3 ideas de cerramientos para tu terraza

Aquí tienes tres fantásticas opciones si estás pesando en cerrar tu terraza.

Los cerramientos para tu terraza son cada vez más populares y esto no es por casualidad. Si cada vez un mayor número de personas optan por esta opción es porque así se puede disfrutar durante todo el año de este espacio de la vivienda. No importa que haga frío, calor o que llueva porque la terraza siempre va a ser un espacio en el que poder estar.  A continuación te damos diferentes ideas de cerramientos para tu terraza.

Una vez que hayas decidido cerrar tu terraza seguro que has visto que hay multitud de opciones de hacerlo. Estas dependen del presupuesto de cada persona, del material utilizado y del efecto que se quiera conseguir. Para que lo tengas más claro te contamos cuáles son las opciones más utilizadas.

1. Cerramientos de cristal continuo

Los cerramientos para tu terraza de cristal continuo son los más utilizados en la actualidad. Esto es debido a que son muy estéticos porque no contienen ningún marco ni elemento de unión. De este modo se consigue una visión total hacia el exterior tal y como si la terraza se encontrara abierta.

Terraza de cristal.
Terraza de cristal / echarricristal.com

Otra de las ventajas de este tipo de cerramientos es que permiten abrir y cerrar la terraza. Así puede disfrutar de una terraza convencional al aire libre durante los meses de verano. Si vas a instalar este tipo de cerramiento debes tener en cuenta que no todos los modelos de cristal son movibles.

Por último, estos cerramientos se instalan sin necesidad de realizar ningún tipo de obra. En apenas unas horas se colocan los soportes inferiores y superiores y se van anclando los diferentes cristales. Respecto a su resistencia, puedes estar tranquilo, porque se trata de cristal templado resistente a golpes.

2. Pérgolas: cerramientos para tu terraza

Las pérgolas permiten cerrar parcialmente la terraza manteniendo una apertura en las zonas laterales. De este modo protegen del sol y de la lluvia . Puedes comprarlas de madera o de metal y las hay de diferentes tamaños. Si quieres proteger tu terraza pero no cerrarla esta es la mejor opción, sobretodo si se trata de un terraza trasera de una casa o adosado.

Nuestra recomendación es que plantes una planta trepadora en cada esquina de la pérgola. Siguiendo estos consejos de mantenimiento podrás conseguir que crezca y vaya cubriendo toda la parte superior. Además de dar sombra aportará frescor a la terraza. Con el paso del tiempo la pérgola estará cubierta totalmente por la planta y será una gozada comer o cenar bajo ella.

Pérgola con hiedra y flores.

Acerca la naturaleza a tu casa con una planta enredadera que cubra la pérgola.

Algunas pérgolas cuentan con cortinas para poder cubrir los laterales. Esta es una buena opción, ya que existe la posibilidad de tener recogidas las cortinas y disfrutar del exterior o de extenderlas cuando haga frío o viento.

Otra opción muy práctica es comprar una pérgola con mosquitera. Este tipo de cubrimiento está especialmente recomendado para aquellas zonas en las que aparecen los mosquitos u otros insectos. Con la mosquitera las noches de verano serán perfectas y estarás a salvo de cualquier picadura.

3. Cerramiento corredero de aluminio

El cerramiento corredero de aluminio es una de las opciones más clásicas. Si echas un vistazo a los edificios de tu ciudad seguro que la mayoría tienen sus balcones cerrados con este material. Con el paso de los años los cerramientos de cristal continuo han ido ganando terreno aunque los de este tipo también siguen estando presentes.

El aluminio es un material que tiene una gran capacidad para soportar las inclemencias del tiempo. Su vida útil es muy larga y por ello este tipo de cerramiento es uno de los más resistentes. Se instala del mismo modo que una ventana corredera y se abre y se cierra fácilmente.

Cerramientos acristalados.

Este modelo de cerramientos es más económico que los dos anteriores pero tiene dos claras desventajas:

  1. Con el uso las ventanas dejan de cerrar de una forma compacta y por ello el frío acaba entrando a la terraza y por lo tanto al resto de la casa. Recomendamos limpiar habitualmente las guías en las que están montadas las cristaleras para que la suciedad no se acumule y cierre mejor.
  2. Al estar formada por ventanas individuales hay un marco de separación entre cada fragmento. Esto hace que la visión no sea panorámica como ocurre con las de cristal continuo. Depende de los gustos y de la importancia que le demos a la estética del cerramiento.
Te puede gustar