Cómo hacer atrapasueños tú mismo

Sofía Sangrador 24 abril, 2018
¿Quieres hacer algo fácil que no te lleve mucho tiempo? Prueba a hacer un atrapasueños, apenas necesitarás materiales y el resultado será bonito y original. Además, en función de los colores que escojas, podrá conjuntar con el ambiente de tu casa a la perfección.

En el siguiente artículo te vamos a explicar todo sobre cómo hacer atrapasueños tú mismo. Enseguida verás que no son muy difíciles de hacer.

Si eres partidario de la tendencia DIY (o hazlo tú mismo), esta es muy buena opción. Puedes hacerlo con niños, verás que les encanta y dan rienda suelta a su creatividad. Además, los materiales que necesitas son muy fáciles de encontrar en casa, no es necesario comprar nada. Puede quedar bien en muchos interiores, aunque sobre todo en los étnicos o un poco bohemios.

Quizás la gente los tienen más como elemento decorativo que otra cosa, aunque en su origen, como explicaremos en el siguiente apartado, su función era básicamente protectora.

Lo bueno de los atrapasueños es que cada vez hay más variantes en cuanto a formas, como por ejemplo lunas o corazones, es decir, ya no solo encontramos el típico con forma circular.

La leyenda de los atrapasueños

Como sucede con todas las leyendas, hay distintas versiones, con algunos detalles un poco cambiados, aunque la esencia de la misma no cambia mucho. En este caso, encontramos  algunas variantes en función de las tribus. Nosotros vamos a contarte rápidamente las versiones de tres tribus:

  1. Los Lakotas
  2. Los Ojibwa
  3. Los Cheyan

En primer lugar, empezaremos por la interpretación de los Lakotas. Según ellos, un chamán muy anciano estaba en la montaña cuando tuvo una visión. En ella se le aparecía Iktomi, el maestro de la sabiduría, pero bajo la forma de una araña. Comenzó a tejer una telaraña alrededor de un pedazo de madera que había redondeado. Al acabar, lo adornó con plumas y cuentas de colores.

Leyenda de los atrapasueños.

Empezaron a hablar de los círculos de la vida, diciendo que cuándo somos ancianos completamos el círculo. Recalcaban la importancia de dejarse guiar por las fuerzas buenas hacia la dirección correcta. Por tanto, para ellos el atrapasueños sirve para atrapar las buenas ideas, mientras que las malas se escapan por el agujero de la zona central. En esta tribu, los cuelgan encima de las camas de los niños, creyendo que así que protegerán su destino.

Según los Ojibwa, existe una mujer araña encargada de cuidar de todo el mundo. Se encarga de tejer finas y resistentes telarañas para que todo el mal quedara atrapado en ellas y desapareciera en cuanto amaneciera. Sin embargo, en cierto momento esta tarea le resultó muy difícil, ya que la gente de la tribu comenzó a dispersarse paulatinamente Por eso, las mujeres se encargaron de continuar tejiendo atrapasueños para que sus hijos no tuvieran más pesadillas.

Por último, queremos contarte la versión de los Cheyan. Una niña llamada Nuvola Fresca tuvo una noche un sueño sobre un pájaro que intentaba picarla y hacerle daño. Se lo contó a su madre, que decidió tejer una red para que la pequeña pudiera “pescar” solo los sueños bonitos que le provocaran felicidad. Desde ese día, las madres de la tribu empezaron a hacer atrapasueños para evitar que los hijos tuvieran pesadillas.

Materiales para hacer atrapasueños tú mismo

  • Tijeras
  • Aro: puede ser de metal o madera. El tamaño dependerá de la imagen que tengas en mente. Si va a ser un atrapasueños pequeñito, puedes utilizar una pulsera o un pendiente de aro un poco grande. También puedes hacerlo tú mismo dando forma a un alambre.
  • Cinta de cuero, hilo u otro tejido: para forrar el aro.
  •  Hilo: para hacer la telaraña. Puede quedar muy bonito escoger un hilo que vaya cambiando de color, quedará más dinámico. Aunque el atrasueños  no vaya a ser muy grande necesitarás bastante hilo, por lo menos 3-4 metros.
  • Plumas y/o cuentas: ideales para decorar. Podrás lograr un resultado muy étnico.
Plumas de colores.

Los pasos que debemos seguir son…

  1. Forrar el aro: con el hilo o cinta que hayas escogido. Debes tener cuidado para que no quede a la vista nada del material en que esté hecho el aro. Deja unos centímetros de hilo libres en las dos puntas. Únelas de tal forma que después puedas colgar de ahí algún adorno. No olvides hacer un nudo al final para que no se eche a perder todo el trabajo.
  2. Haz el primer nivel de la red de tu atrapasueños: primero debes coger los 3-4 metros de hilo y juntar los extremos, que anudarás para que puedas enganchar el atrapasueños a alguna chincheta sobre un corcho, una pared… Después debes coger un extremo e ir enrollándolo alrededor del aro. Deja un espacio de 2-3 cm cada vez que lo enrolles, hasta que vuelvas al punto de inicio.
Pasos para hacer un atrapasueños.

  1. Continúa con en el interior de la red: ahora tienes que hacer lo mismo que has hecho en el paso previo, pero esta vez no enrolles el hilo directamente alrededor del aro, toma como base la red que has creado con el hilo anterior. Piensa que entre esos puntos que has hecho en el primer paso queda hilo libre, hay una línea recta de hilo entre punto y punto. Pues bien, ahora debes enrollar el nuevo hilo en la mitad de esas “líneas” rectas que forma ese hilo anterior entre cada uno de los puntos. Si antes hiciste 8 puntos ahora debes hacer exactamente lo mismo, tiene que quedar una estructura idéntica. Eso sí, recuerda: esta vez no debes hacerlo sobre el aro, sino en el hilo que ya habías usado.
  2. Crear más niveles en la red del atrapasueños: por último deberás hacer eso una y otra vez, siempre enroscando el hilo a las zonas intermedias entre los puntos del último nivel que acabes de hacer, así hasta llegar al centro del atrapasueños.
Pasos para hacer atrapasueños.

Conclusión

Como has visto, hacer atrapasueños tú mismo no es nada difícil, solo hay que repetir una y otra vez la misma estructura. Así hasta que llegues al centro de la red. Después, solo te queda decorar, hay muchísimas posibilidades.

Además, puedes escoger el hilo de un color u otro. Así conseguirás un atapasueños más acorde con el estilo de tu casa. Recuerda que puedes hacerlo de cualquier tamaño, aunque sean más usuales los pequeñitos.

Te puede gustar