Suelos claros u oscuros, ¿con qué combinarlos?

24 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Es importante estudiar el tipo de suelo que se va a escoger; de ello dependerá la decoración que dispongamos en el ambiente.

Posiblemente, estés estrenando piso y no sepas aún la línea decorativa que vas a seguir. Es primordial que exista una relación adecuada entre los recursos. Por eso, interesa que se haga un estudio de los suelos claros u oscuros y con qué combinarlos.

Dependiendo de una tipología u otra se procederá a la elección de los elementos que conformen, así, un ambiente decorativo determinado. La relación cromática va a ser el principal punto a trabajar, ya que será esa la fórmula con la que establecer adecuadamente el vínculo con el suelo.

¿Cuántas variedades existen? Un número indefinido. Podemos fijarnos tanto en el material como en el propio color; por tanto, la elección que hagamos ha de ser meditada y siendo conscientes del procedimiento que realizamos para conseguir una armonía estable en el espacio.

Suelos claros u oscuros: ¿cuáles son los principales tipos?

Tonalidad de los tipos de suelo.

No cabe duda de que la elección que hagamos del suelo ha de ser la más certera. Debemos observar la importancia del tipo de mobiliario que tenemos o que vamos a escoger, el estilo decorativo que deseamos alcanzar y la sensación que queremos generar en el ambiente.

Normalmente, se suele escoger el parqué como suelo cómodo, cálido y de tono apacible. Con él encaja todo a la perfección y suele gustar mucho. Eso sí, existen muchas tipologías, tanto oscuras como claras. Es ahí donde debemos incidir para saber elegir la tonalidad adecuadamente.

Por otro lado, está la cerámica. Dentro de este ámbito existen variedades de todo tipo y con tonalidades graduales: desde un color blanco intenso a un negro profundo. Todo dependerá de la habitación donde vaya dirigida la cerámica y su finalidad.

El suelo no es solamente lo que pisamos, sino un complemento para la decoración.

Suelos claros: principales ejemplos y características

Suelos claros.

En el caso de que te decantes por un suelo de tonalidad clara, es importante saber cuáles son las tipologías, los principales ejemplos y qué características poseen. De esta manera, puedes esclarecer más tus ideas en torno a la elección que quieras hacer.

  • El color blanco siempre va a ser un clásico de los colores para el suelo. Sin duda alguna, la cerámica de esta tonalidad es útil para las cocinas y los cuartos de baño. Sí que es cierto que muchas viviendas también lo escogen para el resto del piso, pero no es tan recomendable.
  • La madera de tono pardo u ocre puede ser muy interesante para salones, pasillo y dormitorios. Desprende cierto confort y suavidad en el ambiente gracias a que es un soporte factible para poder colocar elementos decorativos sobre él.
  • ¿Existe la posibilidad de tener un suelo claro que no sea ni el blanco ni el terroso? Está la posibilidad del gris, aunque guarda cierta proximidad con el blanco. Se han llegado a ver, incluso, el verde agua, el azul cielo y el salmón, todos ellos de apariencia muy clara.
  • Por supuesto, este tipo de suelos favorece la iluminación y mejora la calidad decorativa del ambiente.

Las particularidades de los suelos oscuros

Suelos oscuros.

A diferencia del caso anterior, los oscuros producen un efecto completamente distinto en el ambiente del hogar. Suelen ser muy utilizados en espacios públicos, sobre todo en halls de hoteles, instituciones, centros comerciales, etc.

¿Qué proporciona en el lugar? Cualquier tonalidad oscura produce las siguientes sensaciones: estabilidad, seriedad, seguridad y distensión. Estamos hablando de un concepto decorativo que favorece la sensación de bienestar y, quizá, no ilumina tanto el espacio.

El marrón oscuro es de los más utilizados, sobre todo a través del parqué. Sin embargo, hay otras posibilidades, como el gris, el negro o el azul ultramar. Todos ellos favorecen la combinación y la sintonía decorativa; de hecho, no generan tensión.

Con un suelo oscuro se fomenta la seriedad en el ambiente.

¿Con qué combinar estos suelos?

Combinación de los suelos claros.

Los recursos decorativos que pueden utilizarse para la combinación de estos suelos deben estar en sintonía estética y produciendo un contraste cromático. En otras palabras: hay que buscar ciertos colores que se complementen pero que, a su vez, puedan resaltar.

Por ejemplo, si escogemos un sofá sobre un suelo oscuro, lo ideal es que tienda a ser más claro. No tiene que ser necesariamente de color blanco, pero sí gris claro para que el contraste sea gradual.

De la misma manera podríamos hablar de un suelo claro, habría que amueblar con recursos oscuros. En definitiva, ahora es cuando entendemos las características de los suelos claros y los oscuros.

  • Gilliatt, Mary: El libro de la decoración, Círculo de lectores, 1987.