Claves para crear tu propio colgador de llaves

Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
El colgador de llaves es un complemento decorativo que contribuye en la estética del hogar. Por eso, cabe la posibilidad de que realicemos nuestras propias creaciones.
 

La organización debe ser un principio fundamental en el hogar. De hecho, es conveniente que se mantengan las distintas herramientas y utensilios correctamente dispuestos en su sitio; por eso, te mostramos las claves para crear tu propio colgador de llaves.

La entrada es uno de los espacios donde se pueden trabajar distintos recursos decorativos. Hay que tener en cuenta que, según accedemos a la vivienda, este es el primer lugar donde tomamos contacto con el estilo que podrá contemplarse en el resto de las estancias.

El colgador de llaves es uno de los componentes que pueden ayudar en la labor de ornamentación; además, contribuye en el orden de las llaves para que estén siempre a mano. Por tanto, debemos conocer cuáles son los principales aspectos estéticos que pueden aplicarse en este recurso.

 

Colgador de llaves hecho con materiales reciclados

Reciclaje: colgador de llaves
Imagen: pinterest.es

Si se desea mostrar cierta originalidad desde la entrada, una manera de sorprender a los invitados es a través de un colgador de llaves realizado con materiales reciclados. El material no importa, lo más interesante es que puedan trabajarse diseños originales.

Si nos encontramos con un tablón de madera en desuso, podemos trabajarlo de la siguiente manera: realizamos un corte de medio metro, pulimos la superficie, sellamos los poros, lo barnizamos y colocamos los colgadores manteniendo una distancia razonable entre ellos.

 

En el caso de tener una pieza de metal o de forja, puede convertirse en un colgador con un aspecto, incluso, funcional y apropiado para el estilo indutrial. Simplemente, habría que disponer algunos tornillos, alcayatas o ganchos para colocar las llaves.

Las posibilidades son múltiples; lo que hace falta es que tengamos imaginación.

Una casita para colgar las llaves

Colgador de llaves en forma de casa
Imagen: pinterest.es

Uno de los elementos típicos en la entrada de la casa es el colgador con forma de casita. Evidentemente, en cualquier tienda de decoración podemos comprarla ya hecha pero, en esta ocasión, vamos a dar 3 claves para realizarla por nuestros propios medios:

 
  1. Por un lado, podemos hacerla a través de un pequeño tablón de madera. Simplemente, habría que cortarlo con la forma de la casa, barnizarla y pintarla a nuestro gusto; finalmente, se colocarían unos ganchos en la parte baja para organizar las llaves.
  2. Otra posibilidad sería con puerta de abertura. Habría que realizar un cubículo interior que guarde las llaves. Para ello, tendríamos que unir diferentes tablillas rectangulares y hacer una puerta que pueda abrirse y cerrarse a través de un par de bisagras.
  3. Finalmente, podemos hacer que la casita tenga en su interior un estante para colocar alguna planta o un adorno. Las llaves podrían disponerse en el exterior colgadas en los ganchos pero siempre situándolas en la parte de abajo para que se adquiera funcionalidad.
 

Colgador de llaves con formas de animales

DIY para llaves
Imagen: pinterest.es

Una de las tipologías que mayor profusión tiene son los colgadores con formas de animales. Nosotros mismos podemos crear nuestra temática zoomórfica a través de siluetas.

Para su realización, podemos hacer uso de materiales como la madera o el plástico endurecido; sobre el mismo, definiremos los perfiles y decoraremos la superficie con colores o formas determinadas. Si controlamos la forja, también es otra opción aceptable.

Por un lado, puede trabajarse el animal sobre una superficie plana; sin embargo, también existe la posibilidad de realizar formas a modo de esculturas en 3 dimensiones.

 

Además, podemos añadir una palabra o un mensaje en alguna parte del colgador: bienvenidos, welcome, llaves, keys, nuestro nombre, etc.

Es momento de diseñar el animal con el que nos identificamos.

Balda a modo de colgador de llaves

Balda para la entrada del hogar
Imagen: pinterest.es

Una balda que queda inutilizada puede obtener una doble función: colgador y estante. El propósito es que se coloquen los ganchos para poder convertir la balda en colgador; no obstante, debe seguir manteniendo su función original para sustentar objetos.

Las más comunes son las de madera ya que se pueden anclar mejor en la pared, pero también las encontramos de metal montados. Cabe la posibilidad de reutilizar un escurridor de platos, que suele tener hasta dos baldas, para aplicarle la función de colgador.

 

En definitiva, cualquier tipo de balda puede tener otra finalidad, incluso puede tener formato suspendido; simplemente es darle una nueva visión estética y no perder la oportunidad de crear por nuestra parte un nuevo recurso decorativo.

Imagen principal: etsy.com

  • AA. VV.: Espais interiors. Casa i art: des del siegle XVIII al XXI, Barcelona, Universitat de Barcelona, 2007.