Ideas para decorar una biblioteca infantil

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la arquitecta de interiores Raquel Sánchez el 8 abril, 2019
Arantza Martín · 8 abril, 2019
Las bibliotecas de los más pequeños deben estar decoradas acorde a ellos, para que de esta manera consigamos captar su atención y que quieran volver.

Una biblioteca infantil debe ser un lugar que los niños quieran visitar habitualmente, pues eso significará que tienen un gusto por la lectura y los libros, aspecto muy importante en su desarrollo personal e intelectual.

El primer aspecto que debemos tener en cuenta para hacer llamativa la biblioteca infantil es su decoración. Decorar una biblioteca infantil no es sencillo, pues como hemos dicho, necesitamos que sea llamativa y con muchos detalles para los más pequeños.

Para ello, podemos contar con materiales muy sencillos de conseguir y de manipular. A continuación te dejamos varias ideas para decorar una biblioteca infantil y… ¡qué comience la lectura!

En cuanto al mobiliario

Aunque a primera vista pueda parecer que no es necesario utilizar mobiliario específico, si tienes oportunidad, te recomendamos que lo adquieras.

Mesas y sillas

Mobiliario infantil de colores.

Una biblioteca infantil puede agrupar a niños de franjas de edades muy diferentes, por lo que puedes adquirir mesas y sillas de diferentes tamaños y colores. En cuanto a las mesas, puedes escoger dos formas diferentes:

  • Unas de tipo redondeado, para que todos los niños puedan sentarse juntos a realizar actividades grupales.
  • Otras individuales para realizar otro tipo de actividades.

También es aconsejable contar con mesas y sillas de diferentes alturas, para que los niños se sientan cómodos y confortables en el espacio dependiendo de su edad.

En función del espacio, puedes contar con dos mesas para niños de entre tres y cinco años, otras dos para niños de entre seis y ocho años, y otra para mayores de nueve años. Si compras las mesas de distintos colores y tamaños, cada niño se sentirá identificado desde el primer momento con su espacio.

Un espacio para los más pequeños

Dormitorio infantil ordenado.

Los niños menores de tres años también pueden y deben ser usuarios de las bibliotecas, y por consiguiente, se debe contar con un espacio especial para ellos.

El mobiliario con el que se debe contar es: una alfombra para que puedan gatear y andar a su gusto, varios cojines para su comodidad, cubos donde guardar los libros, juguetes lúdicos etc.

Especial importancia a la accesibilidad

Estanterías infantiles.

A la hora de decorar una biblioteca infantil, además de que el resultado sea una decoración llamativa y bonita, se debe buscar también la accesibilidad de los más pequeños a los libros.

Para ello, deberemos incorporar estanterías con pocas baldas para que sean capaces de llegar a todos los libros, colocando los de mayor edad en la parte superior y los más pequeños en la inferior.

También podemos contar con expositores de ambas caras para poder colocar los libros que se quieran destacar por algún motivo en especial e, incluso, mesas que decoradas hagan la función de expositores.

Si quieres utilizar un tipo de decoración más novedosa y no darle tanta importancia a las estanterías, puedes utilizar cubos como estanterías. Si tu presupuesto no es muy elevado, servirán también cajas de fruta decoradas y pintadas.

En cuanto a la decoración de las paredes

A la hora de decorar una biblioteca infantil, los niños se fijarán más en la decoración de las paredes que en el mobiliario.

Para decorar las paredes no es necesario utilizar materiales especiales, difíciles de encontrar, o con un precio elevado, sino todo lo contrario: papel pinocho, folios, pinturas, pegamento… en definitiva, material escolar al alcance de todos.

Murales con personajes de libros

Murales de personajes infantiles.
Murales infantiles / muralesycuadros.com

Esta opción es una de las mejores para decorar una biblioteca infantil, pues pueden ser los propios niños los que hagan los murales utilizando como materiales una cartulina y pinturas de colores. Estos murales pueden ser cambiados cada cierto tiempo para que más niños puedan participar, y los libros sean más variados.

El árbol de los cuentos

Árbol para libros infantiles.
Árbol infantil / eraseunavezqueseera.com

Otra alternativa, en esta ocasión para utilizarla de forma permanente, que se puede utilizar es la creación de un árbol de grandes dimensiones con varias ramas en las que poder colocar libros incluyendo un pequeño estante fijado en la pared.

El árbol es posible hacerlo con papel pinocho o cartulinas, y solamente tendrás que adquirir las estanterías para colocar los libros.

Hora de la imaginación

Tantos libros y tantos personajes infantiles ofrecen un sinfín de posibilidades para decorar las paredes del espacio. Tan solo te aconsejamos ir variando la decoración y tener en cuenta que esta sea llamativa para los más pequeños.