Las telas: claves para aprender a combinarlas

Este artículo ha sido escrito y verificado por la interiorista Goretti Ayubes
Gracias a su variedad y versatilidad, las telas tienen el poder de crear y transformar todo tipo de ambientes. Vamos a darte algunas claves para que las puedas combinar y las utilices como un recurso para armonizar y contrastar tu casa.
 

Las telas tienen un importante papel en el esquema de color de una estancia. Lisas o estampadas, a cuadros o a rayas, en cortinas, colchas o cojines enriquecen el espacio y aportan calidez.

Tenemos que decirte que pueden influir poderosamente en el resultado de un esquema de color determinado. Esta premisa las hace claves en la decoración del hogar.

Son, por tanto, un excelente recurso para dar mayor sensación de acabado a la decoración de tu vivienda. Por eso, es muy importante saber combinarlas correctamente.

Las telas. Color y variedad

Tela de cáñamo.

Es fundamental saber que los textiles de una casa no solo aportan color, sino también variedad dentro de un mismo tinte mediante sus dibujos y texturas que modifican el efecto que produce cada tonalidad.

Cuando se prefiere romper la uniformidad de manera sutil, la opción adecuada es elegir telas en las que el color de contraste esté en muy pequeñas cantidades, por ejemplo, en diminutas motitas o rayas.

En cambio, unos cuadros o unos rombos grandes dan a la tela una presencia más relevante. Por eso, es tan importante saber elegir la opción que se adapte mejor a las sensaciones que queramos transmitir.

 

Los estampados. Una decisión importante

Tela japonesa.

Es clave saber que los estampados coloridos dan mucha vida a un espacio. Cuando se utilizan, siempre debe tenerse en cuenta el resto de colores de la estancia para que estos armonicen o contrasten acertadamente.

Hay que tener en cuenta que los diseños con motivos pequeños pierden fuerza a no ser que sus colores sean muy llamativos. Sin embargo, los motivos de gran tamaño resultan acogedores, eso sí, ¡ten cuidado!, porque a veces pueden convertirse en el centro de atención.

Los estampados también combinan entre ellos, siempre y cuando pertenezcan a una misma gama de colores o repitan el mismo diseño, por ejemplo, invirtiendo colores. Esta opción da resultados muy interesantes.

¿Cómo coordinar las telas?

Seguramente, en alguna ocasión, te habrás planteado cómo puedes coordinar las telas según sus colores, texturas y estampados. No te preocupes porque vamos a guiarte para que seas un experto.

Blanco y crudo: una elección segura

Telas para cojines.

Tienes que saber que aplicados en tapicerías y cortinas consiguen multiplicar la luz y agrandar el espacio. De este modo, coordinar las telas del salón o el dormitorio en estas tonalidades ayuda a crear ambientes luminosos y tranquilos.

 

¿Y cómo crear puntos de luz que rompan con esta uniformidad? Pues muy fácil, las telas en tonos tierra proporcionan en los complementos el toque de color perfecto.

Coordinados tono sobre tono

A la hora de coordinar tapicerías y complementos, puedes elegir telas de una misma paleta de color y jugar a combinar telas lisas y estampadas, dentro del mismo grupo cromático.

Te vamos a dar una pista que te será útil, puedes tapizar una butaca con tela estampada, siempre que el fondo del color de la tela sea el mismo que el utilizado en la tapicería del sofá o en las cortinas.

La telas: jugar con dos colores

Telas neutras para el dormitorio.

En salones amplios y en dormitorios espaciosos, una buena idea es elegir no uno, sino dos tonos en los que coordinar las telas de toda la estancia.

Para proporcionar mayor sensación de dinamismo, combina tapicerías y complementos en ambos tonos, creando un atractivo juego de simetrías.

Buscar la unidad con tonos neutros

En el dormitorio, la combinación de las telas debe buscar intencionadamente un efecto sereno y relajante. Para conseguirlo, lo ideal es elegir telas en tonos neutros y jugar con diferentes texturas y estampados.

 

Atrévete y combínalos en la ropa de cama, las cortinas, los cojines y los muebles tapizados, verás que efecto tan armónico lograrás.

Aportar un toque de calidez

La telas de tacto suave y agradable dan calidez a un ambiente. Si en el dormitorio combinas telas más frescas y ligeras con una butaca tapizada en chenilla o terciopelo y una manta de tweed, la estancia lucirá más abrigada.

Combinar color y estampados

Las habitaciones infantiles y juveniles son ideales para jugar con el color y los estampados. Puedes coordinar las telas estampadas en dos colores básicos, como fresa y crudo, y jugar con los estampados de rayas o cuadros de vichy.

De todos modos, sea cual sea la opción que elijas, siempre podrás comunicarnos cuál ha sido el resultado.