5 consejos para guardar los bolsos

25 septiembre, 2018
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
¿Tienes muchos bolsos y no sabes cómo guardarlos? Estos consejos pueden ser muy útiles si quieres que estén organizados de manera funcional.

Llega un momento en que te das cuenta que tienes un gran número de bolsos y se encuentran almacenados en un armario o generan desorden. Es importante que tengas en cuenta estos 5 consejos para guardar bolsos.

En el fondo, el orden es algo imprescindible. Tener el espacio organizado y con una distribución correcta hace que nos sintamos mejor; por tanto, esta idea puede ser aplicada para los bolsos.

Se debe evitar el hecho de no tener organizado el vestidor o el dormitorio y colocar los bolsos en cualquier parte; por eso, ¿por qué no guardarlos de manera racional y selectiva? Es importante partir de esta base.

Selecciona un espacio donde guardarlos

Es importante tener presente que los bolsos pueden estar a la vista u ocultos. Evidentemente, si se guardan en un sitio cerrado no cogerán tanto polvo como en espacio abierto.

Estantería de bolsos.

De todos modos, hay que buscar un lugar donde guardarlos y que sean fáciles de encontrar. No sirve de nada tenerlos escondidos y no saber dónde se encuentra cada uno.

Así, mantener un sitio exacto donde guardarlos hará que puedas acudir a cogerlos de manera directa sin necesidad de pensar dónde está cada uno. Hay que ser práctico.

– Estableced el orden: el hábito se encargará de mantenerlo.-

-Duque de Lévis-

Ordenar por tamaños

En realidad, no todos los bolsos son iguales; unos son más grandes y otros más pequeños. Cada uno tiene una función y serán utilizados según se considere. Tenerlos organizados nos ayudará a elegir correctamente el más adecuado para el momento.

  • Sitúa en primer lugar los más pequeños en una sección de fácil acceso, ya que suelen ser los más utilizados.
  • En una zona central coloca los de tamaño medio, generando así una diferenciación a escala con los anteriores.
  • Por otro lado, dispón los más grandes en el lado contrario y, así, conseguir un contraste.

De este modo, lo que se está consiguiendo es que asocies los bolsos pequeños al lado izquierdo; es decir, se está empezando por ese lado como se suele hacer en la mayoría de las cosas en la vida y finalizando en el lado derecho con los más grandes.

No interesa intercalar de manera brusca los tamaños, ya que solo conseguiremos generar cierto desorden visual. Es mejor mantener un equilibrio.

Bolsos en el armario.

Colgados o apoyados

Existen dos fórmulas muy sencillas de guardarlos: colgarlos o tenerlos sobre una superficie apoyados. Cualquiera de las dos medidas son factibles, pero aportan ideas estéticas diferentes.

  • Colgados: puede colgarse por las asas en percheros, tanto en la pared como en el interior del armario. Si se dejan al descubierto entonces se está pretendiendo aportar un contenido estético al lugar.
  • Apoyado: pueden estar simplemente dispuestos sobre una superficie, tanto en el interior del armario como en una estantería del vestidor. De nuevo, aportan un significado y queda a la vista el gusto que tenemos en la selección de bolsos.

En estanterías del dormitorio o del vestidor

En el caso de tener un vestidor es muy interesante poder ofrecer un imagen del compendio de bolsos que se tiene; no solo estarán a la vista para ti y los invitados, sino que también será más fácil la elección.

Sobre una estantería podrían estar colocados de manera consecutiva, es decir, como si estuvieran en una tienda de ropa. Cada bolso se asomaría un poco y mostraría sus cualidades.

No obstante, hay que tener en cuenta la importancia de mantener el orden y siempre que se deje de usar uno volverlo a colocar donde estaba; así, tendrás las ideas más claras a la hora de escoger el más adecuado para ese día.

Decora con bolsos

Otra fórmula muy interesante para guardar los bolsos es utilizándolos para decorar la habitación. Puede que resulte un tanto extraño, pero pueden cumplir esta función siempre que no sean utilizados. ¿De qué manera?

Decorar con bolsos.

  • Pueden ser colgados en la pared de manera selectiva o por gamas cromáticas; de este modo, pueden ser cogidos siempre que se les vaya a dar uso y, a su vez, decorar la pared.
  • Guardados en un estante superior o inferior, donde puedan ser organizados y, además, queden visibles para poder ser visualizados.

Cualquier tipo de decoración que se te ocurra con los bolsos puede ser factible. Lo que no se debe olvidar es que sean organizados y dispuestos para poder ser utilizados cuando sea preciso.