Las ventanas: más allá del cristal

30 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la interiorista Goretti Ayubes
Su función principal es dejar pasar la luz y el aire, sin olvidar que pueden aportar mucho al proyecto decorativo de tu vivienda. ¡Elígelas correctamente para que les puedas sacar el máximo partido!

El mercado ofrece un amplio abanico de opciones para elegir las ventanas más adecuadas para el hogar, tanto desde el punto de vista técnico -aislamiento, ventilación e iluminación-, como del decorativo.

Los principios básicos de cualquier ventana, independientemente de su tamaño y forma, son siempre los mismos: deben permitir el paso de la luz natural y proporcionar aire fresco para la correcta ventilación de la vivienda.

El aprovechamiento óptimo dependerá, principalmente, de la correcta elección del material que se utilice para su fabricación y del sistema de apertura, sin olvidar aspectos relacionados con la seguridad.

Otra de sus misiones fundamentales es proporcionar aislamiento térmico y acústico, e impedir la entrada de agua, aire y polvo en casa. A todo ello se le debe sumar la capacidad de abrirse y cerrarse con facilidad.

Un aspecto importante es que deben ser fáciles de limpiar por fuera y por dentro, y ser manejables, tanto para la colocación de los cristales como para su posible extracción.

La importancia de la elección de las ventanas

Vamos a nombrarte los principales tipos de ventanas para que tengas diferentes opciones donde elegir. Piensa cuál irá mejor en tu vivienda.

Las ventanas fijas

Ventanas fijas.

Constan de un marco acristalado sin apertura. Solo sirven para dejar pasar la luz, sin posibilidades de ventilación. Se suelen combinar con otras ventanas, y es muy importante tener en cuenta que solo se deben colocar si se pueden limpiar desde el exterior.

Practicables

Ventana practicable.

Son el tipo de ventana más utilizado. Se pueden abrir hacia dentro o hacia fuera, y su cierre es hermético -si tienen marcos, se ajustan con precisión-. Son el modelo más práctico para favorecer la ventilación natural de la vivienda.

Resultan fáciles de limpiar, aunque un inconveniente es que necesitan más espacio interior para abrirlas, lo que impide colocar muebles o lámparas en su ángulo de apertura.

Otro problema es que es difícil ajustar su grado de apertura, y las corrientes de aire pueden romper sus cristales, por lo que es fundamental pensar muy bien en qué zona de la casa es conveniente colocarlas.

Pivotantes

Ventana pivotante.
Ventana pivotante / maderascasais.com

La hoja de estas ventanas gira sobre un eje fijo que está situado en el centro del marco y se abre hacia el interior. Tradicionalmente, se instalaban en desvanes, tejados y en grandes estancias.

Ofrecen una buena ventilación, evitando corrientes de aire directas. Son seguras, no restan metros y, además, son fáciles de limpiar, sobretodo si giran 180º.

Sus inconvenientes son que al abrirse se obstaculiza el espacio interior y que su fabricación, instalación y sus accesorios son costosos.

Las ventanas de guillotina

Ventanas de guillotina.
Ventanas de guillotina / pergolasyventanasoreas.com

Están compuestas por dos hojas, una de las cuales es móvil. Son ideales para baños o estancias pequeñas. Requieren cuidados y mantenimiento, pero merece la pena colocarlas porque ahorramos espacio y aprovechamos la luz natural.

Un inconveniente es que la entrada de aire se verá reducida, ya que solo se puede abrir la mitad de la ventana, originando que la ventilación de la vivienda sea más deficiente.

Correderas

Ventana corredera.
Ventana corredera / aluminiosnoustil.com

Aprovechan muy bien el espacio, pero reduce a la mitad la superficie útil de ventilación, ya que las hojas se deslizan lateralmente unas sobre otras.

Suelen instalarse en estancias pequeñas, y cuesta mucho limpiarlas si no hay acceso al exterior, aunque es posible hacerlo desde el interior si la ventana no es muy grande y se puede desmontar.

Abatibles

Ventanas abatibles.
Ventanas abatibles / hermeticline.es/

Se pueden abrir hacia abajo o hacia arriba, dependiendo de la colocación de sus bisagras. Suelen instalarse a modo de respiraderos y en aquellos lugares en los que se quiere poner muebles debajo de las ventanas.

Resultan muy prácticas en las casas con niños, ya que al no permitir la apertura total de su hoja, son muy seguras. Uno de sus inconvenientes es que resultan difícil limpiarlas.

Oscilobatientes

Ventana con persianas.

Son muy utilizadas en las viviendas actuales. Constan de un mecanismo que permite abrir totalmente la ventana, pero, además, disponen de un dispositivo para abrir de forma parcial la parte superior.

Pueden resultar caras, pero ayudan a solucionar los problemas de espacio. Un aspecto positivo es que favorecen una buena ventilación perpendicular y superior.

Las ventanas ojo de buey

Ventana ojo de buey.
Ojo de buey / bricolari.com

Redondas e inspiradas en las claraboyas de los barcos, los ojos de buey suelen ser ventanas fijas que constan únicamente de marco y cristal. Tienen una función decorativa y son muy útiles en pequeñas estancias.

Hay modelos que tienen media circunferencia móvil, unida con bisagras a la mitad fija. Solo se deben colocar en aquellos lugares en los que se tenga acceso al exterior para asegurar su limpieza.

Modelo gravent

Ventana gravent.
Ventana gravent / gravent.es

Estas ventanas se usan con frecuencia en cocinas y baños, ya que ahorran espacio y ofrecen una superficie de ventilación mucho mayor que las correderas.

Permiten direccionar y controlar el flujo de aire que entra en la habitación. Sus prestaciones han mejorado en los últimos años, puesto que actualmente son más herméticas y seguras.

Además, los nuevos modelos se abren completamente hacia el exterior, sin invadir el interior. De este modo, se ahorra espacio y se facilita su limpieza. Estamos seguros de que este artículo te ayudará a ver la luz, ya que te será muy útil para elegir las futuras ventanas de tu hogar.