Cómo preparar la mesa del desayuno para tus invitados

26 marzo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Sorprende a tus invitados con una presentación del desayuno realmente interesante. Es la mejor manera de que puedan llevarse una buena impresión.

Cuando tenemos visita de amigos o conocidos en casa y, además, se van a hospedar durante varios días, es conveniente que cuidemos hasta el más mínimo detalle, especialmente con las comidas. Debemos ser buenos anfitriones y sorprenderles en todos los aspectos. Por eso, te mostramos cómo prepara la mesa del desayuno para tus invitados.

En realidad, todo esto es una puesta en escena para demostrar que te interesas por su bienestar. La mejor forma de satisfacer las necesidades de las personas es a través de la comida, de ahí la importancia de dar los mejores alimentos acompañados de una buena presentación.

No hay nada mejor que sentarse en una mesa y tener todo disponible para saciar el apetito. Eso sí, conviene que siempre esté todo en orden y que exista una correcta distribución de los alimentos por toda la mesa. Por tanto, hay que cuidar estos aspectos estéticos.

El desayuno en bandeja

Desayuno en bandeja.

La mejor manera de sorprenderles es llevándoles el desayuno a la cama. Para ello vamos a necesitar una bandeja resistente y una mesa sobre la que disponer el desayuno. Esta debe situarse próxima a la cama, ya que es mejor no cargar peso y poder colocarla a un lado para el consumo de los alimentos.

¿Qué recursos vamos a necesitar para presentar este desayuno? Tal y como hemos dicho, una bandeja amplia con mangos a los lados para poder transportarla, siendo mucho más cómodo este sistema.

Como se pretende reducir el desayuno a lo más básico, con tener un vaso de zumo, un plato con una tostada, fruta ya troceada y una taza de café es más que suficiente. No debemos recargar demasiado la bandeja y que pese en exceso, o que no entren todos los elementos.

El principal objetivo es proporcionar comodidad.

Algo sencillo también puede satisfacer

Mesa de desayuno.

Para satisfacer a los invitados no es necesario convertir el desayuno en un banquete. En realidad, con los recursos básicos puede hacerse una presentación decente y cumplir con la primera comida del día de manera saludable.

  • En el salón se puede utilizar una mesa de tamaño más pequeño de lo que puede ser la del comedor. Estamos hablando de una comida que debe ser más bien funcional.
  • El mantel puede ser de carácter informal, dinámico y no tan elegante. No obstante, también está la opción de emplear mantelitos que sustituyan al mantel y que ofrezcan mayor sencillez y reducción básica de la estética.
  • Los alimentos deben estar dispuestos en platos: galletas, bizcochos, tostadas, fruta, etc. La mantequilla o el queso mejor que estén en una tarrina o en un pequeño cuenco.
  • Por otro lado, no pueden faltar la taza con el plato y el vaso de zumo. Son dos piezas imprescindibles para conseguir un desayuno completo.
  • Finalmente, podemos terminar de decorar la mesa con un pequeño jarrón de flores que naturalice el ambiente y le dé alegría al espacio.

Un pequeño bufé en casa en una mesa del desayuno

Desayuno bufé.

Otra manera de impresionar a los invitados es mediante un desayuno donde haya variedad para elegir. Nos estamos refiriendo a lo que conocemos comúnmente como bufé libre, en el que se ofrece todo tipo de alimentos.

  • Al igual que el desayuno anterior, se van a disponer el vaso, la taza y el plato. A su vez, los cubiertos no pueden faltar: tenedor, cuchillo y cucharilla.
  • Para colocar todos los alimentos que se deseen es preferible utilizar varias bandejas funcionales y decorativas, manteniendo el orden y buscando una distribución racional y organizada. Por supuesto, no deben de escasear los alimentos que se dispongan.
  • A la hora de colocar recursos como la fruta, puede presentarse ya cortada, o simplemente en un gran cuenco con distintas piezas para que el invitado pueda escoger. Además, la fruta da color a la mesa.

Impresiónales con una mesa del desayuno en la terraza

Desayuno en la terraza.

Si quieres impresionar y utilizar un marco incomparable, la terraza es el espacio idóneo. La finalidad es que el desayuno se convierta en un momento inolvidable, siendo al aire libre y, probablemente, algo a lo que no están acostumbrados.

Para ello, lo mejor es utilizar una mesa de tamaño medio, pero, sobre todo, se debe de buscar la informalidad. En este caso hay que tratar de no engalanar demasiado y complementar la decoración de la mesa con el paisaje que se tiene enfrente.

  • Domènech Virgili, M. (2013): El protocolo y las fiestas populares. Revista Internacional de Protocolo: Ceremonial, Etiqueta, Heráldica,  Nobiliaria y Vexilogía.