Cómo insonorizar una habitación

Francisco · 27 octubre, 2018
En la vida, no hay nada mejor como llegar a casa y tener tranquilidad. Para ello, es imprescindible tener silencio; por eso, una buena insonorización te permitirá tener un espacio de paz y calma.

Para hacer frente al ruido externo, ya sea de la calle como de otro espacio colindante, te mostramos cómo insonorizar una habitación. No hay nada mejor como tener la seguridad de que al menos una zona de la casa es completamente silenciosa.

Existen diferentes fórmulas para la insonorización; sin embargo, la más eficiente es aquella que es realizada por profesionales, capaces de hacer de un espacio un completo búnker sin posibilidad de que penetre ninguna onda sonora.

Por norma general, las casas no tienen un sistema de aislamiento externo, lo que no permite la ausencia de ruidos; es decir, las estructuras no son lo suficientemente gruesas ni tampoco tienen el material aislante oportuno.

Ventajas de tener una habitación insonorizada

Insonorización en habitaciones.

Ya sea el dormitorio, el salón, el despacho o una habitación en particular, tener un espacio insonorizado te hará sentir tranquilo, simplemente por el hecho de saber que ese espacio, que consideras importante, no recibe la entrada de ningún tipo de ruido.

El silencio es muy importante para las personas. No debemos olvidar que uno de los mayores problemas de la actualidad es la contaminación acústica. Continuamente estamos siendo bombardeados con sonidos que atormentan nuestra cabeza.

Hacer de nuestra casa un espacio insonorizado es sinónimo de salud. No obstante, en el caso de que uno no se pueda costear un aislamiento completo de la casa, existe la posibilidad de hacerlo de una sola habitación.

– Recuerda, la salud ante todo.-

Proceso para insonorizar una habitación

En primer lugar, hay que identificar las zonas por donde entra la mayor cantidad de ruido; de este modo, se comenzará por solucionar el principal problema, después ya se podrá pasar a las paredes.

  • Ventanas: deben tener un cristal doble, de grosor contundente cada uno y un espacio entre medias; a su vez, el marco puede ser de PVC, metálico o madera. Siempre con un sistema de sellado que evite la entrada de ruidos.
  • Puerta: normalmente, en una casa las puertas puede ser huecas o de madera fina sin anchura; por tanto, es conveniente sustituir este tipo por una que sea de madera maciza y que selle bien al cerrar para que no penetre nada de ruido.
Puerta exterior.

Una vez que se han localizado los dos focos más importantes, hay que pasar a por el segundo ámbito de trabajo: las paredes. Para ello se utilizarán los paneles de espuma acústica:

  • Son cuadrados grandes con puntas salientes a modo de pirámides. El material es esponja hecha de PVC. Puede ser cortado y manipulado a gusto del consumidor. Reduce el ruido de entrada y elimina el eco de la habitación.
  • Existen diferentes tipos de medidas: en internet se pueden encontrar paneles grandes y pequeños. De todos modos, un ejemplo con formato estándar sería el de 30 x 30 cm, con un precio que oscila los 3-4 euros.
  • A la hora de encontrarlo es bastante sencillo. Algunas webs como Amazon ofrecen este producto a un precio bajo, lo que implica una calidad también baja; en cambio, la marca Thomann distribuye paneles de alta calidad y a un precio más elevado.
  • Otra solución sería la disposición de paneles lisos de amplias dimensiones hechos en fibra de vidrio recubierta por tela. Se mejora, así, la acústica del lugar y no permite la entrada de ruido.

Otras soluciones factibles para la insonorización

Si se quiere mejorar la insonorización, incluso habiendo puesto los paneles anteriormente nombrados, pueden utilizarse otros recursos que son más rudimentarios pero también ayudan a la insonorización.

Balcón decorado con macetas y una enredadera.

  • Cerrar bien el cajón de la persiana, por ahí entra ruido y frío. Dejando todos los huecos bien sellados se consigue bloquear la entrada de cualquier adversidad externa.
  • Plantas: se ha comprobado que la colocación de plantas de hojas anchas en la terraza o junto a la ventana en el exterior, evita la entrada de parte del ruido.
  • Si se colocan unos paneles de corcho o de fibras naturales antes que los paneles de esponja, se reduce enormemente cualquier tipo de sonido.
  • Si vives en una casa donde tu familia o compañeros de piso hacen ruido, lo mejor es llegar a acuerdos donde no haya horas de hacer ruido. 

Con todos estos pasos y junto con los materiales apropiados para la insonorización, obtendrás un aislamiento práctico y factible. Conseguirás el silencio que nuestra mente necesita.

Rougeron, Claude: Aislamiento acústico y térmico en la construcción, Editores técnicos asociados, 1977.