Suelos de cerámica para toda la casa

Yamila Papa · 3 junio, 2018
¡Olvida el concepto de que los suelos cerámicos son fríos! Hay una amplia gama donde elegir, conoce todos los tipos.

Una de las preguntas que más nos hacemos cuando tenemos que cambiar los pisos en casa es: suelos de cerámica o de madera. La elección es un factor fundamental ya que puede definir el estilo de los ambientes y otras cuestiones del día a día como puede ser la limpieza o el mantenimiento.

¿Qué pasaría si decides usar suelos de cerámica en toda la casa? ¿Te animas? ¡Quedará más que bonito y sobre todo, moderno!

¿Por qué elegir suelos de cerámica?

Las dos principales características de los suelos de cerámica son: durabilidad y resistencia. En estas épocas donde el factor ‘para siempre’ no parece ser la norma, podemos pensar en un material que soporte el paso del tiempo y nos permita hacer muchos cambios de mobiliario y decoración sin problemas.

Suelo cerámico para el salón.

Claro, porque la cerámica es muy versátil y se adapta a la mayoría de los estilos decorativos que conocemos (o incluso que puedan llegar a surgir).

Lo mejor de todo es que siempre tenemos la posibilidad de darle un cambio de aspecto. Podemos colocar una alfombra o tapete, o incluso una lámina autoadhesiva de un color distinto.

Si elegimos un color neutro que se pueda combinar con varios tonos, no hará falta cambiar o añadir nada. ¡Perfecto si somos de aquellos que nos aburrimos de los muebles o de la pintura de la pared!

Los suelos de cerámica pueden servir tanto para ambientes interiores como exteriores, sobre todo terrazas, patios y balcones.

Zonas para suelos cerámicos y características

Las zonas más frecuentadas o con mayor movimiento (entre ellas pasillos, cocinas o salas) no mostrarán signos de desgaste, cambios de temperatura o de humedad. Por este motivo también se puede colocar en el baño o el lavadero.

Baño con suelo de cerámica.

En cuanto a limpieza, no hay quien le gane. Se puede barrer, aspirar en pocos minutos, ya que su textura lisa nos hace mucho más fácil el trabajo. Por ello, en áreas donde la suciedad está a la orden del día, como en la cocina, resulta perfecta.

Claro que no todo es ideal en la elección de la cerámica. A diferencia de la madera, este material no es un gran conductor del calor. Por lo tanto, en las habitaciones o en el salón, quizás no ofrezcan el confort que estamos buscando. Quizás para contrarrestar esa sensación ‘fría’ podemos colocar pequeñas alfombras a los laterales de la cama.

¿Suelos de cerámica en toda la casa?

Hasta hace un tiempo, la cerámica era para el baño y la cocina, o para la terraza. No era muy habitual verla en las habitaciones, comedores, salones o recibidores. ¡Pero eso ha cambiado!

En parte porque se desea aprovechar todas las ventajas de este material y además porque suele ser más asequible que otro tipo de suelo, como por ejemplo los revestidos en madera.

Salón con suelo de cerámica.

Y no debemos pensar que por elegir suelos de cerámica todos los ambientes quedarán iguales. ¡Podemos diferenciar según el ambiente! Hay miles de diseños disponibles, pensados para que podamos reinventar una habitación sin tocar los pisos.

Existen suelos de cerámica que imitan a la naturaleza o al mármol. Otros son similares a la madera o a la piedra (en diversos tonos) y también en tonos neutros como el gris o el tiza para que cualquier mueble o accesorio que le pongamos encima queden perfectos.

Las cerámicas pueden servir para diferenciar ambientes si nuestra casa es tipo ‘loft’ o lograr que un hogar parezca más grande y luminoso al elegir tonos claros.

Cuando elijas los suelos de cerámica te recomendamos que no tomes la decisión únicamente pensando en el hoy, sino que proyectes a futuro. No sabes si en los próximos años quieres remodelar la casa, comprar muebles nuevos o pintar las paredes de un color opuesto al que está ahora.

Por lo tanto, un consejo: compra suelos de cerámica neutros, que se adapten a cualquier ocasión y que puedan verse bien con todos los estilos decorativos.