Crea tu propio organizador de zapatos

Maite Córdova · 30 noviembre, 2018
Mantén organizados tus zapatos con un buen organizador. Hay muchas formas de elaborarlos, como podrás ver a continuación.

Un organizador de zapatos es fundamental para quienes tienen más de diez pares de zapatos en su haber. También para aquellos hogares en los que se acostumbra a descalzarse en el recibidor. Y aunque hay muchos modelos en el mercado, muchas veces no se adaptan al espacio disponible.

Cuando el espacio donde se colocan los zapatos tiene unas características muy particulares y es difícil encontrar un modelo de organizador que se adapte bien, puede que lo más conveniente sea fabricar uno.

Se pueden crear organizadores de zapatos con materiales tan sencillos como el cartón y los tubos de policloruro de vinilo (mejor conocidos como ‘tubos PVC’ o tubos rígidos). Ambos son muy fáciles de personalizar, por lo que no hay que temer estropear la estética del ambiente con su uso.

Ideas para crear tu propio organizador de zapatos

A continuación, te presentamos algunas ideas muy fáciles de llevar a cabo para que crees tus propios organizadores de zapatos. ¡Anímate a llevarlas a cabo!

1. Tubos PVC grandes

Organizador de zapatos.
Organizador de zapatos / pinterest.es- Jost Litzen.

Los tubos de PVC cuyo diámetro es mayor a 25-30 centímetros, pueden utilizarse a modo de organizadores de zapatos. ¿Cómo? Muy sencillo, solo es necesario tomar un poco de silicona fría y pegar los tubos para que se mantengan fijos, según se hayan dispuesto.

En lugar de utilizar silicona, se pueden agrupar con una cinta elástica, un trozo de cuerda u otros materiales afines. Ahora bien, se necesitaría clavar por lo menos un clavo en un punto de la pared, para que la estructura del organizador se mantenga fija.

El ejemplo de la fotografía es una creación de Jost Litzen (Hamburgo, Alemania) y su diseño es bastante sencillo. Ahora, es necesario señalar que es posible decorar los tubos con pintura en spray para conseguir un resultado más llamativo.

Litzen recomienda utilizar tubos que sean firmes para poder ‘montar’ la estructura del organizador más fácilmente.

En caso de que se quieran mezclar con el fondo de la habitación, lo más conveniente será pintarlos del mismo color de las paredes. También podrían forrarse en papel que imite madera, piedra u otro material que le dé un aire más ‘natural’.

2. Cilindros de cartón

Además de utilizar tubos PVC, se pueden utilizar cilindros de cartón. Si bien estos no van a resultar tan firmes como los tubos, igualmente son muy fáciles de trabajar. Cabe destacar que en este caso sí se recomienda pegarlos con un poco de silicona para mantenerlos fijos.

Otra forma muy sencilla de aprovechar el cartón como materia prima para elaborar un organizador de zapatos consiste en tomar una lámina grande y doblarla para que forme un triángulo. Se fija con pegamento y se repite el procedimiento tantas veces como se desee, hasta formar el número de compartimentos deseados.

3. Botes de pintura

Organizador de zapatos con botes de pintura.
Organizador de zapatos / postila.ru – Elena Morskaya

Aunque pueda parecer un tanto inusual en primera instancia, también se puede recurrir a los botes de pintura (bien sean de lata o plástico) para elaborar organizadores de zapatos. Evidentemente, se deberán utilizar aquellos cuyo tamaño sea apto para almacenar un par de zapatos.

Recomendaciones

  • En el recibidor, no agrupar más de 12- 15 tubos, botes o cilindros, puesto que pueden sobrecargar el espacio.
  • En la habitación, por ejemplo, se puede colocar el organizador a la vista, en una pared o bien, detrás de una puerta. La idea es aprovechar al máximo el espacio para mantener la funcionalidad.
  • Los pares de sandalias y algunos zapatos (como las zapatillas de deporte) pueden colocarse uno encima del otro, suela contra suela. De esta manera, quedará algo de espacio libre en el tubo o cilindro.

La gran ventaja de crear tu propio organizador de zapatos es que puedes configurar todos y cada uno de los aspectos del modelo, según tus necesidades y preferencias personales. Y, en caso de mudanza, puedes renovarlo o elaborar uno nuevo a muy bajo costo.