Alfombras de piel de vaca para decorar

Maite Córdova · 28 octubre, 2018
Hay alfombras de piel de vaca tanto natural como sintética que puedes aprovechar para vestir tus espacios de una forma fácil y elegante, sin dejar de lado el toque cálido. 

Desde hace algunos años, las alfombras de piel de vaca se han incorporado, con mayor frecuencia, a la decoración. Aunque es cierto que se les suele encontrar más en interiores que en exteriores.

Una alfombra de piel de vaca es una pieza única que capta la atención desde el primer momento y que aporta mucho encanto. Sin embargo, para lucirla como es debido, debes tener en cuenta los consejos que te daremos a continuación.

Las alfombras de piel de vaca

En la actualidad, no todas las alfombras de piel de vaca son naturales. Hay una amplia variedad de modelos elaborados con materiales sintéticos de la cual elegir.

En cuanto a las diferencias entre unas y otras, hay que saber que al final todo dependerá de la calidad de fabricación, más que del material en sí.

Es decir, así como se pueden encontrar alfombras de piel de vaca sintética con características con un aspecto muy similar a las naturales de mejor hechura, hay otras cuyas características exhiben una calidad inferior.

Alfombras de piel de vaca.

Consejos para lucirlas correctamente

1. Evitar colocarle encima muebles

Ante todo, para lucir correctamente una alfombra de piel de vaca, se debe evitar colocarla debajo de un mueble pesado, bien se trate de una mesa, una silla o un mueble de almacenamiento. La finalidad de esto es:

  • Evitar que la alfombra quede oculta por el mueble u opacada.
  • No recargar el espacio y hacer que el conjunto se perciba abarrotado.

Entonces, si se desea colocar la alfombra debajo de una mesa de café, un puff pequeño o cualquier otro tipo de mueble o accesorio, lo mejor es que sea de estructura liviana. Si se apuesta por una mesa de vidrio, la alfombra quedará expuesta.

2. La mejor ubicación

En interiores, hay dos lugares en especial donde se suelen colocar las alfombras de vaca: debajo de la mesa del comedor y en la sala, debajo de la mesa de café.

Y si bien es cierto que pueden quedar bien, siempre y cuando se tenga en cuenta la recomendación anterior, no son las mejores opciones.

Las alfombras de piel de vaca lucen mucho mejor en espacios donde no hay demasiados elementos, como un pasillo, por ejemplo. Esto quiere decir que por el tipo de material la alfombra viene a ser un accesorio con mucha personalidad.

Al llamar mucho la atención, si se combina con otros elementos que tengan el mismo impacto visual, puede generar una competencia que resulta en abarrotamiento.

Ahora bien, es necesario tener en cuenta que, mientras más amplia sea la habitación donde se coloque, mejor lucirá. Un ejemplo de ello, vienen a ser las salas de estar espaciosas, en donde se coloca la alfombra de vaca en el centro sin una mesa encima.

Ubicación de una alfombra de piel de vaca.

3. Busca un estilo contemporáneo

A pesar de que la alfombra de piel de vaca puede transmitir en una primera impresión que lo más adecuado es introducirla en una decoración rústica o estilo cabaña, esto no quiere decir que sea lo mejor en todos los casos.

Hoy en día, apostar por un estilo contemporáneo puede ayudar a lograr una decoración mucho más atractiva y, ciertamente, con una menor tendencia a volverse obsoleta en poco tiempo.

No es necesario excluir los muebles que tengan un toque rústico o retro, pero sí es importante saber mantener un equilibrio entre modernidad y tradición para que la decoración se pueda percibir tanto ‘fresca’ como acogedora.

Otros estilos geniales que ayudan a lucir la alfombra de piel de vaca son el nórdico y el minimalista.

4. Elige bien el modelo y el color

No todas las alfombras de piel de vaca natural son completamente iguales. Los patrones de las manchas varían según el ejemplar, y esto, es un rasgo a tener en cuenta a la hora de introducirla a la decoración.

Si se tiene un espacio pequeño, quizás lo más acertado sea elegir una alfombra unicolor, ya que no recargará tan fácilmente el lugar. Y en caso contrario, será mejor buscar los patrones de manchas de mayor extensión para ‘vestir’ la habitación.

Por otra parte, es fundamental prestar atención a los colores de la alfombra para que pueda combinar con el resto de la decoración.

5. ¿Pieza principal o complemento?

Alfombra de piel de vaca como complemento.

A pesar de que este no parece un aspecto importante, en realidad sí lo es. Tener claro si se quiere lucir la alfombra como pieza principal o como complemento, puede ayudar a establecer el resto de la dinámica decorativa y lograr que funcione.

En caso de que se le desee dar protagonismo a la alfombra de piel de vaca, es conveniente que los muebles a su alrededor sean de líneas puras, tonos neutros y, en general, de estilo sencillo. Para complementar, se puede recurrir a los accesorios minimalistas o bien a las plantas.

Otros aspectos a considerar

Aunque estos objetos se caracterizan por ser muy resistentes y duraderos, es importante informarse acerca del tipo de cuidado que requerirá el modelo de alfombra seleccionada, para que no pierda su buen aspecto con el paso del tiempo.

Una de las principales recomendaciones es no pasarles la aspiradora con demasiada frecuencia. Para quitarles el polvo, se ha de intercalar sacudidas y pasadas de un cepillo de cerdas suaves, con la aspiradora.

Por último, ten en cuenta el siguiente consejo a la hora de adquirir un modelo hecho de piel natural: elige las pieles que tengan un aspecto más brillante, ya que esto es un indicativo de buena calidad.