5 ideas para tu despacho profesional

Yamila Papa · 30 abril, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la arquitecta de interiores Raquel Sánchez el 1 mayo, 2019
Un despacho profesional no tiene por qué ser aburrido, sobrio u oscuro. En la medida de lo posible, los colores nos pueden ayudar a tener una jornada más agradable y productiva.

Pasamos muchas horas al día en el trabajo como para no disfrutar de un entorno agradable para nuestra vista. Y si bien creemos que un ambiente laboral no puede ser decorado, siempre podemos darle un toque personal que nos guste a nuestro despacho profesional.

En el siguiente artículo te daremos algunas ideas de decoración para tu despacho profesional, ya sea fuera de casa o en tu propio hogar.

Trucos para decorar un despacho profesional

Cuando pensamos en un despacho profesional, automáticamente se nos viene a la mente la idea de que tiene que ser sobrio, de colores oscuros y sin ningún tipo de decoración. ¡Nada más alejado de la realidad!

Con ciertos detalles podemos convertir nuestro escritorio en un lugar agradable, equilibrado, armonioso y, sobre todo, práctico y cómodo.

1. La iluminación lo es todo en un despacho profesional

Iluminación del despacho natural.

Como primera medida debes tratar de que el ambiente sea luminoso. No es muy agradable estar encerrado entre cuatro paredes sin saber cómo está el clima o el cielo fuera. Lo ideal sería contar con luz natural y, para ello, se precisan ventanales de cierto tamaño.

Pero si no es posible, tenemos la posibilidad de colocar lámparas de luces LED sin dejar de lado la profesionalidad o la elegancia. Coloca luz donde más lo necesitas, y destaca rincones de tu despacho profesional jugando con esto. Por ejemplo, en el escritorio puedes colocar una lámpara pequeña y en la zona de reuniones una que cuelgue del techo.

2. Elige muebles ligeros

Despacho con muebles ligeros.

Si bien uno puede pensar que un despacho profesional requiere de mobiliario robusto y oscuro, lo cierto es que esa tendencia está desapareciendo para darle lugar a muebles claros, livianos y prácticos.

Es decir, que si estás decorando tu escritorio y tienes que comprar muebles, te recomendamos que prestes mucha atención a tus necesidades. ¿Precisas una biblioteca o mejor unos estantes? ¿Quieres que haya una zona de reuniones con sillones individuales o una mesa y sillas?

Puedes también elegir muebles empotrados o que cumplan dobles funciones con el objetivo de que el ambiente quede lo menos cargado posible. Para la limpieza y para la concentración esto es fundamental.

3. Algo de sobriedad para un despacho profesional

Decoración de un despacho.

Claro que podemos crear nuestro despacho profesional con el color que deseemos, pero siempre debemos ser equilibrados con los detalles. La idea es que puedas combinar la seriedad con lo descontracturado.

Para decorar te recomendamos cuadros con pinturas famosas, adornos pequeños, algunos marcos de fotos y carpetas ordenadas. Con eso ya tienes la decoración asegurada.

4. Espacio de almacenamiento

Despacho pequeño y creativo

Si bien todo depende de la actividad que realicemos, nadie puede negar que en un despacho profesional se amontonan papeles, carpetas, documentos, agendas y también útiles como bolígrafos, ganchos, etc.

Lo bueno es que puedes ordenar y decorar al mismo tiempo, eligiendo espacios y recipientes que combinen con el resto de la habitación. Por ejemplo, si tu escritorio tiene líneas rectas, consigue lapiceros o cajas para guardar los objetos que no quieres que estén a la vista.

Y siempre puedes usar estantes para guardar cosas, pero también como decoración. Quedan más que bien, quitan espacio en el suelo y te evitan de colgar cuadros u otros objetos en las paredes.

5. Algo natural en un despacho profesional

Despacho colocado en un balcón cerrado.

Un despacho profesional bonito no es tal si no cuenta con algunas plantas o flores. Sin llegar a convertirse en un vivero o en una selva, lo cierto es que la naturaleza tiene muchos beneficios para nuestra salud, tanto física como mental.

Por ejemplo, hay plantas que purifican el aire, otras que son agradables a la vista, algunas que sirven como aislamiento acústico o térmico y están las que perfuman el ambiente. Te aconsejamos que no uses plantas artificiales, ya que acumulan mucho polvo, son tediosas para limpiar y no siempre quedan bien.

Si quieres decorar tu despacho profesional, te recomendamos que le des tu toque distintivo. Esto significa que si bien deberás cumplir con ciertas reglas en cuanto a elementos y muebles, siempre puedes añadir algo que diferencie tu escritorio o espacio de resto.

Por ejemplo, algo que se relacione con tus hobbies personales, diplomas con tus títulos, fotografías de tus hijos o recuerdos de tus viajes. Cualquier cosa es bienvenida si no abusamos en las cantidades o proporciones. ¡Disfruta tu despacho todos los días!