Muebles extraíbles para ganar espacio en tu habitación

Yamila Papa · 25 enero, 2019
Gracias a los muebles extraíbles podemos aprovechar al máximo cada metro que tenemos disponible en casa. En la habitación se colocan bajo las camas, las ventanas o los armarios.

Que las habitaciones de hoy en día son minúsculas no es ninguna novedad… Como ante eso no podemos hacer mucho, nos queda elegir lo mejor posible cómo decorar y al mismo tiempo ganar espacio. En el post de hoy te contamos todo sobre los muebles extraíbles, una excelente opción para guardar todo sin ocupar esos preciosos metros cuadrados que escasean.

Las ventajas de comprar muebles a medida

Mueble a medida.

Muchas veces, pensamos que comprar muebles hechos a medida es para aquellos que tienen demasiado dinero o una mansión de decenas de metros cuadrados. Nada más alejado de la realidad.

Los muebles fabricados especialmente para nuestros ambientes tienen la principal ventaja de que se ajustan a nuestras necesidades y encajan a la perfección en el poco espacio que tenemos. Además, no podemos dejar de lado el hecho de que están hechos a nuestro gusto.

Los muebles extraíbles tienen la particularidad de que nos hacen aprovechar cada centímetro. A su vez, podemos destacar que pueden convertir un espacio en único, original y, sobre todo, útil.

La calidad y durabilidad de los muebles a medida suele ser superior que la de aquellos que se fabrican ‘en lote’ y se compran en cualquier tienda. La atención está fijada en los detalles y se usan materiales muy resistentes.

Y como si todo esto no fuese suficiente, están adaptados a nuestras necesidades específicas, no a las que un fabricante ha pensado que requeríamos. De esta forma, tiene los estantes, puertas, cajones y rincones que sí o sí usaremos. ¡No desperdiciaremos nada de lugar!

Los muebles extraíbles y a medida son recomendados para hogares pequeños, pero también pueden usarse en estancias más amplias si queremos reducir la contaminación visual que tanto nos molesta.

Muebles extraíbles: camas

Cama nido para dormitorio juvenil.
Cama nido / arcomuebles.es

Probablemente, esta idea suele ser recomendad para la habitación de los niños o para la sala, pero lo bueno es que nos permite aprovechar al máximo el espacio.

Tener una cama de reserva puede parecer impensable cuando el dormitorio es pequeño, pero cuando usamos muebles extraíbles no es tan descabellado. Existen miles de diseños diferentes, incluso algunos que, además de cama, incluyen cajones para un mueble 3 en 1.

Lo típico es tener una cama extraíble de arrastre, que queda guardada cuando no se usa y encaja a la perfección con el módulo principal. Otra opción es una cama extraíble que deja un hueco inferior donde colocar cestas, cajas con ropa y, por qué no, cajones o hasta muebles pequeños.

¿Qué te parece una cama que quede guardada como un armario? Durante el día se tiene espacio para que los niños jueguen o hagan sus deberes de la escuela y por la noche se abren unas puertas y… ¡a dormir!

Algunos diseños un poco más originales de muebles extraíbles incluyen camas que salen de debajo de escritorios. Todo es cuestión de pensar de qué manera podemos ajustar el espacio disponible a nuestras necesidades especiales.

Muebles extraíbles en la habitación: cajoneras

Cama con cajones para guardar objetos.

¿Dónde podemos guardar la ropa, el calzado y nuestros objetos personales si no disponemos de mucho lugar en el dormitorio? ¡En cajones extraíbles! Los más comunes son los que van debajo de la cama y de los que hablamos anteriormente.

Pero no es la única alternativa, puedes elegir un diseño de armario bajo con cajones que se instale debajo de la ventana, sobre todo, si esta tiene el famoso bow window.

Otra opción es conseguir un banco a modo de zapatero que se coloque a los pies de la cama y nos sirva para guardar en sus cajones inferiores las mantas, los cojines o las prendas de la temporada anterior.

Con los muebles extraíbles ahorraremos mucho espacio y podremos ser más ordenados. Si no eres muy fanático de la organización del hogar, es tan simple como esconder todo en un cajón y cerrarlo para que nadie lo vea.