Papel pintado: ventajas e inconvenientes

27 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la interiorista Goretti Ayubes
Te aseguramos que no hay rincón de la casa que se resista al poder del papel pintado. ¿Te gusta la idea? Seguro que sí. ¡Continúa leyendo!

Por su gran versatilidad, el papel pintado puede emplearse en cualquier estancia de la casa, ya sea en el salón o en el baño porque proporciona variedad y color a las paredes del hogar, ayudando a crear un estilo propio.

Si en España durante el boom del papel pintado, en la década de 1960, se empapelaban todas las paredes de una estancia sin excepción, la tendencia actual es más selectiva, procurando empapelar solo una estancia o una pared determinada.

De este modo, gran parte de la recuperación del papel pintado se debe a las mejoras técnicas que ha experimentado su acabado a lo largo de estos años, lo que facilita su manejo y colocación.

Papel pintado, últimas tendencias

Techos con papel pintado.
Techos con papel pintado / pinterest.es

El uso del papel pintado para decorar paredes permite ser tan creativo como con la pintura. De estilo sobrio o de gran impacto visual, se comercializan papeles con estampados clásicos, naïfs, rayados, floreados o de figuras geométricas.

Según la textura, los motivos o las tonalidades que se elijan, se podrá modificar la percepción, el ambiente y estilo del espacio redecorado; de esta forma, podremos simular efectos visuales muy interesantes.

Si con un papel de rayas se puede ampliar visualmente una estancia, con otro de motivos grandes o texturado se consigue hacer más acogedor el espacio.

Del mismo modo, si se eligen colores llamativos, se puede dar mucha vida a una habitación que a priori no ofrecía grandes posibilidades decorativas y conseguir que transmita un ambiente fresco y juvenil.

De todas maneras, a la hora de elegir un papel pintado, hay que pensar que con él se creará un determinado marco decorativo que debe compensarse y equilibrarse con el resto de recursos decorativos de la estancia.

Así, por ejemplo, se debe tener en cuenta que, cuanto más llamativo sea el papel, más destacará en detrimento del mobiliario u otros objetos decorativos.

Probar con una muestra

Papel pintado de colores neutros para habitación de niña

Para confirmar que el papel elegido es el adecuado, te aconsejamos pedir una muestra lo más grande posible (algunas tiendas te permitirán llevarte a casa el rollo entero).

Si el modelo tiene rayas o dibujos, lo mejor es pedir varias repeticiones del motivo decorativo. Ya en casa, sujeta la muestra con chinchetas en la pared correspondiente y comprueba que el efecto que crea el papel en la estancia y bajo la luz natural y artificial es el deseado.

Esta acción es conveniente hacerla, ya que un color o estampado aparentemente suave a priori podría abrumar posteriormente cuando se vea aplicado en las cuatro paredes de una habitación. Así que no lo dudes y haz el muestreo las veces que hagan falta.

Papel pintado: ventajas e inconvenientes

Papel pintado del dormitorio.
Papel pintado / papelesdelos70.com

¿Todavía estás dudando si utilizar esta opción decorativa que te proponemos? Pues vamos a ayudarte a salir de dudas.

Ventajas

  • Sencillo y rápido de colocar, el papel pintado tiene además la ventaja de la facilidad de su mantenimiento. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no todos tienen la misma calidad.
  • Tú mismo puedes empapelar tu vivienda sin que ello entrañe grandes dificultades. Siguiendo las instrucciones y dotándote del equipo adecuado, podrás conseguir acabados casi profesionales. Eso sí, algunas paredes irregulares o algunos estampados exigen más atención y experiencia que otros.
  • Empapelar es la opción más rápida para transformar una estancia. En menos de un día se puede modificar el ambiente de una habitación sin necesidad de grandes reparaciones. Basta con colocar un estampado de aire étnico, rayado o de colores para conferir a la habitación un carácter propio.
  • Tenemos que decirte también que además de ser una solución estética, el papel es un recurso muy práctico para ocultar manchas de suciedad en la pared; sin embargo, no nos valdría para disimular imperfecciones de mayor envergadura, como las grietas.
  • El papel pintado añade una protección a la pared superior a la que se consigue con la pintura. Su facilidad de mantenimiento, hace que incluso se pueda lavar. Ten en cuenta, también, que se puede conservar en buen estado entre cinco y diez años.

Y los inconvenientes

  • A las ventajas citadas se oponen algunos inconvenientes inherentes a este tipo de revestimiento. El más elemental es que, al tratarse de papel, puede rasgarse con facilidad. Por ello, si es la primera vez que se empapela, se recomienda utilizar un papel de calidad.
  • Tenemos que decirte que  el papel pintado tiene un coste alto, así que piensa bien en qué estancias de la casa vas a utilizarlo y la técnica que utilizarás para colocarlo, ya que serán dos premisas fundamentales para no desperdiciar papel.
  • Los papeles baratos que se encuentran en el mercado suelen ser finos y al encolarlos se humedecen y es más fácil que se rompan por lo que debemos tener especial cuidado en su manejo y colocación posterior.
  • Antes de cambiar la decoración de una estancia empapelada, hay que arrancar el papel existente para que la superficie de la pared quede lisa. Para ello, se puede utilizar agua y jabón o desencoladoras a vapor. Esto podrá atrasarnos el trabajo.
  • Por otro lado, si la pared presenta humedades, deben tratarse previamente con un producto antihumedad para evitar que la mancha que produzca pueda ahuecar e incluso deshacer el papel pintado.

Después de lo que has leído, ¿cómo no vas a probarlo?