Se llevan los tejidos de cuadros: ¿sabes cómo usarlo en la decoración?

Mónica Heras Berigüete · 19 noviembre, 2018
Los tejidos de cuadros están arrasando en decoración y tu casa también puede estar a la última. ¿Te animas?

Te hemos estado hablando de las tendencias que vendrán pisando fuerte el 2019. Una de ellas serán los tejidos de cuadros, que no solo han inundado las pasarelas, sino que han llegado hasta nuestros hogares en forma de cojines, sillones o ropa de cama.

El reto viene en saber cómo usarlos, con quién combinarlos y dónde aplicarlos. Así evitarás darle a tu casa un regusto a rancio en lugar del punto trendy que buscamos. ¿Estás listo para dejar que el tartán decore tu hogar?

Tipos de tejidos de cuadros

Hay muchos estilos y diversas formas en las que podemos encontrar los cuadros según su forma y su colorido. Los más sorprendente es que dependiendo de cómo sean estas variables le daremos un aire atrevido o suave a nuestra decoración. La tendencia retro ha hecho que estos grandes clásicos vuelvan para hacernos redecorar nuestras vidas.

Rebeldía British

Tela de cuadros.

Si piensas en el movimiento punk vendrán a tu cabeza esas faldas plisadas con tartán en rojo y azul y los pantalones ajustados con el mismo estampado. Sin duda es uno de los sellos de identidad de esta corriente y no hay más que recordar a la diseñadora Vivienne Westwood para dar muestra de ello.

Si eres un rebelde con una causa clara, anímate a que, como mínimo, los cojines de tu salón se pongan cresta, aunque una de las tendencias más rompedoras, son las paredes a cuadros… ¿Cómo te quedas?

Romanticismo French

Pero si lo tuyo va más por un estilo clásico, femenino y con inspiración campestre, déjate seducir por el vichy. Este tejido de cuadros de dos colores, tan típico en los años 60 también puede decorar tus espacios. Utiliza dos colores y resalta con piezas lisas del color predominante. Incluso puedes añadir otro estampado siempre y cuando vaya en las misma tonalidades.

Un color a cada estilo

  • Rojos y verdes para crear ambientes rústicos.
  • Azul con amarillo y verde, te meterá en la máquina del tiempo. Es súper retro.
  • El vichy en tonos pastel si lo tuyo son los espacios acogedores y hogareños.
  • En azul claro y mezclado con tonos tostados para recrear la calidez nórdica.

Dónde puedo poner los tejidos de cuadros

Sofá

Sofá de cuadros.
Sofá de cuadros / pintores-decoradores.com

Un gran sofá en tonos marrones, tierra y ocre hará de tu casa un lugar muy cálido. Si no quieres caer en lo clásico añade muebles escandinavos, rectos y sencillos. Contrarrestan con la potencia visual de los cuadros.

Otro gran acierto es que añadas una butaca orejera en tonos rojos, el clásico escocés de toda la vida. Esto lo convertirá en el protagonista absoluto y todas las miradas se irán a él, así que añade cojines lisos o uno haciendo contraste en los mismos colores pero con cuadros distintos.

Cojines

Puedes combinar algunos cojines con tejidos de cuadros mezclando colores formas, pero que no sean demasiados para no saturar. Añade algunos en colores lisos y en colores neutros. Verás lo bien que le sienta este contraste a tu salón.

Cortinas

¿Qué no te atreves? Seguro que sí. Hay unos modelos preciosos de cortinas y puedes optar por elegir cuadros grandes y en tonos claros de verde, beige, azul o amarillo. Eso sí, olvídate de poner más estampado como este en el resto de la habitación, porque sería un total desastre estilístico.

Paredes a cuadros

Papel de pared a cuadros.
Papel de cuadros / eltallerdecarola.com

El papel pintado sigue siendo tendencia y los hay con tejido de cuadros en casi todos los tamaños, formas y colores. Puedes ponerlo en una sola pared, la del cabecero de tu cama, por ejemplo.

A nosotros nos encanta combinado: la mitad de la pared hacia abajo de tablones de madera y hacia arriba con papel. Es perfecto para un comedor, verás que le da un rollo muy vintage y lleno de personalidad.

Otras aplicaciones

Puedes llevarlo a tu ropa de cama o a la mesa en mantelerías y vajillas. Hay pantallas para lámparas e incluso puedes forrar tus muebles en un DIY de lo más entretenido.