La silla Panton: plasticidad y dinamismo

Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
17 junio, 2019
Uno de los recursos decorativos que mayor difusión ha tenido en el mundo del interiorismo ha sido la silla Panton.

A lo largo de la historia del interiorismo, han destacado numerosos diseños de muebles que han marcado un antes y un después en el mundo de la decoración. Este es el caso de la silla Panton: plasticidad y dinamismo.

La silla Panton, también conocida como “S Chair” es considerada una obra maestra del danés Verner Panton al ser la primera silla fabricada completamente de plástico en una sola pieza. Se caracteriza por su sinuosa forma en S y por la brillantez de sus colores.

Esta creación es uno de los diseños de muebles más fascinantes del siglo XX. A pesar de su considerable antigüedad, esta atemporal silla aún se ve extravagante e intrigante; lo que la convierte en un excelente complemento para cualquier interior moderno o clásico.

La silla Panton, todo un desafío para la gravedad.

Los años 60: el auge del diseño

Silla panton de plástico rojo

Esta moderna silla fue creada por el diseñador Verner Panton en la década de 1960. Se trata de un periodo de cambios sin precedentes, lleno de trastornos políticos, sociales, culturales y, por supuesto, estéticos.

Todos estos movimientos dejaron su huella en el mundo del diseño, dando pie a nuevas formas de pensar y liberando una creatividad nunca imaginada.

A todos estos cambios sociales hay que sumar el gran progreso tecnológico desarrollado durante estos años, que fomentó un espíritu optimista que animaba a la sociedad a que “todo es posible”. Precisamente, ese fue el lema de toda una generación dedicada a las artes y el diseño.

A raíz de esta nueva mentalidad se desarrolla toda una demanda de nuevas formas imaginativas, colores brillantes y, a su vez, nuevos materiales.

Existe todo un movimiento que se revela contra todos aquellos valores que estaban establecidos y los sustituye por otros, como el progreso y el diseño.

Dentro de este contexto de cambio surge un movimiento cultural asociado al pop art, que reivindica una nueva estética, efímera y producida en masa.

La importancia de la variedad cromática en la silla Panton

Colores de las sillas Panton.

El uso de nuevos materiales sintéticos hizo posible la producción masiva de muchos productos más baratos. El propio Panton se aseguró de que su silla se produjera en un arco iris de colores, para que su consumidor pueda elegir el color perfecto.

De esta manera, la gente desechó la idea de adquirir muebles para toda su vida y empezó a seguir las modas actuales que los diseñadores proporcionaban. El resultado fue el auge del diseño.

La vanguardia del diseño

Sillas Panton rojas.
Sillas Panton / latienda.monty4.com

La silla Panton es un fiel reflejo de la mentalidad del diseño experimental de estos años:

  • Su futurista diseño y sus innovadores materiales han situado a esta silla como uno de los mejores referentes en la historia del diseño.
  • Forma original que irradia dinamismo y elegancia a partes iguales. Aunque la silla parece una obra maestra del arte moderno, es completamente funcional y muy cómoda.
  • Su estructura está diseñada de tal modo que coincide con las curvas de un cuerpo humano. La forma perfecta de la silla, sin juntas, la hace muy robusta y estable. La silla está moldeada por extrusión en una sola pieza.
  • Su forma en voladizo hace que se pueda apilar, lo que facilita su almacenamiento. La apariencia general de la silla la hace especialmente atractiva. Incluso hoy, más de cinco décadas después de su creación, la silla Panton no ha envejecido, sino que se ve fresca y contemporánea.

Las repercusiones de la silla Panton

Historia de la silla Panton.
Silla Panton / vitra.com

El diseño de la silla no dejó indiferente a nadie; la originalidad de sus formas y la ligereza de su material generó mucho revuelo, tanto en el mundo del diseño de interiores como en el de la moda.

Este hecho ha provocado que encontremos esta pieza en muchas colecciones de museos y como referente de diseño en revistas de decoración.

Aunque la silla Panton siempre contó con el reconocimiento de diseñadores, hecho por el cual ha recibido premios internacionales, no se puede negar que en los años 90 experimentara un segundo auge, especialmente en el ámbito de la moda y de los medios de comunicación.

Durante esta década, la silla ganó gran popularidad, siendo considerada como la silla más sexy del mundo gracias a su aparición en la portada de Vogue con Kate Moss sentada sobre ella desnuda, en la famosa fotografía de Nick Knight.

A día de hoy, la silla Panton se ha reinventado gracias a una nueva tecnología que permite que su producción sea más económica y accesible para cualquier bolsillo.

  • Pesudo Chiva, María Carmen: Formas curvas alabeadas, Cultivalibros, 2009.