¿Qué fallos cometes al diseñar tu cocina?

Sofía Sangrador · 18 marzo, 2018
Conoce qué fallos cometes al diseñar tu cocina, para evitarlos a la hora de realizar obras y remodelaciones.

¿Conoces qué fallos cometes al diseñar tu cocina? A veces cometemos algunos sin ni siquiera darnos cuenta. Piensa que cada vez se da más importancia a este espacio, por lo que además de ser práctico, debe ser atractivo estéticamente hablando.

Para conseguir una cocina perfecta debes, ante todo, aprovechar todo el espacio disponible, sin olvidar las zonas en esquina o las que están a mayor altura. Muchas veces, el problema es que no damos a estas zonas la importancia que se merecen.

A continuación, te dejamos una lista de los errores más usuales a la hora de diseñar y construir cocinas.

Distribución mal planteada

En primer lugar recalcamos la importancia de una buena distribución de todos los muebles y electrodomésticos. Para ello, entre otras cosas, hay que tener en cuenta la ubicación de las tomas de luz y de agua. Estas determinarán dónde colocaremos todo lo demás.

Debes ser realista, si no cabe una isla, no la pongas. Si no, solo conseguirás entorpecer la circulación por la cocina.

Otro fallo que es muy común es no tener en cuenta el sentido en el que se abren las puertas y ventanas. Por eso, hay veces que no se pueden abrir a la vez la puerta de una almacena o armario y la de la nevera o la de la puerta de acceso a la cocina.

También ha habido casos en los que hemos visto una ventana que no puede abrirse por chocar contra el grifo del fregadero o neveras/lavadoras que son más pequeñas que el hueco que les han dejado.

Tres lámparas negras con forma de farolillo en el techo para una cocina de madera

Por tanto, debes preocuparte por una distribución práctica y funcional. Piensa que es importante que puedan circular de manera cómoda como mínimo, dos o tres personas.

No olvides que la puerta de acceso quita espacio al ser abierta (1 m2 aproximadamente). Si tu cocina es realmente pequeña, quizás te merezca la pena escoger una puerta corredera. De esta forma ganarás algo de espacio.

Por último, deja espacio libre en las encimeras, ya que les vas a dar mucho uso y debes estar cómodo.

Triángulo de trabajo

Desarrollando un poco más el apartado anterior, queremos hablarte del triángulo de trabajo, lo más fundamental en las cocinas.

El triángulo de trabajo es un triángulo imaginario que une el frigorífico, el grifo y la zona de cocción.

Hasta ahí bien, lo importante es colocar los elementos a las distancias adecuadas. Entre cada uno de los puntos debe haber 1,2 m como mínimo y 3 m como máximo. El triángulo en su totalidad no puede medir más de 8 metros.

Además, cuenta con que tienes que poner espacio de preparación entre esas zonas, formando un total de 3.

Ejemplos y explicación del triángulo de la cocina

Importancia del espacio de almacenamiento

No nos cansamos de repetirlo: los espacios de almacenamiento son fundamentales. Una buena opción pueden ser los muebles multifuncionales o los móviles.

Puedes optar por colocar estantes en las zonas más altas para los utensilios que no utilices más a menudo, y dejar las zonas más bajas para los de uso diario.

Por otro lado, no olvides las zonas en esquina. Para ellas puedes encargar algún mueble a medida, también para almacenar.

Estantes, alacenas, armarios… todas las opciones son muy buenas, siempre de acuerdo al espacio disponible en tu cocina.

A modo complementario, puedes usar cajas, tarros de cristal para pasta y legumbres, bandejas para clasificar los cubiertos, ganchos para los paños y bayetas… En fin, para todos aquellos útiles más pequeños que usamos más a menudo. Puedes plantearte utilizar complementos de IKEA, dónde encontrarás múltiples opciones.

No os imagináis la de veces que se ve una cocina casi sin armarios y con todo desperdigado por los cajones. Muchas veces no medimos el espacio con exactitud y después de tener todos los muebles colocados, pensamos que quizás sí hubieran cabido más muebles donde guardar todas las cosas.

Encimera de cocina en mármol negro

Mala iluminación y ventilación

En realidad, esto se puede aplicar a cualquier zona de la casa, aunque en este caso hablamos de las cocinas. Al fina y al cabo, las cocinas no dejan de ser zonas de trabajo que deben estar en buenas condiciones. 

Lo primero de todo es que debes intentar potenciar la luz natural. Cuando por el motivo que sea esto no sea posible, probaremos con la luz artificial. Sería ideal conseguir focos cuya luz pueda graduarse al gusto. Así, podrás crear zonas de trabajo o distintos ambientes en función de las tareas que se estén realizando.

En cuanto a la ventilación, es algo fundamental. Los humos y malos olores pueden propagarse por toda la casa. Si por desgracia en tu cocina no hay ventanas, por favor, compra una buena campana extractora. No te imaginas la importancia que tiene elegir un buen sistema extractor. De nuevo, puedes escoger los extractores de la tienda IKEA.

 

Ahora que ya conoces los principales fallos cometidos cuando se diseña una cocina, podrás hacerlo con la tuya sin ningún problema. Así, podrás aprovecharla al máximo sin ningún tipo de trabas.