Cortinas clásicas: todas las formas y estilos

17 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la técnico en Decoración de Interiores 3D Sonia Budner
Te traemos hoy los tipos básicos de cortinas clásicas, el tipo de confección que requieren, su sistema de colgado y el tipo de tejido que hay que utilizar en cada uno

Vamos hoy con uno de los elementos fundamentales en la decoración y diseño de interiores. Existen multitud de tipos, desde las cortinas de tela, los estores o los paneles orientales. Hoy nos centraremos en las cortinas clásicas de tela, sus formas, sus estilos y su tipo de confección.

En las cortinas reside la magia de vestir nuestras ventanas, de filtrar la luz y de servir como elemento unificador en el estilo decorativo elegido para cada estancia. Aportan mucha personalidad a los espacios. Por eso, merece la pena conocerlas todas y poder, así, elegir la más adecuada a cada habitación de la casa.

Para ello, queremos conocer el tipo de confección de cada cortina. Desde las más simples a las más sofisticadas, todas ellas ocuparán un lugar protagonista y realzarán cada ventana.

También hay que recordar que el tipo de confección que elijamos está directamente ligado a la clase de tejido y a la habitación que queramos decorar. No es lo mismo las cortinas de la cocina que las del salón.

Cortinas clásicas lisas

Cortinas colocadas desde casi el techo y hasta el suelo

Este tipo de cortinas se caracteriza porque no lleva ningún pliegue confeccionado, de modo que permite a la tela estirarse completamente mientras permanece cerrada una vez colgada de la pared.

De esta manera, la cantidad de tela necesaria es igual a la cantidad de metros lineales que queramos cubrir. Es perfecta para el dormitorio o combinada con otro tipo de cortina.

Este tipo de confección de cortinas clásicas se utiliza cuando queremos darles a nuestras cortinas la función de oscurecer la habitación para mejorar la calidad de nuestro descanso. Se utiliza con tejidos oscuros y opacos que no permitan el paso de la luz natural.

Cortinas fruncidas simples

colgar cortinas

Esta es la más clásica y conocida de las cortinas clásicas. Se confecciona a base de pliegues sencillos y continuos para que el resultado al colocarla sea de una pieza fruncida. Para este tipo de cortina utilizaremos el doble de longitud de la pared que queramos cubrir.

Su presencia es mucho más estética que las cortinas simples, ya que realzan la ventana y el tejido con el que se confeccionan. Es ideal para visillos ligeros y cortinas decorativas cuyo tejido sea liviano.

Tablas para cortinas clásicas

Cortina de tablas.
Cortina de tablas / ceyver.com

En este caso se confeccionan pliegues de tipo planchado a modo de tablas. Nos dan mucho juego porque podemos barajar muchas longitudes de pliegues diferentes. Dependiendo del tejido y del efecto que queramos conseguir, las tablas serán más o menos anchas.

Para telas más ligeras, optaremos por tablas pequeñas, mientras que los tejidos más gruesos y pesados son perfectos para tablas más anchas. En este caso necesitaremos también el doble de tela de la longitud total de la cortina una vez tableada.

El ollao, el rey de las cortinas clásicas

Cortinas con ollaos.
Cortinas con ollaos / lunatextil.es

Los ollaos se refieren a los aros metálicos de la cinta deslizante que agregaremos a nuestro tejido de cortina. Estos aros permiten un perfecto deslizamiento por la barra de la cortina. En este caso es necesaria la barra de cortina, metálica o de madera, y no podremos utilizar los rieles.

Su ventaja principal es que podemos encontrar una gran variedad de cortinas ya confeccionadas en el mercado con este sistema de ollaos incorporado, ya que suelen tener la medida estándar de las ventanas.

Para ventanales más grandes, se requieren al menos cuatro cortinas de las ya confeccionadas en tiendas, o deberemos recurrir de nuevo a la confección a medida.

Las ondas

Texturas de las cortinas.

Este tipo de cortinas clásicas está basado en el mismo principio que los ollaos, pero, en este caso, se prescinde de los aros metálicos. El resultado nos encanta porque resultan sofisticadas y muy elegantes. Puede utilizarse también el sistema de rieles para colgarlas de la pared.

Decídete por unas cortinas clásicas

Cortinas clásicas.

Ahora que conoces los tipos de cortinas clásicas más básicos y su confección, solo tienes que dedicarte a elegir la tela perfecta. Analiza el estilo decorativo que estás utilizando en la estancia y combina el color de las cortinas con el resto del espacio.

Recuerda que la elección de tus cortinas dice mucho sobre ti y tu personalidad. Las cortinas son elementos muy prácticos a la hora de agregar o contrarrestar el color de la habitación. Si quieres conseguir un estilo clásico, es mejor que te decidas por las cortinas fruncidas simples.

Si el estilo decorativo de la habitación es más contemporáneo o sofisticado, no dudes en decidirte por unas ondas, los ollados o unas tablas. Agregarán ese toque de elegancia que buscas en tu casa.