podamos variar el tono. Nuestra recomendación es que escojas una paleta que sea de tu gusto y que juegues con las diferentes tonalidades de un color principal.

De este modo, el resultado será mucho más vistoso y agradable para el día a día. Por ejemplo, si decides crear una cocina monocromática gris, puedes utilizar el gris perla, gris metalizado o el gris marengo. De este modo, el resultado será más variado, sin dejar de tener esa característica sensación de continuidad.

También puedes jugar con los diferentes tonos a la hora de comprar la vajilla, el menaje de la cocina, las cortinas, el mantel o los elementos decorativos. Todo depende de lo lejos que quieras llegar con el diseño monocromático de tu cocina.

3. La funcionalidad ante todo

Cocina azul monocromática.

Antes de comenzar a decorar tu cocina, tienes que tener presente que la funcionalidad tiene que ser el pilar fundamental de cada paso que des a lo largo del proceso. La cocina es un espacio en el que tiene que primar la funcionalidad, la comodidad y la seguridad.

No olvides que el resultado debe ser un espacio funcional y cómodo en el que cocinar y comer sea agradable.

En algunas ocasiones nos centramos demasiado en el color de los diferentes elementos y olvidamos la funcionalidad. De nada sirve comprar un objeto que combine a la perfección con la cocina si después no lo vamos a utilizar, nos va a molestar en nuestro día a día, o no resulta todo lo práctico que debería.

Invierte todo el tiempo que sea necesario en escoger cada elemento. Busca en diferentes tiendas de mobiliario y webs especializadas. Es posible encontrar aquellos objetos que buscamos en el color adecuado. Tan solo hay que tener paciencia y buscar detenidamente.

4. Ten en cuenta la iluminación de tu cocina monocromática

Cocina amarilla monocromática.

La iluminación siempre es uno de los principales aspectos a tener en cuenta a la hora de decorar y diseñar cualquier espacio. Si tenemos a nuestra disposición una estancia amplia y luminosa, tendremos ante nosotros un mayor número de posibilidades que si se trata de una estancia oscura y poco luminosa.

Nuestra recomendación es que si tu cocina es pequeña, o no entra demasiada luz natural, no escojas colores oscuros, tales como el negro, el gris o el azul oscuro. Si optas por una cocina blanca, lograrás crear una sensación de amplitud y luminosidad que harán que sea un espacio mucho más cómodo para el día a día.