6 pasos para hacer tus propias cortinas

Yamila 4 agosto, 2018
Las cortinas visten un ambiente; por eso tenemos que elegirlas con mucho cuidado. Si te animas a hacerlas tú mismo, debes tener en cuenta algunas cuestiones muy importantes… ¡Así quedarán hermosas!

Cuando nos mudamos o queremos cambiar el estilo de nuestro hogar, no hay nada más bonito que difrutar nuestras propias creaciones. Las cortinas son una de las cosas que podemos hacer nosotros mismos para que el salón o la habitación queden perfectos. En este artículo te contamos cuáles son los pasos necesarios para hacerlas.

Las cortinas son un complemento de nuestro hogar que viste los ambientes; por eso debemos prestarles mucha atención y elegir aquellas que mejor se adaptan a nuestro estilo. En el caso de que desees hacer tus propias cortinas, estas son las pautas que deberías seguir para conseguir resultados más que profesionales… ¡Aunque no lo hayas hecho en tu vida!

1. Elige el estilo

Hay muchos estilos de cortinas, y unas son más simples que otros. Por ello, como primera medida te recomendamos que busques inspiración en revistas o imágenes de internet… ¡O incluso en la casa de tus amigos!

Si nunca has hecho unas cortinas, te aconsejamos que elijas algo sencillo; lo mismo te recomendamos si no cuentas con demasiado tiempo libre, ya que algunos diseños te pueden llevar bastante trabajo. Para determinar las más adecuadas ten en cuenta el tipo de decoración del ambiente, cuánto tiempo pasas allí, qué te gusta y cuáles son los colores más adecuados.

2. Toma medidas

Muchas personas cometen el error de comprar las telas para cortinas antes de saber cuánta cantidad necesitan. Esto se evita tomando las medidas de la ventana y añadiendo un margen de error y de costura. De esta forma, podrás hacer el dobladillo (al menos de tres centímetros por lado) y tener más con que trabajar en caso de que lo necesites.

Un truco: las cortinas deben quedar al menos a dos centímetros del suelo si son largas o a cinco centímetros por debajo de la ventana si son cortas. Además, trata de comprar tela suficiente porque si te quedas sin material a veces es difícil conseguir el mismo tono. Incluso aunque lo encuentres, no siempre será idéntico.

3. Compra la tela

Algunas tiendas pueden ayudarte con la cantidad de tela necesaria para tus cortinas, pero siempre es mejor ir con una idea de los metros que precisas de antemano. Existen diferentes tipos de telas y todo depende del estilo o de la cortina que quieras hacer.

Entre los factores que tener en cuenta antes de comprar, debes considerar si la tela encoge al lavarla, si es fácil de limpiar o de planchar, si se puede coser fácilmente, si se pliega como queremos, etc.

colgar cortinas

4. Elige barras y anclajes

Las barras de las cortinas también las puedes comprar al mismo momento en el caso de que no las tengas. Se aconseja que sobresalgan unos diez centímetros de cada lado de la ventana como máximo.

Ten en cuenta que algunas barras muy gruesas imposibilitan mover la tela o que el color de la pintura puede no combinar con el de las cortinas.

5. Corta y cose

Por fin la parte más divertida de hacer nuestras propias cortinas: cortar y coser. Sería recomendable que tuvieses una máquina de coser en casa. Si no, puedes marcar con aguja e hilo y llevar la tela a alguien que sí tenga. ¡Coser a mano lleva mucho trabajo! Además, el hijo puede no quedar bien ajustado y descoserse enseguida.

El mejor sitio donde trabajar las telas es en una mesa o superficie plana, como puede ser el suelo o una mesa de comedor. No te olvides de hacer una bastilla o dobladillo para evitar que la tela se deshilache. Tendrán que ser de unos cinco centímetros: dobla el borde dos veces y cose todo alrededor.

6. Haz las agarraderas

Una vez que tienes los paños de las cortinas cosidos, el siguiente paso es hacer las agarraderas, es decir, lo que une permite a la barra pasar a través de la cortina. Hay muchas opciones, pero la más simple es coser trozos de tela rectangulares a la parte superior de la tela, separados entre sí unos 20 centímetros. Otros optan por colocar aros de madera o de otro material; también se puede hacer una especie de ‘dobladillo’ con la misma cortina para que pase la barra por el interior.

Antes de montar las cortinas te recomendamos que las laves y planches. Recuerda que primero estaban en la tienda, luego las has manipulado tú y quizás la has llevado a coser a algún sitio. Además, planchadas quedan mucho más bonitas.

Te puede gustar