10 pasos para aplicar bien el estuco en las paredes

Daniela Castro · 17 noviembre, 2018
Aplicar el estuco en las paredes puede ser una tarea muy tediosa cuando se desconoce cómo emplear el producto. Sin embargo, teniendo en cuenta unas sencillas indicaciones podrás hacerlo fácilmente y con acabados profesionales.

¿Quieres saber cómo aplicar bien el estuco en las paredes de tu casa? Como algunos saben, el estuco es una pasta espesa que se aplica sobre las superficies para darles un término liso. Gracias a este, se pueden conseguir paredes con mejores acabados tras aplicarles la pintura.

De igual forma, es el complemento ideal para reparar grietas, agujeros y otras irregularidades que suelen formarse con el paso del tiempo. Lo mejor de todo es que no es necesario ser expertos en la materia para utilizarlo correctamente.De hecho, solo se deben seguir unos simples pasos. ¡Descúbrelos!

10 pasos para aplicar bien el estuco en las paredes

Para que las paredes de la casa luzcan más elegantes y con estilo se recomienda darles un buen estucado. Este material mejora de manera notoria su acabado y permite que al aplicar la pintura esta se visualice más uniforme. ¿Cómo aplicar bien el estuco?

Aunque siempre es recomendable contratar a un profesional para hacer este tipo de tareas, cada uno lo puede hacer si tiene en cuenta algunos consejos previos.Así pues, para quienes están interesados en aprender a hacerlo, a continuación queremos compartir las indicaciones.

Antes de aplicar el estuco…

Para evitar que la pared esté deteriorada se aconseja utilizar un tratamiento previo a la aplicación del estuco, el cual debe aplicarse por lo menos 24 horas antes. Las propiedades de estos productos ayudan a evitar los efectos de la humedad.

Aplicar bien el estuco.

Pasos para aplicar bien el estuco

  1. Para empezar, limpia muy bien la superficie que vas a trabajar. Este paso es muy necesario, ya que si hay residuos de tierra sobre la pared, el estuco no se fijará bien y su acabado no será el esperado. Entonces, asegúrate de lijar un poco la pared y lávala con un cepillo.
  2. Si notas que la superficie tiene residuos de pintura vieja, trata de retirarla con la ayuda de una espátula. Como en el paso anterior, lija y lava.
  3. Adquiere líquido de unión de mampostería y vierte un poco sobre una bandeja de pintura. Luego, aplícalo sobre la pared con un rodillo y déjalo secar al menos 15 minutos.
  4. A continuación introduce el estuco en una cubeta de plástico y prepáralo de acuerdo a las indicaciones del fabricante. Revuélvelo bien hasta conseguir la textura deseada.
  5. Una vez tengas el estuco listo, toma una paleta de acero o espátula y aplícalo sobre la superficie de manera horizontal y vertical, unas 3 o 4 veces.
  6. Lo recomendable es que el estuco quede con un grosor de 1,2 cm.
  7. Cuando termines de aplicar bien el estuco déjalo secar unas 24 horas. Trascurrido este tiempo, toma una manguera y riega la pared. Esto hará que el estuco quede con un acabado de mejor calidad.
  8. Seguidamente, cuando la pared esté bien seca, pásale una lija #150 para quitar las irregularidades.
  9. Limpia la superficie otra vez, y si lo consideras necesario le aplicas otra capa de estuco. Evita que te quede demasiado grueso porque puede arruinarlo.
  10. Para terminar limpia de nuevo los residuos y pinta la pared con un pequeño rodillo. Emplea unas dos capas de color para que quede perfecta.

Mantenimiento de las paredes con estuco

Después de aplicar bien el estuco es momento de saber cómo hacerle mantenimiento a las paredes para prolongar la durabilidad de su acabado. En realidad es muy sencillo y no requiere productos especiales. Simplemente se le debe rociar agua en spray y fregar con un paño suave.

La limpieza se hará tan pronto como se note la suciedad, ya que si se deja pasar mucho tiempo podría mancharse la superficie. En algunos casos se puede emplear un jabón suave con pH neutro para retirar manchas de mugre difíciles.

Tipos de estuco que encontrarás en el mercado

Reparar los daños de la pared.

Para atender las tendencias actuales en decoración y construcción, en la actualidad hay varios tipos de estucos. Sin embargo, en términos generales los podemos clasificar en tres tipos:

  • Tradicionales: los que se fabrican en materiales que se empleaban hasta el siglo XIX, tales como yeso, mármol y cal apagada.
  • Sintéticos: son los que se obtienen mediante la mezcla de distintas formulaciones químicas. Se venden ya fabricados y su composición está basada en una mezcla patentada. Los más populares en Estados Unidos desde los años 50 fueron los llamados EFIS o EIFS (por sus siglas en ingles).
  • Estucos modernos: por ejemplo, el estuco plástico. Contiene resinas sintéticas, en general acrílicas. Sirve como revestimiento final, remplazando la pintura. Es más fácil de aplicar que los tradicionales.

¿Ya sabes cómo aplicar bien el estuco? Si sigues nuestras recomendaciones no tendrás dificultades. En todo caso si consideras que es tedioso, solicita los servicios de un profesional.