Diseña una zona de estudio bien organizada

8 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la interiorista Goretti Ayubes
Cómo iluminar, qué silla escoger, dónde instalar el ordenador... Te damos las claves para que crees en casa una zona de estudio práctica y confortable.

A la hora de diseñar una zona de estudio organizada, lo ideal es disponer de una estancia independiente de la casa donde poder situar este espacio tan funcional.

Una inteligente distribución del mobiliario y el resto de elementos decorativos te permitirá darle a este espacio una atmósfera tranquila que te ayude a concentrarte en las diferentes tareas.

Zona de estudio organizada, buenas ideas

El lugar más adecuado

Crear una zona de estudio en una habitación.

Escoger un lugar tranquilo, poco transitado y, sobre todo, que tenga luz natural es muy importante. Una habitación de 8 o 10 m2 será suficiente para albergar un despacho o biblioteca.

También es buena idea habilitar un pequeño rincón de estudio en una estancia cualquiera de la casa. En este caso, el salón, el dormitorio y la habitación juvenil serían las más indicadas.

Accesorios básicos

Además de una mesa de trabajo y una silla, si dispones de una pequeña estantería, una mesa para el ordenador y un módulo con ruedas (que puedas colocar debajo de la mesa), conseguirás una zona de estudio muy práctica y ordenada.

Te recomendamos también que, para el almacenamiento de papeles, cuadernos, carpetas, utilices cajas apilables de metal, plástico o cartón ya que te serán muy útiles para organizar el trabajo.

Zona de estudio bien iluminada

Zona de estudio organizada con lámpara puntual

Este rincón necesitará siempre una luz puntual sobre la mesa. La mejor opción es colocar un flexo de brazo articulado con una bombilla que no supere los 100 w para no molestar la visión.

Si te interesara colocar un escritorio integrado en el salón o en el dormitorio principal, es mejor elegir una lámpara de mesa con pantalla de tela o de fibra natural que puedas combinar con el estilo decorativo de la habitación.

Elegir la mesa para la zona de estudio organizada

Las medidas más cómodas para colocar el ordenador y disponer de una buena superficie de trabajo son 120x70x75 cm. Esto te permitirá trabajar con mayor comodidad.

Si quieres aprovechar al máximo el espacio, puedes optar por una mesa rinconera que podrás hacer a medida con una plancha de DM y unos caballetes. No te olvides de incorporarle cajones o alas extraíbles. ¡Verás qué bien te queda!

Escoger el tipo de silla

Si trabajas a diario y durante muchas horas, lo más indicado es que utilices una silla ergonómica con altura regulable; esto te evitará tener a la larga problemas de espalda.

Los modelos giratorios con el respaldo alto resultan muy cómodos. Es recomendable también que el asiento se encuentre unos 48 cm sobre el nivel del suelo y que tenga unos 45 cm de ancho.

Zona de estudio en espacios difíciles

Zona de estudio bajo las escaleras.

Hay muchos rincones difíciles en la casa en los que podemos crear una pequeña zona de estudio organizada. Entre ellos, encontramos los rincones abuhardillados, el hueco de una escalera y los recibidores de planta irregular, por ejemplo.

En estos casos, lo mejor es encargar un mueble a medida, ya sea en madera o en pladur, ¡tú decides!. Esta solución, además de resultar muy decorativa, permite aprovechar mejor el espacio disponible con las divisiones que más te convengan: estantes, cajones o puertas.

Crear una librería

¿Sabes cuál es el lugar más apropiado para situar una librería en una zona de estudio? Te sacamos de dudas: prueba a colocarla detrás de la mesa de escritorio.

Así, los libros de consulta, los archivadores y las carpetas estarán siempre a mano y te será más cómodo consultarlos.

Para aprovechar más el espacio, puedes colocar una librería de obra que ocupe todo el tramo de pared más cercano a la mesa de trabajo. Si, además, la pintas de un color claro o del mismo tono de los paramentos, resultará más ligera.

Acertar con el color

Escritorio minimalista y rústico.
Escritorio / pinterest.es

Los tonos suaves deben ser los protagonistas de tu zona de estudio. Es importante evitar las estridencias, tanto en la pintura de las paredes como en las telas de tapicerías y cortinas.

Las tonalidades demasiado intensas o los colores muy fríos no invitan a la concentración ni al trabajo. En cambio, acertarás si te decides por la gama de los crudos, el amarillo pálido o el verde pastel, ya que son tonos relajantes y envolventes.

Esperamos haberte ayudado con buenas ideas para que puedas crear una zona de estudio organizada. Ahora solo falta que te decidas a diseñarla. ¡Verás qué bien te queda!