Mejores productos para limpiar la nevera

Sonia Budner · 18 noviembre, 2018
Limpiar la nevera nunca había sido tan fácil. Con estos sencillos consejos será coser y cantar.

Seguimos ocupándonos de la limpieza de otoño de la casa. Las limpiezas en esta época del año conviene hacerlas de manera más profunda. Dejamos así nuestros hogares a punto para la estación más fría del año. Hoy volvemos a la cocina y nos ocuparemos de limpiar la nevera a fondo. Lo vamos a hacer esta vez con productos naturales de los que siempre tienes a mano en casa, así que no hay excusa.

Limpiar la nevera debería ser una de las prioridades de los hábitos de limpieza de cualquier casa saludable. Lo haremos no solo porque repercute en la vida útil de este electrodoméstico. Principalmente porque en gran medida nos va en ello nuestra salud.

La nevera, como la despensa, contiene nuestros alimentos y debe ser una de las zonas donde más incidamos a la hora de mantenerla no solo limpia, también ordenada, desinfectada e impoluta.

​Cómo limpiar la nevera

Independientemente del tipo de nevera que se tenga y de las recomendaciones especiales de cada fabricante, hay algunos pasos que debemos tomar en la limpieza de todas ellas. Lo ideal es no demorar la limpieza profunda de la nevera durante más de tres o cuatro meses. En general podemos hacerla a cada inicio de nueva estación del año.

Esto, siempre y cuando hagamos un mantenimiento de su limpieza una vez por semana. Lo más importante en esta puesta a punto es:

  • La retirada y limpieza del hielo en aquellas neveras que no sean no-frost.
  • La limpieza y prevención del moho.
  • Erradicar los malos olores.
  • Organizar correctamente el contenido de la nevera.

Para ello, empezaremos por desenchufar la nevera de la red eléctrica y la vaciamos. Mejor si nos es posible sacarla del hueco donde suele estar emplazada para poder revisar y limpiar todos los elementos. Sacaremos baldas y cajones y todos los elementos móviles que tenga. Estos se limpiarán a conciencia, preferiblemente en el lavavajillas o a mano con agua muy caliente.

Limpiar nevera.

Limpiar el exterior de la nevera

Haremos una limpieza exterior. La parte trasera conviene revisarla. Podemos limpiar la acumulación de polvo con un cepillo grande y suave. La zona más complicada del exterior son las gomas que suelen acumular suciedad difícil de quitar con un simple paño. Si están muy sucias podemos mojar una brocha de pintor en lejía y pasarla por las gomas.

La dejamos actuar unos minutos y limpiamos con un paño. Otro truco para las gomas de la nevera es limpiarlas con un cepillo y pasta de dientes. Primero limpiamos a conciencia con el cepillo de dientes mojado para después aplicarle un poco de pasta de dientes con el mismo cepillo. Aclaramos y secamos muy bien.

Si nuestra nevera es blanca y empieza a tener zonas amarillentas, podemos limpiar el exterior con una mezcla de bicarbonato sódico, agua y unas gotas de agua oxigenada. Lo ideal es limpiarla primero con un poco de agua y un jabón neutro para retirar la suciedad y después aplicarle la mezcla blanqueante. Hay quien le añade unas gotas de aceite de oliva para darle más brillo. Dejamos actuar la mezcla durante diez minutos y retiramos con un paño suave.

Retirar el hielo del interior

A no ser que tu nevera sea Frost free tendrás que retirar y limpiar el hielo acumulado. Una vez desconectada la nevera y mientras haces la limpieza exterior es posible que gran parte del hielo se haya disuelto ya solo. Ten la precaución de poner toallas y baldes alrededor para que el agua no vaya directamente al suelo de la cocina.

Hielo nevera.

Hay productos específicos para derretir el hielo más resistente, pero si esperas un poco podrás retirarlo tú mismo de forma suave. Jamás utilices espátulas u otras herramientas para raspar. Una vez retirado todo el hielo hay que secar muy bien la nevera para evitar que se forme moho en las zonas que han quedado húmedas.

Cuidado con el moho

Hay que tener especial cuidado con la formación de moho dentro de la nevera. Prestar la atención adecuada a este punto puede evitarnos posibles afecciones de salud. Hay remedios caseros muy efectivos para quitarnos de en medio a este indeseable invitado.

Nuestro favorito es el limón. Mezclamos un litro de agua con el zumo de dos limones y dos cucharadas grandes de bicarbonato.Usaremos una esponja o paño suave empapado. En las zonas donde la suciedad o el moho se resista usaremos un cepillo pequeño suave empapado en la misma mezcla.

El poder desinfectante del limón elimina cualquier foco de moho y además previene su aparición. Hay quien prefiere el vinagre al limón. A nosotros nos gusta el limón por el olor que desprende, además de hacernos la tarea más agradable.

Los olores

Organizar nevera.

Una vez limpia a fondo tu nevera hay algunos trucos que puedes aplicar para mantener a raya el mal olor que puedan producir los alimentos de su interior. En primer lugar, organiza bien el contenido de tu nevera por franjas de frío. La parte baja es la más fría de todas y es donde debes colocar las carnes o pescados o los alimentos que requieran más frío.

Las zonas menos frías son los cajones de frutas y verduras y la parte alta del frigorífico. La zona intermedia es ideal para el embutido y los quesos y todo lo que requiera un nivel de frío medio. Asegúrate de que todos los alimentos estén bien protegidos.

Puedes preparar un ambientador especial para la nevera con un limón bien limpio al que le extraes una pequeña porción. Introduce unas hojas de albahaca dentro del limón y vuelve a poner la parte que le quitaste. Ponlo en un pequeño cuenco y renuévalo frecuentemente.